Lo condiciona al apoyo parlamentario de ERC

Mas pone en duda el 27S

"De aquí a septiembre pueden pasar muchas cosas", advierte a ERC el presidente autonómico, que exige a los de Junqueras que cumplan su parte del pacto para celebrar elecciones el 27S y aporten "estabilidad parlamentaria" a CiU.

2 min
Artur Mas y Oriol Junqueras, en el Parlamento autonómico de Cataluña
Redacción
Miércoles, 22.04.2015 16:09

Pese a que en ocasiones se da por hecho que habrá elecciones autonómicas anticipadas el 27 de septiembre, lo cierto es que estas simplemente están anunciadas por el presidente de la Generalidad y de CiU, Artur Mas, para esta fecha, pero él aun no las ha convocado. Y periódicamente desliza serias dudas -y amenazas- al respecto. Como ha hecho de nuevo ahora, al advertir a ERC de que, si los de Junqueras no le mantienen su apoyo parlamentario, podría olvidarse del 27S.

En una entrevista que ofrecerá esta noche en El Punt Avui TV, y según avanza El Periódico, Mas precisa que el acuerdo que alcanzó con el líder de ERC, Oriol Junqueras, para celebrar elecciones el 27S y presentarlas como un plebiscito sobre la independencia también incluye el apoyo de ERC al Gobierno autonómico de CiU. Y suelta una amenaza nada velada cuando advierte de que "de aquí a septiembre pueden pasar muchas cosas".

"Se pierden algunas votaciones"

"Si no cambia nada, yo mantendré lo que se dijo en aquel momento", añade Mas. Que recuerda que el pacto alcanzado con Junqueras "hablaba de estabilidad parlamentaria", y que tiene "alguna queja" de ERC, porque "se pierden algunas votaciones en el Parlamento [autonómico] que van en detrimento de este acuerdo". Un acuerdo, según Mas, "que debería de cumplirse al 100% y en todo momento".

La advertencia de Mas a ERC -que no es la primera desde que anunció el adelanto electoral para el 27S- podría obedecer a diversas razones de fondo. Todas ellas, relacionadas con las malas perspectivas que ofrecen las encuestas a CiU.

En este sentido, ERC parece cada vez menos dispuesta a pagar parte del desgaste electoral de sus teóricos aliados -y a la vez, adversarios- en el Parlamento autonómico. En este sentido, recientemente los de Junqueras han abandonado a CiU a su suerte en diversas votaciones de alto valor simbólico, como la que aprobó -con el voto de ERC contra CiU- una moción que insta al Ejecutivo autonómico a paralizar el polémico proyecto del consorcio sanitario de Lérida.

Comentar