Mas: si Cataluña no consigue la independencia, quedará "arrasada"

El presidente de la Generalidad asegura que, si el 27S hay mayoría independentista, "Cataluña habría ganado una posición difícilmente reculable" y conseguir la secesión "será una cuestión de tiempo". "Intentarlo tiene un precio y un coste, pero, ¿y no intentarlo?", se pregunta. Admite que la sociedad catalana está "dividida" pero no "fracturada socialmente" por el plan secesionista. Confiesa que se hizo independentista cuando vio que había una mayoría y porque no consiguió el concierto. Y vuelve a salir en defensa de Pujol.

4 min
Artur Mas, entrevistado por Xavier Sardà
Redacción
Domingo, 29.03.2015 05:58

Desde el nacionalismo catalán es frecuente acusar a los que se oponen a la secesión de Cataluña de apelar al "discurso del miedo" injustificadamente para defender su posición. Pero lo cierto es que los mensajes más apocalípticos son lanzados habitualmente por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para promover su plan independentista.

Así ha ocurrido en la entrevista que han emitido este sábado en Barcelona Televisió, en la que el presidente autonómico ha asegurado que Cataluña quedaría "arrasada" si no consigue la independencia.

"Sé que es complicado y que nos hemos situado en un camino que no tiene una salida fácil, pero tengo otra certeza, y por eso creo que vale la pena intentarlo: sé que nuestro camino es incierto, pero no hacerlo nos lleva a quedar arrasados, contra las cuerdas, disminuidos. Intentarlo tiene un precio y un coste, pero, ¿y no intentarlo?", ha señalado.

Si el 27S ganan los independentistas, no hay marcha atrás

Mas ha reconocido que hay dos posibilidades que pueden "no hacer factible" la independencia de Cataluña: una de ellas es perder un referéndum, y la otra es que, pese a que hubiese una mayoría favorable, el Estado o la comunidad internacional lo impidiesen.

En todo caso, según el líder de CiU, "si hay gente suficiente" a favor de la independencia en las elecciones autonómicas del 27S, "Cataluña habría ganado una posición difícilmente reculable" y conseguir la secesión "será una cuestión de tiempo".

Admite que la sociedad catalana está "dividida" pero no "fracturada socialmente"

El presidente de la Generalidad ha considerado que, "pese al inmenso ruido que ha habido en los últimos tres años" en torno al plan secesionista, "la sociedad catalana no está fracturada socialmente" por este tema.

"Otra cosa es que esté dividida porque, como pasa siempre en democracia, no todo el mundo está de acuerdo con un solo proyecto y ha de haber diferencia de opiniones", ha añadido, aunque ha insistido en que "no le hemos de poner límites" al proyecto independentista.

Se hizo independentista porque había mayoría y porque no consiguió el concierto

Mas ha justificado su conversión al independentismo por dos razones. Por una parte, ha asegurado que él siempre ha defendido que "si hay masa crítica suficiente en la sociedad, la aspiración ha de ser el máximo poder posible para Cataluña". Y, si antes no defendía abiertamente la secesión era por sabía que no existía esa mayoría, pero ahora cree que sí y que "el máximo poder posible al que podemos aspirar es a que Cataluña se convierta en un Estado".

Por otra parte, ha señalado que el salto definitivo al independentismo lo dio después no conseguir un concierto económico para la Generalidad tras más de siete meses de encuentros discretos con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en 2012.

En defensa de Pujol

Finalmente, el presidente autonómico ha vuelto a salir en defensa de Jordi Pujol. "Ha hecho una cosa criticable, que puede decepcionar y que a mí me causa pensa, pero no enterraré todo lo que sé que este hombre ha hecho por su país [por Cataluña], por el que siente una pasión absoluta", ha indicado.

Mas ha insistido en que los escándalos de corrupción de los Pujol es un tema "personal y familiar" de ellos, y ha considerado que "se está demostrando que no va más allá de eso" aunque "se intentará vincular con el actual Gobierno de la Generalidad, y no es verdad". "Quien lo tenga que juzgar, ya lo juzgará", ha remachado.

Comentar