Justifican la corrupción de la familia Pujol por "la envidia" de "la inmigración franquista" hacia "los catalanes"

El periodista y profesor universitario Enric Vila justifica los casos de corrupción que acosan a Jordi Pujol porque "era imposible construir un poco de poder en la situación que había sin ensuciarse las manos", y considera que no deben "pedir perdón".

6 min
El periodista, escritor y profesor universitario Enric Vila
Redacción
Miércoles, 25.02.2015 04:22

El nacionalismo catalán trata de buscar argumentos que justifiquen la caída en desgracia de la familia Pujol Ferrusola, hasta hace poco uno de sus principales referentes.

El último de estos argumentos, lanzado por el periodista y escritor Enric Vila, consistiría en que los escándalos de corrupción que acosan a los Pujol solo son la consecuencia de una supuesta estrategia del Estado español para "explotar" una supuesta "envidia" de "la inmigración franquista" hacia "los catalanes".

"Se hace un uso de la corrupción para atacar el proceso político catalán"

Vila ha expuesto su singular tesis este lunes, con todo lujo de detalles, durante un debate en la televisión autonómica sobre la comparecencia de Jordi Pujol Soley, Marta Ferrusola y el hijo de ambos Jordi Pujol Ferrusola en la comisión parlamentaria sobre corrupción:

"Los Pujol están explicando la historia del país [por Cataluña]. Una buena parte de la relación entre Cataluña y [el resto de] España y del impacto que tuvo la inmigración franquista en Cataluña se basó en la explotación de la envidia. Es decir, estos 40 años en Cataluña, tal vez los primeros 20 años, se basaron mucho en la explotación de la envidia: los catalanes tienen, los otros no. Los otros venían de nuevo, evidentemente, y se tenían que hacer alguna cosa. Los catalanes todos más o menos tenían alguna cosas en algún sitio perdido, una herencia, alguna cosa. Y en el fondo lo que está saliendo un poco es esto".

Y ha añadido:

"El uso que se hace de la corrupción para atacar el proceso político catalán un poco también responde a esto. Es decir, esta cosa de que si Jordi Pujol Ferrusola iba con un coche o con otro en el fondo no deja de ser muy provinciano, por un lado, y por el otro lado muy mezquino. Cada uno va con los coches que quiere y se gasta el dinero como quiere. Otra cosa es si el dinero es legal o no. Y eso lo han de decidir los juzgados. Este tema central de la envidida que se basa mucho en el impacto de la inmigración española, de dos millones y medio de personas que llegan aquí como pueden, con maletas, etcétera. Esto tiene un impacto social muy fuerte, que tarda mucho tiempo en soldarse y en arreglarse y que durante mucho tiempo hay una serie de políticos que están utilizando esto para hacer daño. Un poco lo que está saliendo en el fondo es esto. Las preguntas estas de que de dónde ha sacado el dinero. Oiga, no sé de dónde los ha sacado, la gente no tiene que ir dando explicaciones sobre de dónde ha sacado el dinero".

La "envidia" de la "gente que llega con una mano delante y otra detrás"

"Es una situación que se crea: tú tienes un país que más o menos está estructurado, de familias que están aquí y que, por tanto, se va creando una riqueza acumulada, y de gente que llega con una mano delante y otra detrás. Esto crea unas diferencias sociales que durante mucho tiempo se estuvieron explotando", ha continuado explicando el periodista.

Y ha reiterado: "Que el Estado español y algunos políticos de aquí han estado explotando este tema me parece que es bastante irrebatible. Y aquí está saliendo un poco, el miedo que nos da la riqueza. Alguien decía que los ricos catalanes se esconden, hacen ver que no tienen dinero y luego se lo revientan todo en París. Si tú no te puedes reventar tu dinero en tu casa, es que hay un problema, hay sentimientos que no están resueltos".

"Lo que tenían que hacer los Pujol no era pedir perdón"

Vila, que es profesor en la Facultad de Comunicación Blanquerna, ha considerado que la intervención de Jordi Pujol Ferrusola en la comisión parlamentaria sobre corrupción ha servido para levantar "la moral" del nacionalismo catalán porque, en su opinión, llevó la iniciativa de los interrogatorios.

"Toda la ofensiva española sobre el nacionalismo catalán de los últimos meses se basa en dar esa sensación de indefensión a la gente, de que el nacionalismo catalán era una cosa un poco de cartón piedra. Y la reacción esta, ahí es nada. Ha generado una cierta euforia", ha señalado.

En ese sentido, Vila ha indicado que "lo que tenían que hacer los Pujol no era pedir perdón por una cosa que seguramente es mucho más complicada de explicar, sino lo contrario, no doblarse a un tipo de chantaje, de discurso, de acoso absolutamente ilógico que estábamos padeciendo".

"Era imposible construir un poco de poder sin ensuciarse las manos"

Por otra parte, Vila ha justficado los casos de corrupción que afectan a Jordi Pujol asegurando que durante la época en que fue presidente de la Generalidad "era imposible construir un poco de poder en la situación que había sin ensuciarse las manos".

Y ha considerado una "hipocresía" las críticas vertidas contra él porque "cuando se pasen imágenes de los años 70 y 80, de cómo era Cataluña, cómo pensaba la gente en Cataluña, cuántos franquistas había en Cataluña, se verá que el trabajo que ha hecho el señor Pujol ha sido bastante notable".

"Todas las cosas que le echan en cara me parece muy hipócritas porque hubo unos que se pusieron [manos a la obra] y otros que no, y que al final han acabado participando del sistema que el propio Jordi Pujol había creado y que, de hecho, ahora lo que quieren es perpetuarlo", ha insistido.

"Todas las élites de todos los países roban en nombre de su país"

Finalmente, Vila ha señalado que "utilizar la corrupción para cohesionar un Estado no es nuevo". Y ha rechazado que se acuse a los Pujol de "robar en nombre de Cataluña" porque "todas las élites de todos los países roban en nombre de su país".

"En el fondo, lo que se ha visto [en la comisión] es por qué unos mandaron y otros no: porque había unos que tenían energía y fuerza y otros no tenían tanta, y al final el poder es un poco esto", ha concluido.

Comentar