La Generalidad aprueba el proyecto para vender datos sanitarios de pacientes a centros de investigación médica

La iniciativa Visc+ permite que los datos de la sanidad pública acaben en empresas subcontratadas por los centros de investigación, aunque exige mantener el anonimato y la confidencialidad. El proyecto -que fue rechazado por el Parlamento autonómico en octubre- será financiado por la Consejería de Salud.

2 min
El consejero de Salud, Boi Ruiz
Redacción
Miércoles, 1.04.2015 22:47

La Consejería de Salud ha publicado este miércoles en el Diario Oficial de la Generalidad de Cataluña (DOGC) el acuerdo por el que se encarga a la Agencia de Calificación y Evaluación Sanitarias de Cataluña (Aquas) la "anonimización de la información incluida en los ficheros que contienen datos de carácter personal del Departamento de Salud, del Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) y del Instituto Catalán de la Salud (ICS) con datos de salud o centros asistenciales de interés para la investigación y evaluación médicas para su posterior tratamiento, de forma que se mantenga la necesaria protección de los datos de carácter personal".

Este acuerdo forma parte del proyecto Visc+, aprobado el pasado 13 de noviembre de 2014, que abre la posibilidad de vender datos sanitarios de pacientes en manos de la Generalidad a centros de investigación y que estos puedan subcontratar a terceras empresas y entidades para que los gestionen, pese a que el Parlamento autonómico se opuso a esta iniciativa en octubre pasado, ordenando su paralización.

Lo justifican con el objetivo de "mejorar la salud de la población"

El proyecto fue aprobado entonces por el director del Catsalut, Josep Maria Padrosa; el director del ICS, Pere Soley, y el director de Aquas, Josep Maria Argimon, y según recoge este miércoles el DOCG, "facilitará las grandes cantidades de datos que se generan continuamente en el sistema de salud de Cataluña a todos los agentes que intervienen en él o tienen capacidad para mejorar la salud de la población", a través de actuaciones de evaluación y de investigación.

El acuerdo establece algunas salvaguardas, al señalar que "en el caso de que se detecte que se puede reidentificar la información de los afectados como resultado del análisis de una combinación de datos concreta", el centro deberá informar a las autoridades sanitarias para que puedan tomarse las medidas pertinentes.

También especifica que la cesión de información personal a terceros debe contar con el consentimiento previo de los afectados, y hace responsable de la custodia y confidencialidad de los datos al cesionario de los mismos. El Visc+ se financiará "a partir de las transferencias ordinarias que hace la Consejeria a la Aquas".

Comentar