El PSOE remarca que no se les imputa ningún presunto delito

Chaves y Griñán, imputados por el caso de los ERE de Andalucía

El Tribunal Supremo cita a declarar a los dos ex presidentes autonómicos andaluces del PSOE, para que den explicaciones sobre "los actos realizados en el desempeño de sus funciones", en la investigación sobre la presunta trama de ayudas irregulares. El PSOE remarca que que no hay indicios de ningún delito y que no deben dejar sus escaños.

2 min
Los ex presidentes autonómicos de Andalucía Manuel Chaves y José Antonio Griñán, flanqueando a la actual presidenta, Susana Díaz, en un acto institucional.
Redacción
Martes, 17.02.2015 17:49

Los dos últimos ex presidentes de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán y Manuel Chaves, ambos socialistas y ambos también ex presidentes del PSOE, han sido imputados este martes por el Tribunal Supremo (TS) en el caso de los ERE, que investiga una presunta trama de corrupción con epicentro en el gobierno autonómico andaluz que habría concedido ayudas públicas multimillonarias de forma irregular.

Según un auto dado a conocer este martes, el magistrado del Tribunal Supremo Alberto Jorge Barreriro ha citado a declarar a Griñán y a Chaves como imputados los próximos días 9 y 14 de abril, respectivamente, después de que se celebren las elecciones autonómicas convocadas para el 22 de marzo. Los dos dirigentes socialistas serán interrogados como imputados "en relación con los actos realizados en el desempeño de sus funciones con motivo de la concesión de ayudas sociolaborales y ayudas económicas directas" a empresas y particulares en Andalucía.

El Supremo, único tribunal competente para imputar a Griñán y Chaves, por su condición de parlamentarios en las Cortes Generales, también ha imputado a los exconsejeros José Antonio Viera y Gaspar Zarrías, y a la senadora Mar Moreno, todos ellos socialistas. Los cinco políticos imputados pidieron voluntariamente declarar en noviembre en relación al caso.

Sin presunto delito alguno

En la resolución no se indica ningún presunto delito concreto por el que se impute a Chaves y Griñán. Un significativo matiz que tanto el PSOE como los implicados se han encargado de recordar, en parte para justificar que no se plantean dimitir de sus cargos actuales.

"No hay auto de imputación formal contra nosotros, no hay inculpación, ni indicio de delito, simplemente es así por tener que ir a declarar", ha declarado este martes Chavez, que considera que "nada ha cambiado en absoluto".

En la misma línea, el secretario de Política Federal del PSOE, Antonio Pradas, ha opinado que ni Chaves ni Griñán deben abandonar sus escaños -Chaves, en el Congreso; Griñán, en el Senado- tras ser imputados, ya que ellos mismos "estaban pidiendo ser llamados a declarar" y, para poder declarar "con todas las garantías", esta declaración "tiene que ser en calidad de imputado", según ha señalado.