'Caso Neymar'

La Audiencia Nacional sentará en el banquillo a Bartomeu y Rosell

El juez Ruz cree que ambos imputados cometieron tres delitos fiscales y un de administración desleal enm relación al fichaje del delantero brasileño Neymar Jr.

2 min
El ex presidente del F.C. Barcelona Sandro Rosell, tras dimitir de su cargo, recibe el abrazo de su sucesor, Josep Maria Bartomeu.
Redacción
Viernes, 13.03.2015 16:40

El presidente del F.C. Barcelona, Josep María Bartomeu, su predecesor, Sandro Rosell, están ya muy cerca de sentarse en el banquillo de los acusados, después de que el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz haya concluido la instrucción del caso Neymar y haya propuesto dar paso al juicio oral.

En un auto dado a conocer este viernes, que transforma la causa del caso Neymar en procedimiento abreviado -equivalente al procesamiento-, el juez Ruz propone juzgar a Bartomeu, Rosell y el propio club -como persona jurídica- por delitos contra la Hacienda pública y de administración desleal, presuntamente cometidos entre los años 2011 y 2014, en relación al fichaje del futbolista brasileño Neymar Jr. Con este auto, el juez da la voz al fiscal, que debe presentar su escrito de acusación en el plazo de 10 días, tras lo cual, con toda probabilidad, se fijará la fecha para el juicio oral.

En el auto, además de rechazar la petición de sobreseimiento de los imputados, el juez Ruz considera que estos cometieron tres delitos fiscales en relación al fichaje de Neymar. Los dos primeros, en los ejercicios 2011 y 2013, con Rosell como presidente, por 2,4 y 6,7 millones de euros, respectivamente. El tercero, en 2014, ya con Bartomeu al frente del club blaugrana -tras la dimisión de Rosell, justamente por el caso Neymar, por 3,8 millones.

Ocultaron el coste real del fichaje

Además, el auto cree que se cometió un delito de administración desleal, al ocultar a los socios del club el coste real del fichaje de Neymar. Según cree el juez, el fichaje de Neymar supuso para el Barça un gasto de 83,8 millones de euros, mientras que la Junta Directiva -con Rosell al mando- dio la cantidad de 57,1 millones en la Asamblea General de Socios de 2013, que aprobó las cuentas del club. La cifra de Ruz rebaja la de la Fiscalia, que cree que Neymar costó al club 95 millones de euros -82,7 millones por el fichaje en si, más 12,1 millones en impuestos-.

Para el juez, esta "ocultación" de las cifras reales del fichaje "ocasionó un perjuicio económico al club al no incluir en la contabilidad como activo al inmovilizado intangible deportivo las cantidades reales de adquisición del jugador", según reza el auto.

Aunque el fichaje se materializó con Rosell en la presidencia del Barça -de hecho, fue su gran impulsor-, el auto considera que Bartomeu participó "tanto en la génesis de las operaciones contractuales que constituyen la base fáctica del procedimiento", como en "el desarrollo del fichaje y en relación al conocimiento, asunción y autorización de los pagos" del mismo .