Mas perdería los tres próximos comicios

ERC se puede enfrentar a CDC por la sanidad

Las banderas no pueden tapar el holocausto sanitario creado por los recortes deliberados de CDC, con la complicidad necesaria de ERC. Recordemos que en 2012 la mortalidad aumentó en Cataluña un 5,3 por ciento, según datos cien por cien oficiales, que solo expuse yo, solo aquí y en el Diari de Girona. ¿Se repetirá una vergüenza parecida? ¿Tendremos tres elecciones pasando de puntillas sobre ello? La decisión está en manos de ERC, cosa que, por ahora, no me tranquiliza.

7 min
Oriol Junqueras y Artur Mas
Alfons Quintà
Lunes, 2.02.2015 03:00

Este fin de semana, la cúpula de ERC ha estado considerando la posibilidad de reprobar al consejero de Salud, Boi Ruiz. La fuente de ERC que me informa me dice que no lo cree posible antes del día 22, pero después de esta fecha lo considera muy probable. No hay ninguna duda de que ERC debería hacerlo si los demás partidos denunciaran el siniestro entendimiento entre ERC y CDC en los recortes sanitarios.

Si ERC planteara este tema capital y lo hiciera bien, centrándose en temas concretos y documentados, el candidato Mas perdería definitivamente la posibilidad de ser elegido. Lo sabe todo el mundo. Pero por ahora todo el mundo calla, incomprensiblemente. No hay organizaciones cívicas auténticamente transversales ni los dirigentes de los partidos parecen demasiado dispuestos a entrar en un tema realmente complejo. Prefieren las aburridas peleas de siempre. No parece que la diferencia entre la vida o la muerte de los ciudadanos pueda marginar a la palabrería partidista o sectaria.

"Si entramos a fondo en este tema -afirma la fuente- habrá baile de bastones. Es tan serio que nosotros mismos estamos un poco asustados". Por ahora, ningún partido ha hecho suyo con profundidad el tema de la sanidad pública, a pesar del daño que ha causado, causa y continuará causando. Ruiz y Mas no están en condiciones de poder replicar. Por eso el silencio parlamentario resulta cuanto menos paradójico, por no decir cómplice. Una complicidad que respecto a ERC resulta bien demostrable. Si no abre la boca en una cuestión tan crucial, y en la que tiene tanto que hacerse perdonar, habrá que recordar el nombre del cerdo.

Enfermos abandonados a urgencias

También es fácil de demostrar el daño que los recortes de CDC causan a personas inocentes, día tras día. Sendos tuits de urgencias del Hospital del Valle de Hebrón informan de ello. Así, el sábado había en el servicio de urgencias de este centro cuarenta y seis enfermos esperando poder conseguir una simple cama, ya que tenían que ser ingresados de forma inmediata, mientras que ayer domingo los dejados de la mano de Dios eran sesenta. Boi Ruiz seguramente comió y durmió como si nada. O bien más satisfecho: él lo que quiere es acabar de destrozar la sanidad pública.

La fuente añade: "No podemos tolerar que haya sueldos misteriosos más altos que el del consejero, debido a que en un último momento Ruiz consiguió que el PP aceptara incluirlo en la ley de consorcios sanitarios. Para nosotros, atacar de forma conjunta a CDC y al PP nos sale redondo".

Conocer los contratos y los altos sueldos

El otro punto clave para ERC es conseguir que Ruiz haga públicos todos los contratos del Servicio Catalán de Salud (SCS), tanto los recientes como el anteriores a la informatización de los archivos de la Generalidad. La comisión parlamentaria denominada sobre Jordi Pujol también investiga contratos públicos de todo orden.

Argumentan que no tienen suficiente personal para efectuarlo rápidamente. Ay caramba, a la Generalidad no le basta, para un trabajo tan elemental, con sus 222.000 funcionarios. Quizás lo retrasarán, pero muchos esperan encontrar a Mas implicado en viejos temas, de cuando era primer consejero, o consejero de Obras Públicas o de Economía. También representaría un buen giro preelectoral.

Fondos para las campañas electorales

Fuentes del SCS y también del Instituto Catalán de la Salud (ICS) -las dos grandes ramas del sistema- exponen el desconcierto que afecta a Ruiz. Una fuente me dice: "Ruiz no se entiende ni siquiera con sus colaboradores directos, excepto la secretaría general de la Consejería, Roser Fernández".

La fuente manifiesta que Ruiz ha fortalecido su voluntad de incrementar aún más los recortes, cambiar a cuadros intermedios y llenar todo el sistema sanitario de personas fieles, sin ningún escrúpulo. Cabe recordar que el mundo sanitario es para CDC un buen lugar donde pasar el plato para recoger fondos para las campañas electorales. No es nada banal, sobre todo con la proximidad de tres importantes comicios.

Aquellas fuentes profesionales, consultadas por separado, acusan a Ruiz de ser un gran cínico, falto de escrúpulos. Siempre dice que todo va bien mientras está demoliendo todo, de modo deliberadamente incoherente, precisamente para hacer imposible una reconstrucción.

Un único criterio: destruir

Algunos creen que Ruiz "no tiene ningún criterio, excepto el de destruir, lo que le ha hecho perder toda posibilidad de liderazgo. Nos produce una mezcla de asco y de miedo". Agrega: "Quisiera estar en cualquier otra Consejería que no fuera Salud. Ruiz no ha tenido en cuenta ninguna mejora concreta, salvo la recuperación de la paga que nos quitaron y los sueldos de los interinos, sin considerar a los trabajadores del sector concertado ni el dinero que se necesita para el tema de la hepatitis C. Como si nada, ha rebajado los trienios, como si esto fuera algo insignificante. Temas complejos como el ingreso directo de enfermos en los centros sociosanitarios lo deja en el limbo administrativo. Le importan un bledo lo que pueda pasar en la práctica".

Una de las fuentes sospecha que muchos rumores o falsas informaciones pueden surgir para crear confusión. Cita el caso de la posible sustitución de Ruiz, que fue dada por muchos medios, sin ninguna base. También cita el rumor según el cual un directivo del Valle de Hebrón, el doctor Jaume Roigé, yerno de Jordi Pujol, sería director gerente de este hospital, lo que no era en absoluto cierto, si bien lamentablemente este diario lo recogió.

La Generalidad, encantada con Ruiz

Esta manera de obrar y de ser, vista como asquerosa por colaboradores suyos, es, en cambio, asumida por todo el Gobierno de la Generalidad. Así, a pesar de que en principio vaya a haber elecciones en septiembre, Mas-Colell ha requerido a Ruiz que sustituya a todos aquellos gerentes que no hayan recortado suficiente. En síntesis, en sanidad no se aplicará la tradicional política de incrementar gastos en la víspera de elecciones. Ni se hará ver. La escasa reacción cívica les hace sentirse inmunes.

Ruiz incluso ha reabierto el frente de la asistencia primaria pública. Quiere suprimir ocho personas por cada dos CAP (Centros de Atención Primaria). Unos cuatro serían médicos y otros cuatro ATS.

Ahora, más recortes en los CAP

Con el ánimo recortador de siempre, Ruiz quiere cambiar el sistema de atención domiciliaria. Quitarán muchos grupos de cuatro médicos y cuatro enfermeras o enfermeros (con el sueldo ya recortado desde hace años) que visitan en planta y reducirán el número de interinos. Aumentará su ya insoportable carga de trabajo y disminuirá la calidad de la atención. Se volverá a recortar a los médicos de familia, los especialistas y ATS de los CAP, porque en los hospitales no queda casi nada por recortar.

Paralelamente, incrementará la derivación de pruebas a centros de diagnóstico propiedad de destacados miembros del "sector sanitario de CDC". También continuará aumentando la afiliación a mutuas privadas. Nada nuevo.

Un dirigente de ERC de los de antes, algunos mejores que los de ahora, Jaume Carner Romeu (1867-1934) afirmó que "o la República (española) termina con (Juan) March, o March acabará con la República" . Parafraseándole, puedo escribir que ahora tenemos que acabar con la gran vergüenza colectiva de los recortes sanitarios, respecto a los cuales ha habido tantos insensibles, o las políticas de Mas, Mas-Colell y Ruiz pueden haber acabado con la nuestra dignidad y quizás, para muchos, con su vida o con su calidad de vida. Quien lo dude que lo piense bien.

Comentar