Mas admite que Podemos es un obstáculo "muy negativo" para su plan secesionista

El presidente de la Generalidad señala en una entrevista en 'The Wall Street Journal' que la aparición de Podemos "desdibuja un poco las cosas, o incluso socava el reto básico" independentista, por lo que "es un gran favor a los intereses del Estado español".

2 min
Entrevista a Mas en 'The Wall Street Journal'
Redacción
Miércoles, 1.04.2015 22:11

El presidente de la Generalidad, Artur Mas, ha admitido en una entrevista publicada este miércoles en The Wall Street Journal que el auge de Podemos es un obstáculo para sus planes independentistas.

Según Mas, la aparición de Podemos "desdibuja un poco las cosas, o incluso socava el reto básico; en ese sentido, la aparición de Podemos es un gran favor a los intereses del Estado español".

El dirigente nacionalista ha insistido en que Podemos es una distracción de los principales problemas a los que se enfrenta Cataluña y que es "muy negativo" para el movimiento independentista.

"El problema de fondo no es el eje izquierda-derecha"

"Para Cataluña, el problema de fondo no es el eje izquierda-derecha, sino más bien la relación entre Cataluña y el Estado español", ha señalado Mas.

Y ha añadido: "Dicho de otra manera, ya sea con gobiernos de izquierda o de derecha, necesitamos más energía para Cataluña, más recursos para Cataluña, más capacidad de toma de decisiones, y más protección para nuestra lengua y cultura".

Apela a los tópicos independentistas

Mas ha continuado reivindicando su proyecto rupturista apelando a las manifestaciones independentistas de los últimos años, y ha defendido que una victoria en las elecciones autonómicas del 27S legitimaría su plan y atraería la atención de observadores extranjeros.

También ha asegurado que en sus viajes al extranjero ha encontrado un amplio apoyo al soberanismo catalán, aunque también ha reconocido que se ha topado con "una cierta incomodidad" ante la idea de que Cataluña pudiese convertirse en un Estado independiente.

Finalmente, Mas ha rechazado que su proyecto secesionista ponga en riesgo las inversiones extranjeras en Cataluña y ha denunciado la "violencia verbal y escrita" de algunos tuiteros -unas decenas- contra los catalanes.

Comentar