"Barcelona no puede ser el banco de Mas"

Montse Tonda (Barcelona, 1973), la candidata de UPyD a la Alcaldía de Barcelona, apuesta por profundizar en la capacidad de mediación del Ayuntamiento y propone medidas como el abaratamiento del transporte público para los colectivos en riesgo de exclusión. Denuncia que Trias ha puesto la ciudad al servicio de una visión partidista y encuentra "atroz" que Barcelona sea el "banco" de los "delirios secesionistas" de Mas.

6 min
La candidata de UPyD a la Alcaldía de Barcelona, Montse Tonda
Sergio Fidalgo
Sábado, 18.04.2015 05:41

¿Qué expectativas tiene UPyD en Barcelona?

Desde luego entrar en el Consistorio, estamos trabajando para dar voz a un sector de la población que no la tiene.

La barrera electoral para conseguir representación es el 5 %. ¿Les perjudica?

Sí, a nosotros y a todos los partidos minoritarios. Estos comicios van a mostrar un panorama post-electoral muy fragmentado, y la barrera dificulta el acceso y perjudica la pluralidad.

¿Tan fragmentado lo ve?

Sí, la próxima legislatura va ser muy complicada, y será difícil que se puedan tomar decisiones.

¿Cuál es la propuesta estrella de UPyD para Barcelona?

Nuestra principal preocupación es la transparencia, y hemos de facilitar a los ciudadanos todas las herramientas para que se sepa en qué y cómo se gasta el dinero público.

Concrete...

Lo primero que haremos es impulsar una auditoría entre el personal municipal. Queremos saber cuántos cargos de confianza y personal de libre designación hay. Es imprescindible saber si son necesarios y cuánto nos cuestan.

¿Para meter tijera?

Si es necesario, sí, no se puede malgastar el dinero. Tenemos la impresión, por las informaciones que tenemos, de que ha aumentado el número de personal de libre designación mientras se reducen los funcionarios de base, los que realmente llevan el trabajo municipal. Y también tenemos datos que nos indican que, mientras a este personal se le paga menos, a los directivos y a los cargos de confianza se les paga más.

¿Qué medida económica es prioritaria?

Reducir el IBI, en Barcelona se está pagando el baremo máximo, y perfectamente se podría poner el mínimo, porque hay mucha gente que no llega.

¿Y qué les ofrecen a quienes no llegan?

Bonificaciones para ciertos colectivos con riesgo de exclusión, si es necesario del 100%.

¿Qué otras medidas sociales destacan en su programa?

Revisar los protocolos de malnutrición infantil, que actualmente no se cumplen. Se ha de dotar de los medios necesarios a los comedores escolares para que detecten los casos a tratar para poder solucionar este grave problema. Es una prioridad para la ciudad y otra es el transporte.

Detalle, por favor.

Se ha de facilitar la movilidad en bicicleta para aquellas personas que no pueden pagar el Bicing, con bonificaciones. Y se ha de reducir el precio de los títulos de transporte para aquellos colectivos que no pueden afrontar el pago de las tarifas actuales. Son muy caros y mucha gente no puede permitirse usar el transporte público. Es un servicio básico.

La vivienda es un problema en Barcelona. ¿Cómo lo afrontan?

Lo primero es activar el parque de alquiler social de viviendas, las medidas aplicadas hasta ahora no han paliado el problema y se ha de apostar a fondo en la mediación entre las entidades bancarias y las personas en riesgo de desahucio para que se convierta en alquileres sociales.

Pero el Ayuntamiento ya tiene programas de este tipo...

Que no han funcionado. Sólo un dato: han hecho una media de 180 mediaciones por año, cuando se producen entre dieciocho y veinte desahucios cada día en la ciudad de Barcelona. Incluso se podría regular y reactivar la figura del 'masover', de personas que cuiden de edificios vacíos, que lleguen a un acuerdo con el propietario para que a cambio de vivir en él vele por el buen estado de la finca.

¿Cómo valora la gestión del alcalde Trias?

Ha generado un precioso parque temático para el turista, mientras incendiaba la relación con la mayoría del tejido asociativo y vecinal, red que es imprescindible para la buena convivencia de la ciudad. Ha sido incapaz de crear una Barcelona para los ciudadanos.

¿Qué haría UPyD con Can Vies?

No hubiéramos permitido que hubiera llegado a este punto, se tenía que haber controlado el conflicto a tiempo. Se tienen que encontrar vías de mediación con los vecinos y los propietarios, para aplicar soluciones. Se ha de recuperar el rol mediador del Ayuntamiento, tanto en este caso como en otros conflictos, como el de la prostitución en El Raval.

El Centro Cultural El Borne. ¿Es necesario?

Lo que haríamos es una auditoria económica de la instalación. Ver ingresos y gastos y si se justifica su mantenimiento. Si es un agujero económico no nos temblará el pulso y propondremos su cierre, hay prioridades mucho más urgentes en la ciudad que se han de atender. Pero lo primero es analizar su situación.

Ada Colau dejó la Plataforma de Afectados por la Hipoteca garantizando que no entraría en política...

Uno de los valores en alza en política es la coherencia, y es con lo que más me identifico. Y este comportamiento es justo lo contrario.

¿Qué relación tendrán con el grupo municipal de Ciudadanos si consiguen representación?

La misma que con cualquier otro grupo, si presentan propuestas que convergen con nuestro programa, no tendremos problemas en apoyarlas. Y si no es así, no lo haremos.

Xavier Trias ha puesto la ciudad al servicio del proyecto independentista. ¿Es el rol que ha de jugar el Ayuntamiento?

Al contrario, las instituciones no pueden ser utilizadas desde un punto de vista partidista, de proyectos ideológicos, han de estar al servicio de todos los ciudadanos. Y me refiero a todos, no solo a unos cuantos.

¿Cómo ve la deuda de la Generalidad con el Ayuntamiento?

Horrorosa, atroz e indignante. El Ayuntamiento no ha de ser el banco de Artur Mas. Los ciudadanos no pueden ser los que paguen los delirios secesionistas del president de turno. Los recursos municipales han de estar destinados a mejorar el día a día, la calidad de vida de los barceloneses. Y esta será la prioridad de UPyD si conseguimos representación en el Consistorio. Porque lo que se ha buscar es que la convivencia sea mejor.

¿No lo es?

No, en Barcelona es cada día más complicada: el tráfico rodado, la contaminación, los problemas económicos y sociales. Se ha de poner el acento en la gente.

¿En qué afecta la crisis interna que está viviendo UPyD a sus expectativas electorales?

De la misma manera que a mucha gente la crisis económica le ha servido para reinventarse y para ser más competitivo, y para salir adelante y mejorar, estoy convencida que en UPyD nos va a pasar lo mismo.

¿Seguro?

Seguro. Todos en UPyD somos conscientes que hemos de cambiar cosas para conectar mejor con los ciudadanos, y el conflicto viene porque hay diversas visiones de lo que se ha de cambiar, pero estamos de acuerdo en lo fundamental, que UPyD es una herramienta útil para mejorar la vida de los españoles.