El 'caso de las ITV' apunta a Mas

Mas se implicó en la trama de Oriol Pujol para deslocalizar empresas a cambio de comisiones por la que está imputado

El sumario del caso apunta que el ex número dos de CDC intermedió entre un empresario amigo y el presidente de la Generalidad para facilitar operaciones industriales que presuntamente le reportaron medio millón de euros en comisiones ilegales. Las escuchas realizadas demostrarían la supuesta intervención de Mas.

5 min
Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Pujol, en un acto de CDC
Redacción
Domingo, 25.01.2015 23:49

El ex número dos de CDC Oriol Pujol habría implicado al presidente de la Generalidad, Artur Mas, en diversos proceso de deslocalización de empresas y en la trama de las ITV por las que el hijo de Jordi Pujol habría cobrado comisiones ilegales, según consta en el sumario del caso de las ITV.

"Envíamelo y yo le diré, president: solo que hagas esta llamada y digas esto" o "17 de mayo. Sharp. President", son algunas de las frases recogidas de las escuchas intervenidas a Oriol Pujol en las que se basa la Fiscalía para acusarle de cohecho y tráfico de influencias, al intermediar en favor de un empresario amigo, Sergi Alsina, poniéndole en contacto con Mas.

Usó su influencia política a cambio de medio millón en comisiones ilegales

En total, la investigación recoge un centenar de mesajes de SMS y 38 conversaciones telefónicas. Presuntamente, Oriol Pujol utilizó su influencia política para facilitar a Alsina diversas operaciones industriales que asesoraba, entre ellas, las reconversiones de Sharp, Yamaha y Sony. A cambio habría cobrado hasta medio millón de euros en comisiones ilegales entre 2008 y 2012.

Estas comisiones, supuestamente, se enmascararon mediante facturas emitidas por la esposa del ex diputado autonómico nacionalista, Anna Vidal, a la empresa de Alsina, Alta Partners, alegando trabajos de asesoramiento que la Fiscalía considera ficticios.

"Envíamelo y yo le diré, president: solo que hagas esta llamada y digas esto"

En una de las conversaciones, fechada el 21 de noviembre del 2011, Alsina y Oriol Pujol señalan que, si el consejero de Empresa y Empleo de entonces, Francesc Xavier Mena, no favorece el proyecto planteado para Yamaha, habría que contactar con Mas.

"Si recibe un mail, una nota del president diciendo 'escucha, agradecemos la predisposición en el proceso de reconversión' y que 'os pedimos que cuidéis de alguna manera'", propone Alsina. Y Oriol Pujol contesta: "Envíame, envíame mañana si te parece el comentario que tú [...]. Yo le diré: 'Mira, president: solo que hagas esta llamada y digas esto', y que además añádeme algo de que veo que Seat se ha ido a China ¿no?".

"He hablado con Mas y podría ser que llame a algunos de los dos Laos"

En otra conversación sobre la deslocalización de Sharp, Oriol Pujol le indica a Alsina: "Sergi, ya he hablado con Manel Lao hijo. También he hablado con Mas y podría ser que llame a algunos de los dos Laos".

Un SMS enviado por Alsina al ex diputado autonómico de CiU el 28 de abril de 2011 señala: "Él [empresario interesado en la compra de Sharp] querría hacer la presentación al president y a ti en algún momento el 16 o el 17 por la mañana. ¿Puedes encontrar un hueco tentativo en la agenda del president?". Días más tarde, Oriol Pujol le llama y le responde: "Es un poco justo, 17 de mayo, 13.30. Sharp. President".

"Oriol, ya hemos estado con Mas. Creo que ha ido muy bien"

El 30 de mayo, Alsina manda un SMS al ex dirigente nacionalista: "¿Has podido comentar con Mas el resumen de la operación que te di el viernes? Llámame cuando tengas info de la comida. Gracias". Y días después otro que dice: "Cuando sepas qué momento del martes podemos vernos con Mas terminaré de organizar la agenda".

Una semana más tarde, Alsina vuelve a escribir al ex dirigente de CDC: "Oriol, ya hemos estado con Mas. Creo que ha ido muy bien. Nos pregunta si hemos informado a Mena. Deberemos hacerlo a partir de ahora. ¿Sugerencias?".

El consejero de Justicia, Germà Gordó, otro de los implicados

Otro de los implicados en la trama sería el entonces secretario del Gobierno autonómico y actual consejero de Justicia, Germà Gordó, según recoge una conversación de marzo de 2011.

"Dice que cuando tuvieron esta conversación en diciembre con Lao padre y él, el presidente y Gordó dijeron que tú no estarías en el Govern, que harías carrera política y que los interlocutores serían ellos", comenta Alsina a Oriol Pujol. Y este insta a su amigo a reunirse con Gordó y "que quede claro que Oriol ayuda". "O son celos o es que [Gordó] me está marcando a mí, ¿eh?", añade.

Las facturas de Anna Vidal trataban de justificar servicios no prestados

La Fiscalía se muestra convencida de que las facturas que Anna Vidal emitía a Alsina trataban de justificar servicios no prestados, lo que simulaban mediante un acuerdo para remunerar horas y conceptos "abstractos, como reuniones, preparación de reuniones, conversaciones telefónicas y similares, que no exigen la elaboración de informes".

"Distribuiré un poco facturación por horas [...] para tenerlo más justificado", de dice Vidal a Alsina. Y este le responde: "Haremos un contrato y con el contrato es más fácil definir una cantidad fija mensual porque si no hay que definir tareas más concretas mes a mes".

No hay conversaciones sobre el supuesto trabajo de asesoría de Vidal

La Fiscalía se sorprende porque "no hay ningún mensaje ni conversación telefónica entre Sergi Alsina y Anna Vidal sobre el trabajo de asesoría que le fue encomendado, al contrario de lo que ocurre entre Sergi Alsina y Oriol Pujol, cuyas conversaciones telefónicas y SMS son innumerables". Y critica que la documentación que Vidal aportó para justificar sus honorarios se limitan a hojas manuscritas "fácilmente obtenibles en internet" y noticias de prensa e informes sobre las diversas empresas recogidos de la Red.

Los tres implicados se negaron a declarar el pasado 12 de enero, cuando fueron citado por la titular del Juzgado de Instrucción número 9 de Barcelona, Silvia López Mejía, instructora del caso de las ITV.

Comentar