Oriol Pujol pidió al director de la Agencia Tributaria Catalana que atendiera a un empresario amigo

Franco ha admitido que Pujol le presionó para que atendiera al empresario y amigo suyo Sergi Alsina, del que la juez sospecha que pagó comisiones al ex diputado de CDC por dos proyectos de reconversión industrial.

2 min
Oriol Pujol 'exnúmero dos' de CDC
Redacción
Miércoles, 14.01.2015 11:42

El ex consejero de Trabajo y ex director de la Agencia Tributaria Catalana Lluís Franco ha declarado hoy como testigo en el caso abierto a Oriol Pujol por presuntamente haber cobrado comisiones ilegales de parte del empresario Sergio Alsina a cambio de sus gestiones a favor de varias operaciones industriales e inmobiliarias.

Franco ha admitido que Pujol le presionó para que atendiera al empresario y amigo suyo Sergi Alsina, del que la juez sospecha que pagó comisiones al ex diputado de CDC por dos proyectos de reconversión industrial. Tanto la juez como la Fiscalía Anticorrupción sostienen que el pago de esas comisiones -unas comisiones que ascenderían a medio millón de euros entre los años 2008 y 2012- habría sido enmascarado a través de las facturas que la esposa de Pujol, Anna Vidal, giró a la empresa Alta Partners de Alsina por trabajos de asesoramiento presuntamente ficticios.

En su declaración, Lluís Franco ha reconocido que su compañero de partido, Oriol Pujol, le pidió en dos ocasiones que recibiera a Sergi Alsina en relación con los proyectos de reconversión industrial de Sharp y Yamaha, que éste asesoraba y por los que el empresario cobró un total de 7,4 millones de euros.

Además, el ex jefe de tributos catalán, ha añadido que Pujol le insistió en que recibiera al empresario con la justificación de que era una gestión muy urgente. Franco finalmente atendió a Sergi Alsina, que acudió a la reunión acompañado por los empresarios a los que asesoraba para la compra de la compañía, entonces en proceso de reconversión industrial. El objetivo de esas reuniones era consultar sobre la posibilidad de que los posibles compradores de las fábricas en proceso de reconversión industrial se acogieran a un artículo de la normativa tributaria que les acarrearía beneficios fiscales.