Nueva "hoja de ruta"

CDC, ERC, la ANC, Òmnium y la AMI retrasan hasta 2017 proclamar la República catalana

Nueva "hoja de ruta secesionista". Menos ambigua y más explícitamente independentista que el principio de acuerdo de hace dos semanas. Pero con menos firmantes, y aplazando la hipotética secesión hasta después de un periodo transitorio de hasta 18 meses. Y aún no definitiva, puesto que se trata de otro "preacuerdo".

5 min
Fragmento del preacuerdo de "hoja de ruta" firmado por CDC-RCat, ERC, la ANC, Òmnium y la AMI
Redacción
Lunes, 30.03.2015 20:08

CDC -junto con su satélite Reagrupament-, ERC, la Assemblea Nacional Catalana (ANC), Òmnium Cultural y la Associació de Municipis per la Independència han firmado este lunes un "preacuerdo" para una "hoja de ruta unitaria" sobre su proyecto secesionista, a seguir desde ahora hasta las elecciones autonómicas anunciadas para septiembre -a las que pretenden dar un carácter de plebiscito sobre la independencia- y más allá.

Una "hoja de ruta" con menos firmantes que el acuerdo de mínimos presentado hace apenas quince días. Y que, si bien es menos ambiguo -ahora ya habla explícitamente de "elecciones plebiscitarias", y aparece la palabra "independencia"-, rebaja en mucho la velocidad del proyecto secesionista, aplazando la hipotética declaración de independencia, al menos, hasta 2017.

Los partidos "han de dejar claro" que el 27S es "plebiscitario"

El texto, de cuatro breves puntos, desarrolla el acuerdo de mínimos de hace dos semanas. El primer punto, centrado en el 27S, declara que las elecciones "tendrán carácter plebiscitario", y que "servirán como instrumento legal para conocer la voluntad del pueblo catalán sobre su futuro, sustituyendo al referéndum que se impidió celebrar".

La declaración añade que los partidos secesionistas "han de dejar claro" que votarles el 27S "supone un pronunciamiento favorable a la independencia de Cataluña". La nueva "hoja de ruta" se vuelve así explícitamente independentista, a diferencia del "principio de acuerdo" de hace dos semanas, que omitía sonoramente los teŕminos independencia y plebiscitarias. El matiz: el texto de hoy lo firman solo partidos y entidades independentistas -incluyendo aquí a CDC-, mientras que el de hace dos semanas incluía a EUiA, que ahora -tras la tormenta interna desatada por su participación-, se ha desentendido.

Elaborar una Constitución catalana

El segundo punto, sobre el desarrollo del "proceso", habla de elaborar un "proyecto" de "texto constitucional" -otro más, que se sumaría a los que ya hay-, con "participación directa de los ciudadanos", que deberá ser ratificado en un referéndum posterior. La nueva "hoja de ruta" desarrolla así en parte las ambiguas palabras de hace dos semanas sobre "dar inicio al proceso constituyente".

No obstante, tampoco ahora se dice claramente -aunque parece tácitamente expresado, y con algo menos de ambigüedad- si se trataría de redactar una Constitución para el hipotético nuevo Estado.

"Declaración soberanista" y desarrollo de "estructuras de Estado"

Este mismo punto establece que habría que "crear y poner en funcionamiento" una serie de "nuevas estructuras de Estado". Como ya hacía el acuerdo de mínimos de hace dos semanas. Solo que esta vez sí se detalla cuales serían estas "estructuras de Estado", entre las que se cita la "Hacienda propia", la "seguridad social", la "acción exterior" o una enigmática "transitoriedad legal".

A continuación, el texto fija una "declaración soberanista inicial" tras el 27S, "recogiendo el mandato de las elecciones" -si estas reflejan una mayoría para las fuerzas secesionistas-, que representaría el "anuncio e inicio del proceso hacia la proclamación del nuevo Estado o República catalana". No se habla en ningún caso de proclamación de independencia en ese momento. Y es que ese hipotético paso vendría mucho después.

"Referéndum vinculante" y proclamación de la independencia en 2017

Así, el documento fija un "proceso de transición nacional" hacia esta proclamación que se iniciaría el 27S y debería "culminar" en un "periodo máximo de 18 meses". Esta es, de hecho, la principal novedad de la nueva "hoja de ruta", que prácticamente aplaza la hipotética independencia hasta 2017.

Tras este periodo, y como se detalla en el cuarto punto del documento, se celebraría un "referéndum vinculante". Un referéndum que, según se deduce, no preguntaría directamente sobre la secesión -el 27S "sustituye" al referéndum independentista, según los firmantes-, sino sobre el "texto constitucional". El acuerdo de hoy añade que un "resultado positivo" en este referéndum permitiría la "proclamación de la independencia", tras lo cual se celebrarían nuevas elecciones "ya en el nuevo marco constitucional", y se procedería a "negociar las nuevas formas de relación con el Estado español y la Unión Europea".

"Negociaciones" con el Estado español y con las "instancias internacionales"

El tercero de los puntos, ausente del principio de acuerdo de hace dos semanas, se refiere al periodo transitorio de 18 meses, en el cual se iniciarían "negociaciones con el Estado español" sobre el "reparto de activos y pasivos" y las "relaciones entre los nuevos Estados", así como con las "instancias internacionales", para el "reconocimiento y admisión del nuevo Estado".

Este punto también insta a "mantener una actitud expectante" respecto a la posibilidad de que el Gobierno acepte celebrar un "referéndum vinculante sobre la independencia de Cataluña".

Los firmantes

Firman la nueva "hoja de ruta" los número dos de CDC, Josep Rull; Reagrupament, Rut Carandell, y ERC, Marta Rovira; los miembros de la dirección de la AMI Josep Maria Roigé y Josep Andreu, y las líderes de la ANC, Carme Forcadell, y Òmnium, Muriel Casals. 

Es baja en este documento, respecto al acuerdo de mínimos de hace 15 días, EUiA. Como entonces, tampoco han participado otras fuerzas independentistas como la CUP, soberanistas como ICV, UDC, Podemos y el PSC, ni partidos constitucionalistas como el PP y C's.

Comentar