Revista de prensa

Pena de portada para Rato, con pasta en Suiza y Suazilandia

La justicia es igual para todos, susurra el Gobierno, que acaba de abrir la campaña de la renta con el Messi de las finanzas detenido. La carta de Tarradellas y el origen del proceso. Cristianos por la borda.

10 min
Pablo Planas
Viernes, 17.04.2015 11:13

Se atribuye a Pío Cabanillas la frase "al suelo, que vienen los nuestros". Mientras la familia Pujol disfruta de un trato Vip, salvo Oleguer, a quien el juez Pedraz mandó arrestar para que no molestaran durante el registro de su humilde morada, todos los demás han gozado sin interrpución de libertad de movimientos. A Rodrigo Rato, en cambio lo pasean por las televiones y las portadas con un agente de Aduanas protegiéndole la closca al ser introducido en un vehículo policial sin pegatinas.

Se ha liado parda. El ex vicepresidente del Gobierno con Aznar, presidente del Fondo Monetario Internacional (con rango de jefe de Estado) y ex mandarín de Bankia dispone o disponía de un entramado societario digno de Onassis, con empresas hasta en Sualizandia, que está entre Sudáfrica y Mozambique. El pequeño reino es noticia cuando su orondo monarca elige a las cien vírgenes del año, que al parecer yacen gozosas creyéndose princesas por un día.

Echarle un ojo a las cuentas de Rato debe ser como pasar la tarde con Pujol Júnior, que fue presidente del club de los grandes viajeros en los tiempos en los que combinaba los negocios en Gabón y en Panamá.

Escarmiento o escándalo, Rato rubrica la tesis de que en España o se está arriba o en la lona, a expensas de una justicia implacable en las formas pero que hace aguas en el trámite de los sumarios. Sabía que iban a por él y lo han encontrado. En El Mundo firman la nota Carlos Segovia y Fernando Lázaro: "El ex presidente de Bankia, ex vicepresidente del Gobierno y ex presidente del Fondo Monetario Internacional, Rodrigo Rato, es sospechoso de intentar alzar bienes y evitar embargos por su responsabilidad en el escándalo de Bankia mediante un complejo entramado societario en diversos países, incluidos paraísos fiscales. En las empresas bajo investigación figuran como titulares miembros de su familia, incluidos los hijos fruto de su matrimonio con su ex esposa María Ángeles Alarcó, actual presidenta de la empresa pública Paradores. También se analizan empresas vinculadas a su hermana Ángeles y una sobrina, según fuentes jurídicas consultadas por El Mundo".

Continúa la crónica: "Rato quedó anoche en libertad por orden del juez de Instrucción número 35 de Madrid tras haber concluido los registros realizados por los agentes de Aduanas y de la Agencia Tributaria en el domicilio y despacho del ex banquero. "Tengo confianza en la Justicia y he colaborado activamente con ellos. Estoy en mi casa, con mi familia y en libertad", ha asegurado el ex ministro de Economía en declaraciones a Efe nada más recuperarla pasada la medianoche, cuando han concluido los registros, que se han prolongado durante algo más de siete horas. Según fuentes del Ministerio Público, la Fiscalía de Madrid, que es la que ha presentado la denuncia contra Rato, no ha pedido que se mantuviera la detención ya que tras los registros no existe riesgo de que el ex mandatario popular pueda destruir pruebas".

La clase de geografía completa el panorama informativo en El Mundo: "La entrada en las propiedades de Rato eran consecuencia de la denuncia que en la mañana de este jueves interpuso contra él y otras personas aún no identificadas la Fiscalía de Madrid, que inició una investigación hace varios días a instancias de la Agencia Tributria por posibles delitos de fraude, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes y que permanece secreta. La denuncia cuenta con más de 80 páginas y detalla propiedades vinculadas a Rato en paraísos fiscales, incluidos Gibraltar y Suazilandia, en contra de la versión facilitada por el ex ministro en la víspera sobre que no tenía ni había tenido sociedades en territorios opacos. En la denuncia también figuran sociedades vinculadas a Rato en Holanda, Reino Unido, Estados Unidos y República Dominicana".

Más contenidos se muestran en El País María Fabra y José Precedo, que arracan así su texto: "Rodrigo Rato, exvicepresidente económico del Gobierno y ex director gerente del FMI, quedó esta madrugada en libertad tras estar unas horas detenido por agentes de Vigilancia Aduanera, que registraron buena parte de la tarde y toda la noche su domicilio y su despacho profesional en Madrid. La operación responde a una investigación por blanqueo, fraude fiscal y alzamiento de bienes. El arresto inicial y los registros, ordenados por el juez Enrique de la Hoz a petición de la fiscalía, que solicitó su puesta en libertad cuando acabasen ambas inspecciones, derivan de supuestos desfases patrimoniales de Rato descubiertos por Hacienda después de que el exministro del PP se acogiera a la amnistía fiscal en 2012. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, afirmó que el registro “demuestra que la ley es igual para todos”".

Y que no hay pan para tanto chorizo, ministro. La justicia no es ciega. Tiene los ojos vendados, que es otra cosa. De vuelta a El Mundo, Federico Jiménez Losantos barrunta posibles derivadas en un país en el que "impossible is nothing" y refutá Catalá: "Aunque Montoro quiera colgarse la medalla (quizás barruntando que el banco de datos de Equipo Económico/Montoro y Asociados puede hacer de su cabeza el próximo huésped del cesto de la guillotina), la operación mediática fiscal contra Rato tiene la marca de Luis de Guindos, consejero de la CAM y ahora perseguidor de Bankia) y el aval público de Soraya, cuya Mano en el Congreso, Luis Ayllón se acercó ayer a los periodistas del Congreso sólo dos minutos después de que empezara la grotesca operación de asalto a la casa del que fuera ministro, director del FMI, presidente de Bankia y reo de haber competido con Rajoy por la herencia de Aznar. Dijo Ayllón que al Gobierno no le temblará la mano y tal y tal. Asegura Montoro que todos somos iguales ante la ley, y tal. ¿Cómo dudarlo? He ahí el caso Borbón Urdangarin, en el que Hacienda admite como desgravables facturas que reputa falsas y además son de otro ejercicio. O el caso de los Pujol, que empezó a investigar Montoro en el 2000 y a los que no encontró nada, pese a que llevaban trincando desde 1980. Lo cegaría el pacto con CiU, que el Fouché fiscal sigue honrando entregando cada año a Mas la mitad del FLA. Todos somos iguales, por supuesto. Pero a Marnie de Borbón y su virtuoso cónyuge seguimos pagándoles la residencia en Ginebra, el esquí en Aspen y las vacaciones en la Toscana. Y Montoro defiende una y otra vez su inocencia en las Cortes, donde insulta a los «creadores de opinión» y políticos de oposición que van quedando, que son pocos".

Rato, otro expediente del tipo todos lo sabían y era más que previsible. En el cesto hay más manzanas podridas y falta perspectiva. No hace ni un año que Juan Carlos se bajó del pedestal y ya no hay vacas sagradas en España. Atiendan bien de qué presumen los políticos que presumen, que es por donde acabarán pillados.

Periodismo auténtico. Hace 34 años, Tarradellas envió una carta a La Vanguardia que decía: "Así hemos podido leer en ciertas declaraciones que España nos persigue, que nos boicotea, que nos recorta el Estatuto, que nos desprecia, que se deja llevar por antipatías hacia nosotros, que les sabe mal y se arrepienten de haber reconocido nuestros derechos e incluso, hace unos días llegaron a afirmar que toda la campaña anticatalanista que se realiza va encaminada a expulsarlos de la vida política. Es decir, según ellos, se hace una política contra Cataluña, olvidando que fueron ellos los que para ocultar su incapacidad política y la falta de ambición por hacer las cosas bien, hace ya diez meses que empezaron una acción que solamente nos podía llevar a la situación en que ahora nos hallamos".

No lo cuenta La Vanguardia, sino el director de CRÓNICA GLOBAL, Alejandro Tercero, en una pieza para la reflexión.

Internacional. Más martirios. Antes echaban cristianos a los leones. Ahora se arrojan al mar. Eusebio Val, en La Vanguardia, lo cuenta: "En las hacinadas pateras, entre los desesperados que intentan huir hacia Europa, también se mata por la fe. Un hecho sin precedentes salió ayer a la luz en Italia: 12 africanos cristianos que viajaban en una lancha neumática fueron arrojados al mar por otros pasajeros de credo musulmán.La única duda, secundaria, es si todos fallecieron ahogados o alguno estaba ya muerto o malherido al ser lanzado por la borda".

Sigue la crónica: "Los policías que tomaron declaración a los supervivientes, llegados a Palermo (Sicilia) anteayer en el buque mercante Ellensborg, que los había rescatado, quedaron estupefactos. Incluso en una tierra tan golpeada por la mafia causó impresión la crueldad del relato, desgranado entre sollozos. En el comunicado de la comisaría central de Palermo se lee que los testigos sobrevivieron “ no a un hundimiento provocado por las adversas condiciones meteorológicas o la ineficiente embarcación, sino generado por el odio humano”. Quedaron detenidos 15 individuos naturales de Mali, Costa de Marfil y Senegal como los presuntos autores del ataque. Se les acusa de “ homicidio múltiple, con el agravante de odio religioso”. La lancha había partido el pasado día 14 de Libia, con algo más de cien pasajeros a bordo. Durante la travesía, los nigerianos y ghaneses comenzaron a sufrir ya el hostigamiento y las amenazas de muerte de otros viajeros. La razón del resentimiento era el credo religioso; cristiano el de las víctimas, musulmán el de los agresores. Luego la situación se agravó y de la amenaza se pasó a los hechos. Según el comunicado policial, quienes sobrevivieron lo hicieron al agruparse y resistir unidos, formando una cadena humana para evitar caer al mar".

17 de abril. Santoral de La Vanguardia: "Pedro, Esteban, Pablo, Elías, Isidoro, Roberto, Fortunato, Inocencio, Catalina, Aniceto"

Santoral íntegro del Abc: "Santos Roberto de Molesmes, Aniceto, Elías, Isidoro, Inocencio de Tortona, Pantagato y Ustazades. Roberto, abad en Molesmes (Francia), quien ante su deseo de una vida monástica más sencilla y estricta, fundó el monasterio de Císter, que rigió como primer abad".

Comentar