Dice que AENA no le gusta

Mas-Colell atribuye la quiebra de Spanair a la mala suerte

El consejero de Economía y Conocimiento lamenta que el proyecto no salió según las previsiones porque "la fortuna no acompañó".

2 min
El consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell
Redacción
Sábado, 11.04.2015 09:56

El consejero de Economía y Conocimiento de la Generalidad, Andreu Mas-Colell, ha defendido este viernes que el nuevo Gobierno autonómico apoyara en su momento -y tal como lo había hecho anteriormente el gobierno tripartito de José Montilla-, la inversión en Spanair para mejorar la conectividad del Aeropuerto de Barcelona.

Mas-Colell se ha limitado a lamentar que el proyecto no salió según las previsiones porque "la fortuna no acompañó".

La operación Spanair se centraba en la búsqueda activa de un socio industrial que aportara vuelos intercontinentales al aeropuerto del Prat de Llobregat si bien por diversos factores finalmente no se formalizó la compra del 49% Qatar Airways con la desaparecida aerolínea, que hubiera pasado a llamarse Barcelona Airways de haberse materializado el contrato.

El consejero incluso viajó a Qatar para reunirse con la compañía: "Salí de la reunión convencido de que la opción era seria, no segura, pero sí seria. Qatar Airways nos estaba examinando con mucho, mucho, mucho interés".

Ryanair y Vueling llevaron el caso ante la UE

Según Mas-Colell, a la crisis económica, que se agravó aún más en 2011, se añadió la subida creciente del precio del petróleo y la denuncia que aerolíneas 'low cost', entre ellas Vueling y Ryanair -principales competidoras de Spanair- presentaron ante la UE para que investigara si los cerca de 200 millones de euros públicos que había recibido podían considerarse ayudas de Estado.

El dirigente nacionalista ha proseguido que, ante esta situación, la Generalidad tuvo que tomar la decisión de dejar de invertir: "Las posibilidades se esfumaron a principios de 2012. Tan irresponsable hubiera sido continuar invirtiendo en Spanair a principios de 2012, como no haber continuado haciéndolo a principios de 2011".

No le gusta AENA

Mas-Colell ha sostenido que Aena se comportó con neutralidad en el cese de operaciones de Spanair: "No tengo queja del comportamiento de Aena en aquel momento. No creó más dificultades de las que ya había".

Pese a admitir que la gestión del día a día de Aena es correcta, el consejero ha expresado su rechazo a la existencia de la entidad "No me gusta que haya un Aena". Y entre los motivos que ha alegado para su disconformidad ha dicho que no posibilita la competencia entre los aeropuertos españoles ni la gestión individualizada del aeropuerto barcelonés.

Comentar