Charest: "Un referéndum da respuesta, pero divide y bloquea; en Quebec, dividió familias, creó tensiones y generó cicatrices"

El ex primer ministro de Quebec, de tendencia federalista, advierte de que a causa de los referéndums secesionistas "bajaron los índices económicos, salieron empresas y hubo una salida de jóvenes" de la provincia canadiense. Charest apuesta por destacar "lo que compartimos" y "las identidades múltiples". Borrell denuncia "las mentiras" y la "intoxicación sistemática y permanente" del nacionalismo catalán, y alerta de que se ha generado "una brecha en la sociedad catalana".

4 min
El ex primer ministro de Quebec Jean Charest, junto a Joaquim Coll (SCC) y Josep Borrell
Redacción
Jueves, 30.04.2015 15:59

El ex primer ministro de Quebec (2003-2012) Jean Charest ha advertido este jueves al secesionismo catalán de que los referéndums independentistas celebrados en esa provincia canadiense en 1980 y en 1995 "tuvieron consecuencias" negativas para el territorio: "Bajaron los índices económicos, salieron empresas y hubo una salida de jóvenes de la región".

"No se pueden ocultar estos datos", ha subrayado, asegurando que no se trata de que "se esté amenazando" sino de cuestiones queo "forman parte de la ecuación".

Charest, ex líder del Partido Liberal de Quebec -de corte federal-, se ha posicionado de esta forma durante un encuentro con el ex presidente del Parlamento Europeo y ex ministro socialista Josep Borrell que ha organizado Sociedad Civil Catalana (SCC), para debatir las consecuencias de la tensión que se vive en territorios con demandas secesionistas.

Las consecuencias de un proceso independentista son "muy graves"

El político canadienese ha insistido en que las consecuencias de un proceso de independencia son "muy graves" y ha avisado de que los referéndums "no son la panacea" ni lo "resuelven todo", pues "exacerban las divisiones y generan cicatrices", y tampoco son "una campaña electoral" en la que "se exageran las diferencias".

"Cuidado con los que creen que un referéndum no tiene problemas", ha reiterado. "Hay muy pocos problemas que se pueden solucionar con un 'sí' o un 'no'. Un referéndum da respuesta, pero divide y bloquea. En Quebec, dividió familias, creó tensiones y generó cicatrices. Aunque pensemos que resuelve problema, a veces exacerba las divisiones", ha añadido.

Los separatistas dijeron que iban a "solucionar todos los problemas"

En todo caso, Charest ha señalado que, en caso de realizarse un referéndum, las "condiciones deben ser muy claras", una lección que aprendieron en el caso escocés. Y, en esa hipótesis, debería presentarse un debate "si excesos".

"En los dos referéndums en Quebec, [los separatistas] cometieron el error de decir que iba a solucionar todos los problemas. Faltaba humildad. Crear un nuevo Estado no son solo transferencias menores, sino que hay que tener en cuenta el aparato del Estado, el ejército, la moneda, la burocracia, la red exterior", ha explicado.

Los independentistas deben explicar las consecuencias de la separación

Charest ha asegurado que sigue "muy de cerca" el debate sobre el independentismo catalán, aunque no ha querido entrar a fondo en un tema interno español.

"La gran pregunta aquí es: ¿existe una voluntad de convivir juntos con España y sus ciudadanos? ¿Qué se podría hacer para que vivieran a gusto?", se ha preguntado. Y ha advertido de que los independentistas son los que tienen la "responsabilidad" de presentar las consecuencias y costes que tendría una separación.

A favor de destacar "lo que compartimos" y de "las identidade múltiples"

Charest ha reivindicado que las sociedades "han de tener en cuenta todo lo que compartimos y no solo destacar las diferencias, que también existen".

Y ha destacado que en el mundo del siglo XXI los jóvenes del Quebec -donde "tenemos dos lenguas y dos culturas"- son partidarios de "las identidades múltiples" y no quieren que se les plantee "la disyuntiva entre ser quebequés o canadiense".

Borrell: las "mentiras" del nacionalismo han creado "una brecha" en Cataluña

Por su parte, Borrell ha indicado que, en el caso catalán, "las mentiras de las formaciones nacionalistas han calado mucho en las conciencias de los ciudadanos" y se ha preguntado: "¿Cómo es posible que, por ejemplo, durante años se haya dicho que los lander alemanes tengan un límite del 4% en la solidaridad entre ellos, y que esté fijada en la Constitución alemana? ¿Nadie lo verificó? También se ha dicho que las balanzas fiscales se publican en todos los países. Otra falsedad".

Borrell ha alertado de que ahora mismo "hay una brecha en la sociedad catalana" y que, en relación a la tensión secesionista, es partidario de que se "valoren las ventajas y los inconvenientes" para que la población esté informada.

"En Cataluña hay una intoxicación sistemática y permanente" del nacionalismo

El ex presidente del Parlamento Europeo ha denunciado "en Cataluña hay una intoxicación sistemática y permanente" y que "el nacionalismo no ha tenido respuesta dialéctica por los que defendemos que formar parte del conjunto es mejor que dividirnos".

Finalmente, ha pedido a la comunidad internacional que se pronuncie con claridad sobre lo que pasaría en caso de una secesión unilateral de Cataluña porque eso sería "decisivo ante los futuros escenarios que podrían plantearse".

Comentar