Caso de las dietas

Anticorrupción pide más datos al Ayuntamiento de Lérida

La Fiscalía ha reclamado al Consistorio, que encabeza el socialista Àngel Ros, detalles sobre desplazamientos pagados con dietas. La ex 'número dos' de Ros presentó una denuncia tras ser destituida.

2 min
El alcalde de Lérida, Àngel Ros (PSC)
Redacción
Viernes, 24.04.2015 17:26

Sigue complicándose el caso sobre las posibles irregularidades en el Ayuntamiento de Lérida, en el capítulo del pago de dietas. Tras la primera denuncia, efectuada por la ex número dos del alcalde socialista -y presidente del PSC- Àngel Ros, cuando fue relevada del cargo, llegó una primera investigación de la Fiscalía Anticorrupción. Que no solo no ha dejado las pesquisas, sino que ha requerido más datos al Consistorio.

Así lo ha revelado este viernes el propio Ros, que ha informado de que la Fiscalía Anticorrupción ha reclamado al Ayuntamiento una "información adicional". Concretamente, el "detalle de los desplazamientos" objeto de dietas pagadas por el consistorio que este había "descrito en la primera petición de información" de la Fiscalía.

Ros ha querido resaltar que Anticorrupción daba al Ayuntamiento un plazo de 20 días para entregar esta información adicional, pero que la respuesta ha sido inmediata.

Investigación desde marzo

En marzo, la Fiscalía Anticorrupción se presentó en el Ayuntamiento para obtener información, datos y documentos que certifiquen posibles practicas irregulares por parte del Ejecutivo municipal, después de que la ex primera teniente de alcalde Marta Camps presentara una denuncia contra Ros por presuntas irregularidades económicas cometidas en el consistorio.

En concreto, Camps había denunciado gastos que consideraba desproporcionados, como unas dietas durante un viaje a Hannover (Alemania) de casi 12.000 euros. La ex número dos de Ros en el Ayuntamiento -que denunció el caso solo tras su cese- llegó a afirmar que su destitución se debía a que no había querido participar de las irregularidades que denuncia, negandose a firmar facturas de gastos que consideraba excesivos.

Ros, por su parte, aseguró entonces que este tipo de gastos eran razonables, y que en el caso concreto de Hannover se correspondía al coste de un estand publicitario y al desplazamiento de las personas que integraban la representación técnica municipal. El alcalde también denunció más tarde a Camps por injurias.