El libro de detenidos, desaparecido

El Síndic de Greuges denuncia irregularidades e indicios de maltratos en el 'caso Ciutat Morta'

Un informe del Síndic de Greuges ve irregularidades en la detención, en febrero de 2006, de los jóvenes posteriormente condenados por la agresión a un agente de la Guardia Urbana que quedó tetrapléjico.

2 min
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, en la presentación de un informe
Redacción
Lunes, 23.02.2015 15:51

El Síndic de Greuges de Cataluña, Rafael Ribó, ha denunciado este lunes graves irregularidades en el 'caso Ciutat Morta', por el que cinco jóvenes fueron condenados a penas de prisión por la agresión en febrero de 2006 a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona que terminó tetrapléjico. Ribó ha señalado que el libro de detenidos de ese mes ha desaparecido, y ve indicios de que los jóvenes habrían sido maltratados por agentes de la Guardia Urbana. Además, considera que este presunto maltrato no se ha investigado debidamente.

En un informe que ha presentado este lunes, abierto a raiz de la emisión por el Canal 33 del documental Ciutat Morta, que sostiene la tesis de que se produjeron irregularidades policiales y judiciales en torno al caso, Ribó ve indicios que apuntan que los detenidos podrían haber sido maltratados.

Herido mientras estaba detenido

Así, el Síndic explica que tres de ellos tuvieron que ser atendidos en Urgencias, que los informes médicos correspondientes no se incluyeron "incomprensiblemente" en el atestado policial, y que uno de los jóvenes tuvo que recibir puntos de sutura por heridas y contusiones producidas mientras estaba bajo custodia de la Guardia Urbana.

Ribó denuncia que se incumplieron los protocolos internacionales en materia de prevención de malos tratos, y que "existe la certeza de que ni la Guardia Urbana ni los Mossos d'Esquadra abrieron investigación interna alguna para esclarecer la consistencia de las denuncias de malos tratos que diversos de los detenidos denunciaron ante la jueza".

Además, Ribó señala otro hecho "grave": la desaparición del libro de registros y custodia de detenidos de la Guardia Urbana de febrero de 2006, justamente el mes en que se produjeron los hechos. "Es una desaparición grave", ha valorado Ribó, que ha añadido que es la primera vez que se encuentra con un caso similar en sus investigaciones. "No se garantizó adecuadamente la custodia de los archivos", lamenta.