Una unión contra natura condenada al fracaso

Crece la desconfianza entre CDC y ERC

La tensión reina en el 'matrimonio de conveniencia' entre Mas y Junqueras. La troika de ERC; la insistencia de Junqueras en entrar en el Gobierno autonómico; sus críticas a CDC; el surrealista episodio del juez Vidal, y las iniciativas de la ANC irritan a CDC.

5 min
El líder de ERC, Oriol Junqueras, y el presidente de la Generalitat, Artur Mas
Alejandro Tercero
Miércoles, 18.03.2015 04:13

El frente abierto con UDC no es el único que preocupa a CDC. De hecho, es mucho más delicado el difícil equilibrio que mantiene con ERC. El supuesto "principio de acuerdo" cerrado la semana pasada por el que se comprometen al "inicio del proceso" hacia la "República catalana" tras el 27S no puede esconder la profunda desconfianza mutua que caracteriza esta relación.

La indefinición del cometido encargado a los tres asesores nombrados por ERC para colaborar en la implementación de las denominadas "estructuras de Estado" por parte de la Generalidad confirma que en realidad se trata de una suerte de 'troika independentista'. La labor de los 'hombres de negro' de Junqueras no es otra que la de fiscalizar al Ejecutivo autonómico para asegurarse que dará los pasos adecuados para convertir las autonómicas de septiembre en un plebiscito secesionista.

"Estructuras de estado" inconcretas

Lo cierto es que las "estructuras de Estado", de momento, se reducen a 156 medidas proyectadas, la mayoría de las cuales son muy inconcretas o se limitan a diseñar planes estratégicos sobre el papel de difícil e improbable aplicación.

"Todos los departamentos están implicados. Estamos movilizando en estos momentos a una veintena larga de asesores, entre los internos y los externos. Y bienvenidas son las aportaciones que puedan hacer algunas personas de ERC porque todas las aportaciones son valiosas y necesarias", ha señalado este martes el portavoz autonómico, Francesc Homs, para justificarse ante ERC.

Malestar por la insistencia de ERC por entrar en el Ejecutivo autonómico

A Homs tampoco le ha gustado la insistencia del líder de ERC para entrar a formar parte del Ejecutivo autonómico. "Queremos formar parte del Gobierno [autonómico]. Lo hemos dicho muchas veces y desgraciadamente no se ha concretado. Querríamos formar parte del Gobierno [autonómico] para asegurar que las cosas se hacen bien", señaló Junqueras este lunes, advirtiendo de que propondrán más asesores.

Homs ha respondido visiblemente molesto pero contenido: "Uno se queda un poco sorprendido. El momento de entrar en el Gobierno [autonómico] era cuando se planteó, que es cuado tiene sentido, cuando tienes toda una legislatura por delante y puedes actuar en consecuencia y con capacidad real de incidir en las cosas. Es un poco sorprendente esta insistencia porque en aquel momento, en que era la hora de hacerlo, ERC declinó hacerlo. No acabo de entender esta insistencia, cuando además se ha acordado para estos meses que quedan hasta el 27S trabajar de la forma que se ha acordado".

Ironía respecto a las críticas de Junqueras a CiU y al Gobierno autonómico

Preguntado sobre las críticas de Junqueras contra el "aparato mediático que rodea al Gobierno [autonómico] y que tiene por objetivo desgastar a ERC" y contra una hipotética lista unitaria con partidos "contaminados por casos de corrupción" y sin "sensibilidad social", Homs ha ironizado:

"Supongo que con esto no se debe referir ni al Gobierno [autonómico] ni a CiU porque, si fuese así, la pregunta se le tendría que formular al señor Junqueras en el sentido de que ¿qué está haciendo? Sería muy contradictorio que pensase esto sobre CiU y sobre el Gobierno de la Generalidad y que después actuase como actúa. Como no sé a quién se puede referir, no añadiría nada más".

Incomodidad por el anuncio del supuesto fichaje del juez Vidal

En relación al presunto fichaje del juez Santiago Vidal -sancionado por el CGPJ por participar en iniciativas políticas- por parte de la Generalidad, Homs también se ha mostrado muy incómodo. Hasta en tres ocasiones le han interpelado por esta cuestión durante la rueda de prensa posterior al Consejo Ejecutivo, y las tres veces se ha mostrado esquivo sobre qué papel desempeñará, si es que finalmente desempeña alguno en el Gobierno autonómico.

"Cuando esté concretado, lo explicaremos. [...] Ya se verá cómo se concreta esta colaboración, lo digo para no dar por hecho nada que no lo esté. Prefiero ser prudente en este sentido. [...] Se verá [si su colaboración es remunerada]. Hay conversaciones con el señor Vidal, cuando se concreten les informaremos. Nuestra apreciación es que puede aportar cosas interesantes por su conocimiento de la justicia, cuando se concrete les informaremos", se ha limitado a responder.

Lo cierto es que la inclusión de Vidal en la lista de ERC para las municipales por Barcelona -lo hará, de forma simbólica, en el último lugar- no ha gustado en CDC, como tampoco ha gustado que el propio magistrado anunciase que va a trabajar para la Generalidad cuando, en realidad, todavía no se ha concretado ningún acuerdo.

Los planes de la ANC irritan a Mas

De igual forma, las últimas iniciativas de la Assemblea Nacional Catalana (ANC), controlada por ERC, han generado el enfado del presidente de la Generalidad y líder de CDC, Artur Mas, por considerar que trata de arrogarse funciones que les corresponden a los políticos.

Según reveló este martes La Vanguardia, Mas está muy molesto por el plan de la ANC para "asumir la gobernación" de Cataluña en caso de que el Estado interviniese la Generalidad tras el 27S, y así lo reconoció en la última reunión de la ejecutiva de CiU.

Un maridaje contra natura

Todas estas situaciones ilustran que la relación entre CDC y ERC vive en un estado de tensión permanente, y no es descartable que se produzcan episodios de enfrentamiento abierto en los próximos meses.

Como muestra, basta recordar el agrio choque que la semana pasada protagonizaron los representantes de ambas formaciones en la 'comisión Pujol', durante la que se cruzaron duras acusaciones que sorprendieron a propios y extraños. Y es que los maridajes contra natura están condenados al fracaso.

Comentar