Multa de 6.000 euros al líder de los 'trabucaires' que simularon el fusilamiento de un concejal del PP en su casa

La Delegación del Gobierno rebaja la sanción administrativa de 25.000 euros prevista inicialmente a la agrupación folclórica independentista que amenazó e intimidó al edil Jaime Gelada durante las fiestas de Cardedeu de agosto pasado.

3 min
Un 'batallón' de 'trabucaires' dispara sus armas de fogueo contra el domicilio particular del concejal del PP en Cardedeu Jaime Gelada
Redacción
Miércoles, 18.03.2015 20:06

La Delegación del Gobierno en Cataluña ha impuesto una sanción administrativa de 6.000 euros al secretario de los trabucaires de Cardedeu (Barcelona), Manuel Álvarez, como responsable del grupo que simuló el fusilamiento del concejal del PP Jaime Gelada, frente a su domicilio particular, el 17 de agosto de 2014, durante las fiestas locales.

La resolución justifica la multa por considerar que están acreditados dos incumplimientos de las condiciones del permiso: por una parte, "permitió que una persona sin autorización de armas interviniera en el acto", y por otra, no se aseguró de que la policía local estuviera presente durante todo el recorrido y toda la actuación, como es preceptivo.

Además, se destaca "la notoriedad y la trascendencia social que han tenido los hechos de referencia, así como la repercusión en los medios de comunicación".

Inicalmente, la sanción propuesta fue de 25.000 euros

La Delegación del Gobierno ha tomado esta decisión tras analizar un informe de la Guardia Civil y de la Policía Local de Cardedeu, así como de un auto del Juzgado de Instrucción número 4 de Granollers (Barcelona), que decretó el archivo de las diligencias en varias ocasiones.

A pesar de que inicialmente la multa prevista fue de 25.000 euros, Álvarez ha mostrado su desacuerdo con la sanción. En un comunicado, el responsable de los trabucaires ha asegurado que los miembros de la asociación "no intimidaron ni apuntaron al regidor del PP", una versión que no coincide con la de la víctima. En todo caso, contra esta decisión Álvarez puede interpner recurso de alzada ante el Ministerio del Interior.

"Fuego primera fila, fuego segunda fila y fuego a discreción"

El día de autos, una docena de miembros de la colla trabucaire (una agrupación folclórica cuyos miembros se disfrazan de bandoleros rurales del siglo XVIII y XIX armados con trabucos de fogueo) se plantó alrededor de las 7 de la mañana frente al domicilio particular de Gelada para escenificar un ataque contra él.

Según denunció el PP en su momento, el grupo  "se posicionó tarareando el himno del PP y uno de los miembros ordenó formar simulando un fusilamiento al tiempo que gritaban 'fuego primera fila, fuego segunda fila y fuego a discreción' y disparando sus trabucos a cada orden apuntando a su domicilio".

Miembros de ERC, la CUP y Òmnium Cultural

Esa operación se repitió en varias ocasiones durante más de quince minutos "mientras el regidor permanecía observándolo desde su balcón". De hecho, algunos miembros del 'batallón' "se dedicaron a fotografiar la situación mientras, supuestamente, disparaban al concejal".

Según el PP, la colla trabucaire está compuesta por militantes de ERC, la CUP y Ómnium Cultural, e identificó a algunos de los miembros del 'batallón', en concreto a Miquel Pujadas Subiranas (ERC), Josep Girbau (CUP), ademá del propio Álvarez (vinculado a Ómnium Cultural).

Acoso a Gelada por denunciar la 'estelada de la vergüenza'

Se da la circunstancia de que, anteriormente, Gelada y su familia habían sufrido todo tipo de amenzas e insultos por la calle después de que denunciara a un grupo de personas que, convocadas por ERC, ICV-EUiA y la CUP, repintaran una enorme estelada y un mensaje independentista en un muro a la entrada de Cardedeu propiedad de Adif que, días antes, había sido saneado por el Ayuntamiento.

Aquella denuncia derivó en una condena a ocho personas por los daños causados. Entre ellos, se encontraba Pujadas, a quien el PP identifica como uno de los miembros del 'batallón' de trabucaires que simuló la ejecución de Gelada.

Comentar