Para sus negocios

Pujol Jr. estudió 'comprar' el cargo de cónsul de Gabón

El titular del cargo pensaba "venderlo" por 17 millones de las antiguas pesetas. Pujol Ferrusola proyectaba múltiples negocios en el país africano, entre los cuales la concesión del servicio de compra de medicamentos.

2 min
Jordi Pujol Ferrusola, a la salida de la Audiencia Nacional, en una imagen de archivo
Redacción
Martes, 28.04.2015 14:35

Nueva e insólita revelación acerca de los múltiples negocios de Jordi Pujol Ferrusola, hijo mayor del ex presidente de la Generalidad Jordi Pujol e imputado -como lo están su padre, su madre y cinco de sus seis hermanos-, por presuntos fraude fiscal y blanqueo de capitales. Según informa este martes La Razón, Pujol Ferrusola se planteó la posibilidad de comprar el cargo de cónsul de Gabón en Barcelona, para facilitar sus proyectos de negocios en el país africano, que pasaban por obtener concesiones de las autoridades gabonesas.

Según esta información, Pujol Ferrusola planteó la posibilidad de "comprar" el cargo de cónsul en un correo enviado en 2001 a uno de sus contactos en el país afriocano, el andorrano Josep Duro.

"En relación al cónsul de Gabón en Barcelona, te informo que tiene la intencionalidad de 'vender' el título o cargo por la cifra de 17 millones de pesetas. Plantea un adelanto a fondo perdido de cinco millones para hacer "gestiones" y pasar la cartera de asuntos al posible interesado", escribió Pujol Ferrusola, según esta información. "Creemos que tendrías que comentarle a tu primo el tema mencionado. ¿Vale la pena pensar en tener el cargo?", añade el primogénito de Pujol.

Siempre según esta información, en posteriores correos de Pujol Ferrusola analizados por la policía no se vuelve a mencionar la posible "compra" del cargo. Aunque sí se detallan proyectos de operaciones en Gabón. De gran envergadura.

Comisión del 18%

Así, además de unos trabajos de electrificación que sí llegó a realizar -con una comisión del 18%, según explicó al Juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz-, Pujol Ferrusola se ofreció para "construcción de hospitales, electrificación rural, plantas depuradoras, equipamientos industriales, plantas de producción de pinturas y detergentes industriales o laboratorios farmacéuticos".

Para uno de estos proyectos, la privatización del servicio de compra de medicamentos en el país africano, a través de la empresa Ibadefarma, Pujol Ferrusola habría escrito a su socio andorrano dejando claro que el proceso de adjudicación debía estar ya 'arreglado' desde un principio.

"Debes garantizarnos que podemos ser nosotros lo que hagamos y redactemos el pliego de condiciones del concurso", le escribió, según La Razón. "Proceso de licitación abierto y preparado según nuestras condiciones o proceso cerrado de adjudicación directa a Ibadefarma", insistió posteriormente.

Comentar