PSC y C's buscan puntos de encuentro para una reforma constitucional federal

Iceta y Rivera debaten sobre una mejora del modelo de Estado en España. De la mano de Federalistes d'Esquerres, tratan de acercar posiciones partiendo desde planteamientos políticos alejados.

9 min
Miquel Iceta y Albert Rivera
Redacción
Miércoles, 11.03.2015 21:30

El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, y el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, han mostrado este miércoles su predisposición a acercar posiciones de cara a una reforma federal de la Constitución.

En un debate organizado por Federalistes d'Esquerres en el Ateneo Barcelonés con el título "Cataluña y el horizonte federal", Iceta y Rivera han coincidido en que es necesario un cambio constitucional, compartiendo algunas de las propuestas, pero han discrepado sobre el alcance de esta reforma.

"Riesgo de instalarnos en un empate de impotencias indefinido"

"Corremos el riesgo de instalarnos en un empate de impotencias indefinido, donde ni una mayoría de españoles puede imponer a Cataluña una situación que no acepta, ni una mayoría de catalanes pueden romper por sí solos con el resto de España. Y hay que romper esto con diálogo, negociación y pacto", ha defendido el líder del PSC, que ha insistido en que "hace falta la renuncia expresa a toda solución unilateral; una renuncia voluntaria o sencillamente dictada por el sentido común o la realpolitik".

En ese sentido, la reforma planteada por Iceta -en cuanto a la cuestión territorial- se basaría en cuatro puntos: "Reconocimiento del carácter plurinacional, pluricultural y plurilingüístico de España", que él definiría como "nación de naciones"; un "reparto competencial más racional" para evitar "confusiones"; resolver la financiación de las CCAA "manteniendo el espíritu solidario" pero evitando que "quienes más contribuyen acaben recibiendo menos recursos que aquellos que reciben solidaridad de otros"; y establecer una "participación directa" de las CCAA en la gobernación de España.

Falta de "cultura federal" y de "lealtad institucional"

Según Iceta, "en el resto del mundo el federalismo está visto como un instrumento de integración, y en España como un instrumento de disgregación", aunque también ha realizado una autocrítica, en el sentido que ha considerado que desde Cataluña no se está trabajando lo suficiente para llevar a cabo una reforma federal.

En todo caso, el dirigente socialista ha advertido de que hay una falta de "cultura federal" y de "lealtad institucional", imprescindible para avanzar en el modelo federal.

"¿Hemos de reformar la Constitución para contentar a quien nunca lo estará?"

Rivera se ha mostrado de acuerdo en que es necesaria una reforma federal, pero ha precisado que su partido aboga por "una revisión de carácter técnico" que resuelva las ineficiencias del modelo de Estado actual, que ha definido como "de carácter federal". De hecho, ha destacado que "a veces hablamos de [introducir] cosas que ya existen" en la Constitución actual.

También ha coincidido con el líder socialista en denunciar la falta de "lealtad institucional", y en esa línea ha advertido de que "nos tendríamos que ir olvidando de creer que quien tiene como proyecto político destruir el país puede ser algún día colaborador de una reforma para mejorarlo", en relación a los independentistas.

"¿Hemos de reformar la Constitución para contentar a quien nunca estará contento? ¿O para que España funcione mejor?", se ha preguntado.

Diálogo y consenso

El presidente de Ciudadanos ha apelado a un informe elaborado en 2005 por el Consejo de Estado sobre una reforma constitucional, y que ha considerado que podría ser una buena referencia de partida. Ese documento -coordinado por Franscisco Rubio Llorente- destaca varias condiciones para la reforma constitucional:

"Que los cambios a introducir respondan a demandas consistentes y que busquen resolver problemas e insuficiencias ampliamente reconocidas; que sean limitadas y prudentes para no alterar el equilibrio en que se sustenta el texto constitucional; que las alternativas propuestas haya sido suficientemente maduradas y sean consecuencia de un diálogo sostenido entre las fuerzas políticas y con la sociedad; que se genere en torno a las modificaciones un consenso asimilable al que concitó el texto que quiere reformar".

"Cerrar" las competencias y mejorar la coordinación entre CCAA

Sobre esa base, Rivera ha propuesto "cerrar" de una vez por todas las competencias de cada una de las administraciones. Y ha defendido las mayorías cualificadas necesarias para reformar la Carta Magna: "Las constituciones avanzadas del mundo son estables porque necesitan grandes mayorías para ser reformadas". En ese sentido ha propuesto "intentar seducir a la mayoría" en vez de "criminalizarla".

De forma más concreta, Rivera se ha mostrado partidario de una "hacienda compartida" a nievla nacional, con "una caja común donde participen las CCAA", y ha sido muy crítico con las "excepciones" de los conciertos vasco y navarro. Otros de sus planteamientos han sido mejorar la transparencia fiscal, y la coordinación de las cuetiones sectoriales de las CCAA desde los ministerios, como por ejemplo resolver "las trabas" que tiene un ciudadano para ser atendido por la sanidad de una Comunidad en la que no reside.

En todo caso, ha subrayado que cualquier reforma constitucional debe tener un único objetivo: mejorar el bienestar de los ciudadanos.

"Soy un fanático de la Constitución del 78, aunque mataría por reformarla"

Iceta ha defendido la actual Constitución por ser "la que más ha durado y más prosperidad a dado a los españoles en los últimos tres siglos", pero ha insistido en que la única forma de alargar su vida es reformarla. "Soy un fanático de la Constitución del 78, aunque mataría por reformarla", ha ironizado para explicar su posición.

Aunque cree que "con una reforma técnica no tendremos suficiente", el líder socialista ha considerado que "vale la pena" recoger esa idea, y ha coincidido con él en que no hay que cambiar todo el texto consticuional, "tal vez porque soy víctima del proceso estatutario". "No todo está por hacer y no todo es posible", ha indicado, contraparafraseando al poeta Miquel Martí i Pol.

No todos los problemas son "culpa" de la Constitución

Rivera ha insistido en que no todos los problemas actuales son "culpa" de la Constitución. Por ejemplo, el sistema de financiación autonómica se puede mejorar cambiando la LOFCA.

En el ámbito fiscal el lider de Ciudadanos ha defendido un modelo transparente, de corresponsabilidad fiscal y con una hacienda compartida. Aunque ha advertido de que algunos "dicen que no hay un modelo más federal porque hay unos en Madrid porque no entienden que hay que compartir, pero es que aquí hay unos señores que hacen muy difícil fiarse de ellos, si dicen que quieren una hacienda propia para quedarse el dinero".

Más que limitaciones a la solidaridad interterritorial, Rivera ha abogado por asegurar la "suficiencia financiera" de cada Comunidad Autónoma para "garantizar los derechos y libertades constitucionales" de todos los españoles. Para ello, hay que hacer "cálculos matemáticos, técnicos más que políticos", como "calcular cuánto vale una cama de hospital" en cada Comunidad. Pero ha insistido en que no hay que cambiar demasiadas cosas de la Constitución para que esto se mejore.

"El derecho a la autodeterminación no es aplicable a Cataluña"

Preguntados sobre cuáles serían sus propuestas irrenunciables en una negociación sobre una reforma constitucional, Iceta ha señalado que lo único que exigiría de partida es que "la reforma que salga ha de ser sometida necesariamente a votación de los ciudadanos". Rivera ha marcado su línea roja en la posibilidad de que una Comunidad pueda secesionarse unilateralmente.

Iceta también ha reconocido que "el derecho a la autodeterminación no es aplicable a Cataluña", ha subrayado que "el derecho a decidir no existe", y ha apuntado que el único camino es la reforma constitucional. Además, y a diferencia de Rivera, ha defendido un modelo "asimétrico" siempre que no supongan "desigualdades de derechos".

"Cuidado: un 40% de los españoles quiere acabar con el Estado autonómico"

En relación a la ley electoral autonómica, ha lanzado un mensaje a ICV: "Les pido que no renuncien antes de hora a seguir defendiendo el igual valor de todos los votos en Cataluña".

Por otra parte, Rivera ha lanzado una advertencia: "Cuidado con abrir el debate sobre la reforma constitucional porque hay casi un 40% de españoles que quieren acabar con el Estado autonómico. Puede ser un debate de doble filo".

Críticas a ICV y UDC por no querer debatir con Rivera

El coloquio ha finalizado con las intervenciones de algunas personas del público, como Carlos Jiménez Villarejo (que ha sido muy crítico con ICV y Podemos -partido del que es dirigente- por rechazar acudir al debate; y que ha tildado el 9N de "fracaso"), Jordi Garcia-Petit, Pau Marí-Klose y Anna Balletbó).

El acto ha sido presentado por Manuel Cruz, presidente de Federalistes d'Esquerres, que ha planteado este coloquio como la continuación del celebrado en noviembre pasado en Madrid. Cruz ha lamentado la espantada de última hora de los representantes de ICV y UDC, después de haber anunciado su presencia en el acto.

"La sensación que nos ha quedado a los organizadores es que, de alguna manera, aunque la mesa no es lo que nosotros hubiéramos querido que fuera, en cierto modo sí es representativo o significativo de lo que está pasando en este momento en Cataluña. Este episodio nos permite extraer una conclusión: no se crean a partir de ahora a nadie que les diga que no hay federalistas en Cataluña; probablemente quienes les digan eso es porque no se atreven a discutir con ellos", ha sentenciado.

Comentar