Guerra dialéctica total entre UDC y CDC

Sánchez-Llibre: "¡Ya basta. Si quieren ir al precipicio, que vayan ellos, pero que nos dejen tranquilos!"

Los diputados y senadores de UDC en las Cortes generales cierran filas en torno a Duran Lleida, tras los ataques de CDC. Acusan a cuadros del partido de Mas de buscar "una separación irreversible que, sin duda, sería negativa para Unió y también, y mucho, para CDC y, sobre todo, para Cataluña".

3 min
El poprtavioz adjunto de CiU en el Congreso, Josep Sánchez-Llibre
Redacción
Jueves, 12.03.2015 20:56

La indignación en el seno de UDC por los recientes ataques de dirigentes -de segundo nivel- de CDC al líder democristiano, Josep Antoni Duran Lleida, por sus "dudas" sobre el proyecto secesionista, o por considerar que puede ser un "obstáculo" para este, no solo no se ha calmado, sino que se ha intensificado a lo largo de este jueves. Hasta llegar a unas cotas de agresividad verbal raramente vistas en la larga historia de desencuentros entre los dos socios de la federación nacionalista.

El más duro, en el fondo y en el tono, ha sido sin duda ha sido el portavoz adjunto de CiU en el Congreso, el democristiano Josep Sánchez-Llibre. "¡Ya basta! ¡Si quieren ir al precipicio, que vayan ellos, pero que nos dejen tranquilos!" ha exclamado ante las cámaras de la prensa, aludiendo a la apuesta por el plan secesionista de CDC.

"Esto tiene que acabarse ya. Exigimos una rectificación inmediata para que no vaya a más", ha dicho Sánchez-Llibre sobre los ataques de los alcaldes 'convergentes' de Mataró (Barcelona) y Figueras (Gerona). "Somos un partido soberano", ha recalcado el dirigente democristiano. Que ha repetido el mensaje anterior del vicesecretario general de UDC, Toni Font, que previamente había reivindicado el "derecho a decidir de UDC. "Queremos tomar las decisiones por nosotros mismos y no queremos ser tutelados por determinadas personas como estas dos", ha exclamado Sánchez-Llibre.

"Gravísimas" declaraciones

Más grave si cabe ha sido el posicionamiento del los diputados en el Congreso y senadores de UDC, que no han dudado en cerrar filas en torno a su líder. En un comunicado conjunto, han "lamentado profundamente" las recientes declaraciones contra Duran Lleida, que han considerado "gravísimas".

Los diputados y senadores democristianos han expresado su "apoyo" a "la persona y el trabajo" de Duran, y han pedido a "los dirigentes de CiU" -señalando a CDC- "respeto hacia la federación [de CiU], su pluralidad y sus dirigentes".

Y la guinda, al final: "La dinámica iniciada por este grupo de personas sólo quiere provocar una separación irreversible que, sin duda, sería negativa para Unió y también, y mucho, para CDC y, sobre todo, para Cataluña", señala el comunicado.

UDC de Mataró y Figueras responden

También se han posicionado las ejecutivas locales de Mataró y de Figueras, las localidades de las que partieron los ataques de CDC a Duran. "Es innegable que Unió, en general, y José Antoni Duran Lleida, en particular, suman y enriquecen el proceso", ha manifestado el Comité Ejecutivo Local de UDC de Mataró en un comunicado, aludiendo al proyecto soberanista. También han pedido al alcalde de la ciudad, Joan Mora, que "reconsidere" sus declaraciones.

Previamente, desde Figueres, la Ejecutiva local de UDC habí reclamado igualmente a la alcaldesa, Marta Felip, que "rectifique inmediatamente sus desafortunadas declaraciones". "Es obvio que Unión en general y Duran en particular suman y enriquecen el proceso", ha añadido, casi con las mismas palabras que usarían después sus correligionarios de Mataró.

Finalmente, cabe resaltar la puya del senador democristiano y ex eurodiputado de UDC Salvador Sedó. "Duran ganó seis diputados en 2011", ha escrito en Twitter, recordando los resultados de CiU en las últimas elecciones al Congreso, respecto a los de 2008. "El alcalde de Mataró quiere la renuncia de Duran. Mas perdió 12. ¿También quiere su renuncia?", ha añadido, recordando igualmente la caída de CiU en las autonómicas de 2012, convocadas anticipadamente por el presidente de la Generalidad, de CiU y de CDC, Artur Mas, justo cuando abrazó el proyecto secesionista.

Comentar