El abad de Montserrat pide a la 'Moreneta' que "proteja" el 27S

Soler -que defendió el referéndum independentista del 9N promovido por Mas- recuerda que "Montserrat siempre ha procurado estar al lado del pueblo de Cataluña", y asegura que en 2015 lo continuará estando.

2 min
El padre abad de Montserrat, Josep Maria Soler
Redacción
Lunes, 27.04.2015 11:45

El abad de Montserrat, Josep Maria Soler, se ha posicionado este lunes en defensa del plan secesionista del presidente de la Generalidad, Artur Mas, animando a ir a votar el próximo 27S para poder saber quiénes están a favor del "proceso" independentista.

En una entrevista en TV3, Soler ha recordado que la institución que dirige "siempre ha procurado estar al lado del pueblo de Cataluña" y "diversas veces se ha dicho que era importante que los ciudadanos pudiesen manifestar su opinión", en referencia a la consulta independentista del 9N.

Pide a la gente "que se sienta responsable del futuro" de Cataluña

"Creo que es un momento importante. En este sentido, en la vigilia de esta noche, he pedido a la Virgen [de Montserrat], en tanto que patrona de Cataluña, que ayude y proteja este ciclo que ahora empieza de elecciones para que sea lo que más conviene a Cataluña, a todos los ciudadanos", ha añadido.

Y ha insistido en que "hemos de defender que la gente pueda votar y que se sienta responsable del futuro de este país [por Cataluña]". Finalmente, ha reiterado que la Abadía está "al servicio de la Iglesia, de los peregrinos y de Cataluña, en todos los ámbitos".

Soler, baluarte del nacionalismo catalán

En los últimos años, el abad de Montserrat ha sido uno de los baluartes del nacionalismo catalán. En 2009, se posicionó a favor del editorial conjunto de los principales diarios catalanes contra el Tribunal Constitucional. Y en 2011, tras la sentencia sobre el Estatuto, salió en defensa de "la identidad nacional de Cataluña" y reivindicó la "normalización" del catalán.

A principios de 2014, Soler apoyó públicamente el referéndum independentista promovido por Mas, lo que le costó un toque de atención desde el Vaticano.

Comentar