Ni con el clan Pujol

Felip Puig considera que "la herencia política de Pujol continúa inmaculada"

El consejero de Empresa y Empleo niega haber tenido negocios con sus hermanos imputados ni con los Pujol. Se cree la versión del ex presidente autonómico sobre el origen de su fortuna familiar, aunque admite que solo pone la mano en el fuego "por mí, por mi madre y por mis hijas".

3 min
El consejero de Empresa y Empleo, Felip Puig, en su comparecencia en la 'comisión Pujol', al lado del presidente de la misma, el diputado de la CUP David Fernández
Redacción
Martes, 7.04.2015 20:13

El consejero de Empresa y Empleo de la Generalidad, Felip Puig, uno de los hombres fuertes tradicionales en CDC ya desde la última época del pujolismo, ha negado todas las acusaciones periodísticas que lo relacionan con miembros imputados por presuntos delitos de corrupción de la familia Pujol y de la suya propia.

Puig, en comparecencia este martes en la 'Comisión de investigación sobre el fraude y la evasión fiscales y las prácticas de corrupción', más conocida como 'comisión Pujol', ha asegurado que la única empresa que ha tenido es de antes de su entrada en política, en 1988, y que no ha compartido empresas ni con el hijo mayor de Pujol, Jordi Pujol Ferrusola, ni con el resto de hijos del ex presidente autonómico, y ni siquiera con sus hermanos, dos de los cuales están imputados por presunto blanqueo de capitales.

"No he tenido nunca negocios con Jordi Pujol Ferrusola, ni con ninguno de sus hermanos, ni tampoco con los míos", ha asegurado tajantemente Puig, en la comisión del Parlamento autonómico. Además del parentesco que le une a sus hermanos Oriol y Jordi, el consejero mantiene una amistad personal con Jordi Pujol Ferrusola desde la infancia.

Puig ha esgrimido que "nunca ha habido ninguna instrucción judicial" en relación a las acusaciones periodísticas de corrupción que ha recibido. "Nunca he sido llamado a declarar ni como testigo ni como imputado", ha argumentado, en su defensa.

Asegura que nunca ha "ayudado" a Pujol Jr.

A preguntas de los diputados sobre el primogénito de Pujol, Puig ha asegurado que nunca le ha "ayudado" económicamente. Y ha añadido que siempre ha separado "muy claramente" la esfera privada de la pública. Aludiendo a adjudicaciones desde la Generalidad, ha explicado que él nunca ha tomado decisiones en base a "criterios personales", sino a partir de criterios técnicos en procesos abiertos.

En este sentido, y sobre los contratos de miembros del clan Pujol con la Generalidad, ha expresado que cualquier persona debe poder contratar con la administración, "siempre que se den condiciones de igualdad de acceso y transparencia objetiva".

En defensa de Jordi Pujol

Además de defenderse a sí mismo, Puig también ha roto una lanza a favor del ex presidente Jordi Pujol y su familia. Ha explicado que quedó "consternado" cuando Pujol confesó haber mantenido una cantidad millonaria oculta a Hacienda en el extranjero durante más de tres décadas. Pero ha añadido que se cree la versión dada por los Pujol de que ese dinero proviene de una herencia familiar -es decir, que no proviene de comisiones cobradas por adjudicaciones de la Generalidad, como sostienen algunas acusaciones periodísticas-.

Hecha esta defensa de la familia Pujol, no obstante, Puig ha declinado mojarse en exceso. "La mano en el fuego solo la pongo por mí, por mi madre y por mis hijas", ha precisado. Añadiendo que modificará sus convicciones sobre la versión de la herencia los Pujol "si la justicia demuestra" que esta no es cierta. Pero, en todo caso, ha dejado claro que, en su opinión, "la herencia política [de Jordi Pujol] continúa inmaculada".

Comentar