La reduce a "malentendido"

CiU da por cerrada su grave crisis interna

Espadaler (UDC) y Corominas (CDC) comparecen en rueda de prensa conjunta para relativizar y considerar solucionado el "desacuerdo" entre ambos partidos, que votaron diferente sin haberlo pactado antes por primera vez en 37 años.

2 min
Reunión del Comité Ejecutivo Nacional de Federación de CiU
Redacción
Lunes, 16.02.2015 17:10

Aquí no ha pasado nada. La grave crisis interna que estalló la semana pasada entre CDC y UDC, que votaron diferente sin haberlo pactado antes por primera vez en 37 años, y que siguió con duras recriminaciones y declaraciones por las dos partes implicadas, solo fue un "malentendido". O eso ha querido proclamar hoy CiU, que ha dado por cerrada oficialmente la crisis. Mientras el líder de UDC, Josep Antoni Duran Lleida, mantenía vivas las diferencias por otro lado.

En rueda de prensa conjunta tras la reunión de la ejecutiva de CiU, el secretario general y el secretario general adjunto de la federación nacionalista, Ramon Espadaler (UDC) y Lluís Corominas (CDC), han asegurado que el "desencuentro" de los últimos días entre CDC y CDC se debe a un "malentendido" y un "error de interpretación", por el cual UDC votó en el Congreso a favor de tramitar el proyecto de ley del pacto antiyihadista firmado entre el PP y el PSOE, mientras que CDC se abstuvo.

Según han asegurado, la comisión ejecutiva de CiU había decidido que sus diputados en el Congreso debían "facilitar" la tramitación del proyecto de ley, y que UDC y CDC interpretaron de forma diferente este "facilitar". También han proclamado su "plena confianza y apoyo" a Duran, como líder de CiU en el Congreso, y a los dos portavoces adjuntos en la Cámara baja, Pere Macias (CDC), i Josep Sánchez Llibre (UDC).

Duran se sintió "desautorizado"

Pese a lo dicho por Espadaler y Corominas, en su momento desde UDC -por parte del propio Duran, que se consideró "desautorizado"- se acusó a la cúpula de CDC de intervenir para imponer la abstención de sus representantes. Desde CDC, paralelamente, se señaló que la formación no debía avalar un pacto antiterrorista que difumina extraordinariamente los límites de lo que debe ser considerado terrorismo, máxime teniendo en cuenta que hay en marcha una querella contra Artur Mas por desobediencia. UDC había respondido con el tecnicismo de que votar a favor de la tramitación de la ley no implicaba estar de acuerdo con ella.

"Llevamos 35 años juntos y la voluntad es seguir haciendo camino juntos respetándonos los criterios", ha afirmado Corominas. "Esperamos que esto no cambie", ha añadido el dirigente nacionalista, que ha llamado a "sumar y tirar adelante".