Revista de prensa

La nueva cagarruta soberanista de Mas y Junqueras

Más fotos para la historia. 2014 quedó atrás. El nuevo horizonte fija la independencia para 2017. Esta vez va en serio, advierte el "president". Racionero, contra el arte moderno en La Vanguardia.

9 min
Pablo Planas
Martes, 31.03.2015 11:34

Freddy Kruger is back. No fue una pesadilla. Con sus afiladas uñas metálicas rasca la pared de Elm Street. El proceso. La independencia. El derecho a decidir. Otra vez lentejas. Mas, Junqueras, Casals y Forcadell han llegado a un pacto, el acuerdo de los cuatro del plomo. En algún punto del Berguedà el aleteo de una mariposa está a punto de generar again la tormenta del siglo. Una mariposa o, más en la línea catalanista, una llufa evoluciona en dirección a un nuevo "prusés". La soflama de Álvaro causó un efecto inmediato. ¿¡Qué somos!? ¿Leónidas o huevónidas? dijo Junqueras.

Cada vez hay menos gente y menos espacio en el camarote de los hermanos Marx, lo cual se explica tanto por las deserciones como por las estrecheces provocadas por la acumulación de papeles del CATN, la ANC, el juez Vidal y Rull, Turull y Cucurull. (Tururull se ha jubilado). Al grano. Dieciocho meses después del 27 S, Cataluña será independiente. Palabra de Mas.

La nueva cagarruta, uy perdón, hoja de ruta muestra los mismos mojones, hitos y actos folclóricos que la anterior y es la manera de inaugurar el largo, largo, larguísimo periodo electoral catalán, nuestra época del Monzón. Peñazo supino, el proceso vive y empieza a borbotonear en los intestinos de sus paladines. Esta vez el pedo va a ser de campeonato de chupadores de calçots, tan ruidoso como fétido. Y pensar que pensábamos que no, que el tema ya estaba gagá.

Cómo será la cosa que hasta en Madrid se han tomado en serio la nueva pamema. El Mundo abre con ello: "Mas logra el apoyo del soberanismo para votar la independencia en 2017". Esto no es el día de la marmota, sobada comparación. Esto es tener un déjà vu constante, la inquietante sensación de andar en círculos por un bosque y de noche, el repiqueteo de una taladradora en el portal, otra vez obras en casa del vecino, un colapso en el fregadero, un atasco en el retrete o una avería informática recurrente.

En el Abc van de otro palo y dicen que Rajoy ha encontrado la clave para frenar a Albert Rivera. Lo explica Mayte Alcaraz: "Mariano Rajoy ha aprendido la lección: hay que rejuvenecer la campaña del 24-M. El presidente está convencido, lo reconoce en privado, de que el tirón popular de sus candidatos territoriales, más conectados con la calle, compensará el desgaste de la marca después de tres años de duros ajustes y decisiones necesarias pero tremendamente impopulares y poco explicadas en los medios de comunicación, principalmente en TV. Génova no había dado hasta ahora con la tecla para neutralizar la fuerza de Ciudadanos, que emerge como un contrincante serio en el centro-derecha, a juzgar por la cosecha de nueve escaños en las elecciones andaluzas. Primero se ninguneó al adversario; luego se pasó al ataque (el polémico «naranjito» de Hernando o la «catalanidad de Rivera», de boca del delegado andaluz, los más sonoros ejemplos) pero ahora la consigna es poner en valor lo que mejor tiene el PP: sus candidatos locales, bragados en recorrer la calle y conocer de primera mano los problemas. A estas alturas está claro ya que poner el foco crítico en la personalidad del aún diputado catalán, como se ha hecho, no ha dado buenos frutos, según reconocen dos altos cargos del PP. El problema no es tanto cómo lo hace él, sino «cómo corregir nuestros errores en comunicación y estrategia electoral, y Andalucía ha arrojado luz al respecto», apuntan".

En El País hurgan en las entrañas doloridas del partido de Rajoy y le atizan a María Dolores de Cospedal. La crónica es de José Precedo: "“Yo sobre el Gobierno no hablo porque mi labor está en el partido”. Con esa frase respondió la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, a la pregunta de si urge un viraje en la estrategia de comunicación elegida por Mariano Rajoy en año de elecciones. “No me siento cuestionada; he sido portavoz en los momentos más difíciles que ha vivido este partido”, añadió, en referencia a la información publicada por EL PAÍS sobre el malestar de diversos dirigentes con esa estrategia, acrecentado por la derrota en las andaluzas. Cospedal sí admitió, no obstante, que “esa labor pudo ser mejorable”. En La Moncloa, de momento, no se avanzan cambios de política. “La comunicación del Gobierno se va cambiando para responder a nuevos retos”, dijo ayer un portavoz del Ejecutivo de Rajoy. Distintos barones temen, si no hay reacción, otro desastre en las municipales y autonómicas de mayo, donde el PP se juega el inmenso poder territorial conseguido hace cuatro años. La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, una de las dirigentes cuestionadas internamente por su labor de portavoz del PP , hizo ayer una cerrada defensa de su tarea estos últimos años pero optó por desvincularse del plan de comunicación del Gobierno. “No me siento cuestionada. Había que ser portavoz en los momentos más difíciles que ha vivido este partido y, francamente, la que lo ha hecho he sido yo”".

Malas noticias para los hermanos Bustos. Ya les ha caído la primera condena. En La Vanguardia lo cuenta Santiago Tarín: "El caso Mercurio ya tiene una primera sentencia: Daniel Fernández, exsecretario de organización del PSC, Manuel Bustos, exalcalde de Sabadell, y su hermano Francisco han sido condenados por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) a un año y cuatro meses de prisión por tráfico de influencias; y María Elena Pérez, alcaldesa de Montcada, a siete años de inhabilitación por dictar una resolución injusta (prevaricación). La causa: colocar en el Consistorio de Montcada a una recomendada, cometiendo un acto de “inadmisible (...) amiguismo político”, según los jueces. Todos han pedido ya su suspensión de militancia en el PSC y Pérez ha anunciado que no será candidata en las próximas elecciones municipales, lo que obliga al partido a reemplazarla a contra reloj".

Continúa Tarín: "El fallo también añade multas de 60.000 euros para los Bustos y Fernández, quienes además añaden a la condena cuatro años, seis meses y un día de inhabilitación para ejercer en la administración local, los primeros, o para ser diputado o senador, el último. La sentencia incluye un voto particular, el del presidente del TSJ, Miguel Ángel Gimeno, quien piensa que Fernández no ejerció ninguna presión sobre la alcaldesa para llevar a cabo la contratación. Los otros dos magistrados, Maria Eugènia Alegret y Carlos Ramos, estiman que sí, que lo hizo durante una reunión en la sede del PSC en la calle Nicaragua y mediante la llamada que él mismo anunció a Bustos, aunque, como su teléfono no estaba intervenido, no consta en las actuaciones judiciales".

Luis Racionero ha publicado un nuevo libro. Lo recoge en La Vanguardia Núria Escur, que traza el vivo retrato de un hombre en estado crítico. Racionero está genial, que conste. Lo del estado crítico es por su manera lúcida de mirar. Escribe Escur: "Provocador nato, esta vez han llegado a la mesa de disección de Luis Racionero aquellos que quieren vivir del negocio del arte sin utilizar criterios estéticos. "Los tiburones del arte" (Stella Maris) es una suerte de ensayo y crítica ácida contra la mercantilización de lo que debería ser “pura emoción”. Racionero, sin compasión. Ese sería, pues, el único criterio válido: es arte lo que me conmueve, me genera emoción, que “choca, asquea, inspira o trastorna”. En su caso, “me sobrecogen pinturas, puestas de sol y películas. Con los libros me ocurre algo menos, la verdad sólo con alguna poesía de San Juan de la Cruz, con Shakespeare...”.

Continúa la entrevista indirecta: "¿El mercado del arte es una estafa? "Hombre, parece el timo de la estampita! Pero aquí el estafado se deja estafar. Pero como a mucha gente le han hecho un lavado de cerebro entre críticos sobornados y galeristas para comprar mierdas, piensan ‘si no compro esto dirán que soy un paleto’”. Para cubrir esa supuesta ignorancia, pues, decidirían gastar dinero sin ningún criterio estético. Como pura inversión. “Algunos meten el cuadro en una caja fuerte de su casa porque así no tienen ni que mirarlo, tampoco les gusta, y esperan a que suba de valor”. Por eso Damien Hirst recompra sus obras. “Ese supuesto artista pasó de poner vacas en formol a meter tiburones en formol. Yo eso ya lo había visto en el colegio de la Bonanova. Eso era un experimento, no una obra de arte”. De ahí el título de su libro".

31 de marzo, Santoral del Abc: "Santos Amós, Benjamín, Guido de Pomposa, Renato de Mérida, Acacio de Melitene y Balbina".

Comentar