Mas equipara su desafío con la victoria de Syriza y lo confronta con el holocausto

"En otros lugares los procesos de regeneración tienen otros nombres y otros apellidos, pero en Cataluña, el principal motor de regeneración democrática es el movimiento soberanista", señala el presidente de la Generalidad, en relación a Syriza. "Nuestras armas no son los fusiles, ni las bombas, ni las cámaras de gas; son el diálogo, la palabra, la negociación y el acuerdo", añade, en referencia al holocausto.

2 min
El presidente de la Generalidad, Artur Mas, en la conmemoración del Día Internacional del Holocausto
Redacción
Martes, 27.01.2015 11:22

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha equiparado su proyecto independentista con una suerte de revolución "democrática", comparándolo con la victoria electoral de Syriza en Grecia: "En otros lugares los procesos de regeneración tienen otros nombres y otros apellidos, pero en Cataluña, el principal motor de regeneración democrática es el movimiento soberanista".

También se ha referido al acuerdo postelectoral de la formación de Tsipras -la izquierda radical- con Griegos Independientes -la derecha nacionalista- como "el primer choque contra el muro de la realidad", y ha añadido de forma irónica que "cuando picas contra el muro hace daño, hace pupa".

Mas ha dejado claro que su intención es internacionalizar su plan secesionista para que toda Europa entienda lo que ocurre en Cataluña: "Nos jugamos el reconocimiento internacional. [...] Alguien que quiera convertirse en un Estado y aspira a formar parte del club de los Estados debe hace las cosas de manera que podamos estar allí por méritos propios, pero también para que nos reconozcan, cosa que a veces tendemos a olvidar".

Su plan independentista, ejemplo mundial en el Día del Holocausto

Durante el acto conmemorativo del Día Internacional del Holocausto, Mas ha subrayado que para ayudar a construir "un mundo mejor" no se debe olvidar "la identidad catalana": "La respuesta la tenemos en la identidad catalana. Cuando aquí nos agrupamos gente muy diversa desde el punto de vista internacional, lingüístico, cultural o religioso, seamos capaces de forjar una comunidad de valores y actitudes que sirvan para contribuir a hacer un mundo mucho mejor".

Mas ha añadido señalando que la "historia reciente" de Cataluña y la convivencia "puede servir de ejemplo", y ha confrontando su proyecto independentista con el Holocausto: "Nuestras armas no son los fusiles, ni las bombas, ni las cámaras de gas; son el diálogo, la palabra, la negociación y el acuerdo".

Comentar