¿Pujol contará todo el que sabe de Mas y viceversa?

Salvar al 'soldado Mas' o al 'pelotón familiar' de Pujol

¿Quién puede denunciar a quién? La respuesta correcta es que muchos a otros muchos. Pero las dos personas más afectadas son Artur Mas y el pater familias Jordi Pujol Soley. Mientras tanto, Rajoy está muy confiado: la olla independentista se va enfriando. A la vez, muchas farmacias están cerca de la ruina pura y simple. El Estado podría afrontar el problema, al margen de una Generalidad en quiebra técnica.

8 min
Jordi Pujol, Artur Mas y Oriol Pujol, en un acto de CDC
Alfons Quintà
Viernes, 27.02.2015 03:35

¿Se salvará el 'soldado Mas' o bien lo hará el 'pelotón familiar' de Pujol? Todo ello puede resultar ser un psicodrama más interesante que la película 'Salvar al soldado Ryan'. Fuentes cercanas al PP y un comentarista de CDC admiten la existencia de este problema clánico. La disyuntiva es real, como lo es el problema. Se da cuando en toda España ha disminuido el interés por el independentismo casero. Le ven perdiendo fuerza día a día.

Una fuente financiera, muy cercana a la cúpula estatal del PP, me dice que, en el reciente debate en las Cortes Generales, Rajoy fue sincero al no dar importancia ni peligrosidad al independentismo catalán. "Cree -me dijo la fuente- que la ola ya ha pasado. Considera que el fuego se irá apagándo por sí solo por los errores y el radicalismo de los mismos que lo encendieron".

El heredero familiar de Pujol contra el heredero político (Mas)

Entrando en el tema, la fuente dice que "Mas tiene demasiados cadáveres en el armario, y ahora está el de Jordi Pujol. Este está muy irritado, como acreditó que su hijo Jordi se refiriese en el Parlamento catalán a su amistad 'íntima' con Mas. Tengo indicios de que Pujol está dispuesto a ayudar a hundir a Mas a cambio de salvarse él y su familia".

Le pido detalles. Me los da, pero con el compromiso de no hacerlos públicos. Solo escribiré que en el mundo de la gentuza que cree que puede apropiarse de todo lo que considere apropiable, es decir de la corrupción, es la norma que cada uno intente salvarse a costa de hundir a los demás. Se ha visto en películas y lo han comprobado jueces, fiscales y policías de todas partes. La chusma hace "comerse el marrón" a quien sea, para escabullirse.

Ejemplos procesales contra la corrupción

En Estados Unidos ha generado un regateo (bargain) entre el fiscal y los procesados. Afecta a un noventa por ciento de los procedimientos penales. En Italia existe la figura comparable del patteggiamento. Es diferente de la figura del arrepentido (pentito) que ha sido crucial en la lucha contra las cuatro grandes mafias. Conozco a un montón de fiscales y jueces del pool (equipo) antimafia y he escrito mucho sobre ello. También hubo un pool para el gran procedimiento penal anticorrupción conocido por 'Mani Pulite' o 'Tangentopoli' (1992-1994). Fueron imputadas cinco mil personalidades, entre ellas la mitad del Parlamento de entonces.

Uno de los servidores mediáticos de Mas (como antes sirvió a Pujol y más adelante servirá a algún otro), Francesc-Marc Álvaro, ha escrito un artículo urgiendo a Mas a distanciarse de Pujol. De momento se tiran piedrecitas. Previsiblemente. aumentará su tamaño.

Quién y cómo confesará, finalmente

Pujol puede hacer saber, de mil maneras indirectas, muchas cosas que Mas calla. Su hijo Jordi, ayudado por la CUP, ya ha mostrado cómo se puede hacer esto (si bien hay mil maneras) al entregar bien públicamente un CD sobre una comida grabada en un restaurante de Barcelona.

No olvidemos que Pujol es un hombre de archivos y de buena memoria. Tiene muchos ases en la manga, que puden se utilizados respecto a todo lo que quiera o pueda. Su heredero demostró que, en esto, y en más cosas, ha heredado la mala baba de su padre.

La familia y el 'rábano' de la política

También hay que recordar que el jefe del clan dijo recientemente que "la política me importa un rábano", pero que estaba dispuesto a luchar por sus hijos. Hay que creerlo, con la precisión de que luchar por sus hijos es también luchar por él mismo. La fuente, que no cito, me dijo que, por analogía, todo esto es lo que estaría sobre la mesa. Todo tendrá una eventual relación con los procedimientos en curso. El singular procedimiento parlamentario ha sido, por razones intrínsecas, un método mucho menor. No podía ser, como máximo, más que un humilde aperitivo.

Es evidente que contra Mas hoy no hay pruebas sólidas, sino solo presunciones, ciertamente fuertes, así como una probable responsabilidad ad vigilando respecto a los períodos en que fue consejero de Política Territorial y Obras Públicas y consejero Jefe.

Junqueras, ahogado por sus silencios

Se pueden añadir sugerentes declaraciones de Oriol Junqueras afirmando que le gustaría creerse a Artur Mas. Diga lo que diga el hoy calladísimo dirigente de ERC, este ve desde hace tiempo que el talón de Aquiles de Mas es Pujol y los asuntos bastante inmanentes a CDC, de los que las peripecias de la familia Pujol no son la causa sino un efecto más, entre un montón de otras causas y efectos, como la financiación política. A tal efecto, debo reiterar que es una tontería absoluta hablar de un tres por ciento. Ya he escrito con precisión montones de veces que es mucho más.

Respecto a Junqueras, puede parecer a muchos un enemigo preferible a Mas. A este último no se le perdona que rompiera lo que desde el Estado se consideró un pacto por el cual el pseudoreferèndum del 9N debía ser celebrado por entidades asociativas, no por la Generalidad. Ya en informé de ello con detalle.

Mas y Pujol, suplementarios

Además, está bien claro que, extrapolando un concepto de teoría económica, el caso Mas y el caso del clan Pujol no son temas (en economía diríamos "bienes", pero el término podría dar lugar a confusión) complementarios, sino suplementarios. Es decir, si a uno le va bien, al otro le va mal, y viceversa. Lo expongo a mi fuente. Está de acuerdo.

También hay que recordar que, como adelanté en los años noventa (gracias a una confidencia del añorado convergente honrado, Jaume Casajoana), la gran y vieja operación estratégica de Pujol padre era hacer presidente de la Generalidad a su hijo Oriol. Lo sabía toda la familia y lógicamente no le perdona a Mas que lo hiciese imposible, porque quien tenía que ser un mero regente, muy temporal (Mas), se apoderó del trono.

Los farmacéuticos, arruinados por la Generalidad

Como coletilla, mi fuente me habla de la deuda de la Generalidad con los farmacéuticos catalanes. Hoy es de 226,8 millones de euros, correspondientes a medicamentos entregados por farmacias y no cobrados, en noviembre y diciembre pasados. Si el 5 de marzo la Generalidad no paga la cantidad correspondiente al mes de enero, como correspondería, la deuda será de unos 340 millones de euros. En el resto de España no pasa nada parecido. "¿Qué será, será", cantaba Doris Day. En esto, hablar de "Madrid" contra Cataluña se ha convertido en algo pasado de moda o 'kitsch'.

La fuente me dice que el Estado está dispuesto a pagar la deuda farmacéutica (a pesar de ser una obligación de la Generalidad) si esta manifiesta que el dinero que el Estado aporte a la Generalidad va directamente a los farmacéuticos. Agrega que, además, también está dispuesto a pagar directamente a los farmacéuticos si estos lo piden, lo que ya se aprobó en una asamblea, pero por ahora no han llevado a efecto. El secretario de Estado de Hacienda también se refirió a ello.

España tiene crédito, Cataluña no

La gran diferencia es que el Estado español tiene una macroeconomía que ha mejorado y, eventualmente, se puede endeudar a un interés muy mínimo. En cambio, la Generalidad no tiene ninguna capacidad de endeudamiento en ningún mercado, ni tampoco de emisión de deuda. No es por ningún obstáculo político, sino por falta de fiabilidad. Es muy sencillo: la Generalidad ha sido y es un mal pagador al que nadie fía nada.

Los farmacéuticos catalanes están desesperados. Muchas farmacias se ven obligadas a cerrar, dado que la espera de un pago por parte de la Generalidad tampoco es, lógicamente, una garantía aceptable para un crédito a farmacias por parte de entidades bancarias o financieras. Farmacéuticos que han pedido un crédito han recibido como respuesta que necesitarían avalarlo con crédito hipotecario, con sus oficinas de farmacia como garantía y un interés del cinco por ciento como mínimo.

Para acabar de decirlo todo, el poder colegial de los farmacéuticos fue durante decenios muy próximo a CDC. No parece nada lógico, ni moral, que pudiera continuar ser así, y ya no digo nada respecto a su actitud como inminentes votantes. Poco a poco, Mas ha llenado el vaso del rechazo cívico.