Mossos armados hasta los dientes y jóvenes comunistas en Siria

Jóvenes del PCE se alistan con los kurdos para luchar contra el Estado Islámico. Mas se lanza a la piscina con una carta a los embajadores de la UE en la que arremete contra el Gobierno. Kamasutra Katalán.

11 min
Pablo Planas
Lunes, 6.04.2015 10:45

La amenaza es real y nos ha permitido comprobar hasta qué punto están pertrechados los Mossos d'Esquadra. Patrullan por la estación de Sants, por la Sagrada Familia, el puerto y el aeropuerto. El nivel de alarma está al rojo vivo a tenor del calibre de las metralletas que portan los agentes, que rondan ante la admiración de propios y turistas. Van de a tres o más y lucen como armarios roperos dobles. ¿Se habrá enterado Espadaler del despliegue?

La Vanguardia de ayer cifraba el problema en una crónica de Eduardo Martín de Pozuelo: "De los 1.264 centros de culto islámico identificados en España, las fuerzas de seguridad han vinculado con el salafismo a 98 de ellos. Y algo más de la mitad, unos 50, se encuentran ubicados en Catalunya, según datos de los servicios de inteligencia e información de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (FCSE) a los que ha tenido acceso La Vanguardia. Unas cifras que ponen en evidencia que Cataluña aglutina hoy a más del 50% de los centros salafistas desde los que -según las fuentes señaladas- se difunde un mensaje y una interpretación integrista de la religión musulmana que chocaría directamente con los valores y las normas democráticas españolas y el modelo de convivencia propios de la Unión Europea. Una realidad que causa alarma entre los investigadores y plantea cuestiones legales acerca del derecho a la libertad religiosa, por cuanto puede vulnerar preceptos constitucionales, que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado dejan, en todo caso, a criterio de la justicia".

De libertad religiosa escribe hoy en el Abc Isabel San Sebastián un artículo que pone el foco en las últimas matanzas: "Los están exterminando. Las huestes feroces del Califato, ya sea en su versión Estado Islámico, ya en las africanas Al Shabab o Boko Haram, están masacrando a los cristianos exclusivamente en función de su religión, sin distinción de edad, sexo, estado civil, condición social o actividad profesional, lo que significa que están llevando a cabo un genocidio, en el sentido literal de la palabra. Y a nadie parece importarle demasiado. Pero menos que a nadie, a los musulmanes cuyo dios es invocado como suprema razón para hacer correr esa sangre."

Continúa San Sebastián:

"El penúltimo acto de esta brutalidad, que amenaza con borrar cualquier presencia cristiana del universo que reza mirando a La Meca, se ha perpetrado en una universidad keniata, donde 148 estudiantes han sido pasados por las armas sin piedad, mientras sus hermanos occidentales celebraban la Semana Santa. Habrá otras degollinas y el mundo seguirá callando o musitando vagas palabras de repulsa inútil, como ocurrió cuando hace unas semanas veintiún egipcios coptos fueron secuestrados en Libia por matarifes del Estado Islámico con el fin de ser sacrificados ante las cámaras, en un acto alevoso que da cuenta de su insondable perversión. O cuando las mismas hordas brutales, vestidas con ropajes distintos, atacaron e incendiaron dos iglesias en Pakistán, con un saldo de catorce muertos y decenas de heridos. O ante la tortura y decapitación sistemática de niños, mujeres y ancianos inermes en Irak y Siria, donde la furia de estos guerreros de la media luna encuentra un terreno abonado para su siembra de terror. Son tantos los ejemplos, tan elevada la cifra de víctimas, que resulta imposible hacer un recuento exhaustivo. Van cayendo hombre a hombre, familia a familia, comunidad a comunidad, sin otro estigma que su credo, bajo el empuje bestial de unos fanáticos decididos a «limpiar» su territorio de «politeístas», como llamaban a los seguidores de Cristo los yihadistas que en el siglo octavo tardaron apenas dos años en llegar desde Gibraltar hasta Covadonga con tácticas idénticas a las de hoy".

Y se pregunta la periodista: "¿Dónde están los fieles seguidores de Alá que dicen rechazar esta barbarie? ¿Por qué no levantan la voz y se manifiestan en las calles? ¿A qué esperan sus líderes religiosos para condenar sin paliativos estas prácticas brutales en cada oración de cada mezquita cada viernes de cada mes?".

Lo único que se puede añadir a la lúcida mirada de San Sebastián son detalles de color como el que aporta El País en torno a la belicosidad de los comunistas íberos, que tan pronto se infiltran en Ucrania como plantan la tricolor en cualquier enclave del Califato. Lo cuenta en dicho diario Andrés Mourenza: "La guerra en Siria e Irak ha atraído a miles de combatientes extranjeros -europeos en un número significativo- pero la brutalidad del Estado Islámico (EI) está galvanizando un cierto apoyo foráneo en torno a los grupos que luchan contra él, especialmente los kurdos. Quienes combaten al yihadismo han comenzado asimismo a recibir voluntarios del exterior -también españoles- si bien en un flujo mucho menor que el que ha engrosado las filas de la organización yihadista dirigida por Abu Bakr al Bagdadi".

Sigue Mourenza: "El grupo de brigadistas españoles -perteneciente a Reconstrucción Comunista, una escisión de las juventudes del Partido Comunista de España- llegó a Siria a inicios de año e, integrado en un batallón compuesto por miembros de distintas nacionalidades, estableció su base en Serekaniye (Ras al Ayn, en árabe), una ciudad controlada por las Unidades de Protección Popular (YPG), la milicia kurda que ha expulsado al EI de varios cantones de Siria y se opone tanto al califato como al régimen de Bachar al Asad. Los brigadistas españoles aseguran que allí recibieron entrenamiento militar y, durante unos días, fueron enviados a luchar al frente, un punto corroborado a este diario por fuentes de la inteligencia turca y un periodista local. 'Salvo algunos camaradas de nuestra organización, nadie sabía que veníamos. Pero hay veces que hay que dejar a un lado tu propia felicidad e incluso la felicidad de la gente que más te importa', asegura uno de los voluntarios españoles, que se hace llamar Paco Arcadio, en una de las varias entrevistas telefónicas mantenidas con este diario durante las últimas semanas. El combatiente declina confirmar cuántos integran la 'delegación' española por 'razones de seguridad' y sólo reconoce la presencia de dos personas, aunque la fuente de inteligencia mencionada cree que el número es mayor".

¿Las juventudes del PCE? Ver para creer. Más delirios. Juan José Mateo, en el mismo periódico, firma una pieza sobre Podemos que provoca un sudor frío en el espinazo. La Complutense es el tren de Lenin, la degeneración total y sin paliativos de la universidad española, el frente del 36, un Poltergeist que parece una broma del profesor Molotov. Escribe Mateo: "La Facultad de Políticas de la Universidad Complutense es el laboratorio en el que los dirigentes de Podemos han desarrollado sus políticas e ideas de partido. Es un microcosmos con sus propias normas, donde una minoría muy politizada se impone al resto en un régimen aparentemente asambleario. En la facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Complutense, en Madrid, se ha abucheado a Rosa Díez, portavoz de UPyD, o a Josep Piqué, exministro del PP, y se ha ovacionado a Hugo Chávez, presidente de Venezuela, o a Cao de Benos, el delegado especial de Corea del Norte".

Prosigue el autor:

"En la cuna de Podemos, las paredes protestan contra los poderes establecidos y el sistema político nacido de la Transición. 'Contra toda autoridad', se lee en una pintada. '40 años de dictadura más 35 de propina', en otra. '#Castaeverywhere', se repite en pasillos y poyetes. Entre esos muros llenos de grafitis, Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero, Carolina Bescansa e Íñigo Errejón dieron forma a las teorías que se examinarán en la práctica tras las elecciones autonómicas y municipales de mayo, y que en Andalucía ya han provocado que el partido se divida en dos: hay un Podemos para ganar y un Podemos para protestar, según describen sus dirigentes. La gestión de los pactos postelectorales con el PSOE ha desatado un pulso soterrado entre Teresa Rodríguez, que encabeza la lista de 15 diputados andaluces y defiende su autonomía en las negociaciones, e Iglesias, el secretario general, que en su despacho de la facultad diseñó el proyecto de Podemos sobre la base de un férreo control central en el que se toman las decisiones estratégicas. Si sirven de precedente las fricciones previas entre el propio Iglesias y Pablo Echenique, candidato por Aragón y crítico con la dirección, es improbable que este sea un caso aislado. Tras las elecciones de mayo Podemos dejará entonces de tener una sola voz, la del núcleo duro de Iglesias. Eso pondrá a prueba los cimientos asentados por el fundador en la facultad de Ciencias Políticas del campus de Somosaguas (Pozuelo de Alarcón, Madrid)".

¿El fundador?. De fundadores en España ha habido dos, el coñá y José Antonio, de modo que no le hará gracia ninguna que le atribuyan ese remoquete al 'profesor Bacterio', según le llaman los alumnos disidentes.

La marcianada catalana consiste en dos asuntos definitorios. El primero es que el tío de la vara de Jordi Cabré, o sea el alcalde Trias, se ha gastado diez mil euros de nuestro bolsillo en patrocinar un libro que revela que el Kamasutra era catalán, como Colón. Se trata de una denuncia del líder popular en Barcelona, Alberto Fernández, que recoge La Razón de puño y tecla de Marcos Pardeiro. El Kamasutra catalán y las mil y una noches, de un tal Armand de Cardar que se hizo pasar por Abu Abd-Allah Muhammad el-Gahshigar. En cambio, de Alí Bey, ni pío, como si sólo fuera el nombre de una tienda de alfombras en el Paseo de San Juan.

El segundo tema es la nueva campaña mundial de Napoleón Mas. Según la versión de La Vanguardia: "El Gobierno de la Generalitat ha lanzado una nueva campaña internacional para promocionar sus posiciones soberanistas y ahondar en sus críticas al Ejecutivo de Mariano Rajoy. Esta semana la Generalitat enviará a gobiernos y embajadas de la Unión Europea un informe elaborado por el Consell Assesor per la Transició Nacional (CATN) que defiende que las elecciones catalanas del 27 de septiembre son la única forma para consultar a los ciudadanos sobre la independencia de Catalunya. El documento sostiene que el proceso soberanista se ha 'realizado de manera pacífica, democrática, garantizando escrupulosamente los derechos fundamentales de las personas e incluso ampliando los derechos de participación de algunos colectivos'. Además, defiende que en todo momento el bloque soberanista ha buscado el diálogo con el Gobierno central, sobre el que no escatima críticas y reproches. Así el documento, de 53 páginas, afirma que el 'Estado ha negado de manera explícita la posibilidad de negociación; no ha dado ninguna oportunidad para hablar de ello'".

Qué majo Mas, y qué leal y tal. Un tocho a los embajadores de la UE ciscándose en el Gobierno que sufraga sus delirios. Como si el que se hubiera llevado el premio ciudadano europeo de la misma UE fuera él y no Sociedad Civil Catalana por advertir del abismo al que alegremente se dirige (nos dirige) este hombre, el president, mientras enfrenta, divide y empreña a todo el mundo por igual.

Han fallecido dos de los tres espeleólogos españoles abandonados en Marruecos.

6 de abril, Lunes de Pascua. Santoral de La Vanguardia: "Prudencio, Marcelino, Guillermo, Amando, Máximo, Macario, Pedro de Verona".