"decisión de naturaleza policial"

Espadaler no quiere que la decisión sobre la pistolas eléctricas de los Mossos la tome el Parlamento autonómico

El consejero de Interior responde a una interpelación de ICV-EUiA, que había recordado que la Cámara autonómica ya decidió sobre el uso de balas de goma por los antidisturbios.

2 min
El consejero de Interior, Ramon Espadaler, pasando revista a los Mossos d'Esquadra
Redacción
Jueves, 26.02.2015 17:35

El consejero de Interior de la Generalidad, Ramon Espadaler, considera no solo innecesario sino que no ve con buenos ojos que el Parlamento autonómico decida si los Mossos d'Esquadra deben incorporar a su arsenal las controvertidas 'taser', pistolas que sueltan una descarga eléctrica paralizante, y que su consejería pretende introducir este mismo año.

Espadaler se ha expresado de esta forma en respuesta a una interpelación del diputado de ICV-EUiA Jaume Bosch en la Comisión de Interior del Parlamento autonómico, en la que el ecosocialista sostenía que, "no es lógico" que la decisión sobre las pistolas eléctricas de los Mossos se tome sin que el Parlamento autonómico "pueda pronunciarse". Bosch había razonado que, así como la Cámara ya "analizó el uso de las balas de goma y luego adoptó decisiones al respecto" -acabó prohibiendolas- ahora también debería decidir sobre una nueva arma "que suscita dudas e inquietud en una parte de la sociedad".

Espadaler, "reticente"

Un argumento que no ha convencido a Espadaler, que se ha declarado "reticente" a que "determinadas decisiones de naturaleza policial se tomen en un ámbito de naturaleza política". "El ámbito de decisión corresponde al Departamento de Interior", ha sostenido el consejero.

Espadaler también ha defendido la decisión de adquirir las pistolas 'taser', y ha precisado que su consejería ha realizado pruebas de su efecto en el organismo -incluyendo el que causa en personas con marcapasos-. El consejero ha explicado igualmente que estas armas no son inéditas en Cataluña, puesto que las incorporan 213 cuerpos de policía local. También ha añadido que su uso no será "universal", sino que solo habrá una en cada comisaría de los Mossos, y solo a disposición del jefe de guardia.

Este tipo de armas arrastra una cierta polémica desde hace tiempo. Sus defensores consideran que pueden ayudar a reducir a individuos violentos con menor uso de la fuerza. Sus detractores alertan de que puede traer complicaciones si se disparan sobre personas con problemas de salud, especialmente cardiacos. En los EE.UU., donde el uso de estas armas está muy extendido en los cuerpos policiales, se han dado diversos casos de muertes a causa de descargas de pistolas taser.