Revista de prensa

Rajoy, entre el conde de Romanones y Estanislao Figueras

Pugna en el Partido Popular para encontrar al culpable de derrota andaluza, en El País. Las "líneas rojas" de Unió, en La Vanguardia. Joaquim Coll vapulea a los "herederos" de la Barcelona olímpica, en El Periódico.

8 min
Pablo Planas
Martes, 7.04.2015 11:00

El tiempo vuela, el paro baja y Rajoy calma las turbulentas aguas del estanque dorado. Señores, un poco de templanza. "Estoy hasta los cojones de todos nosotros", dijo Estanilao Figueras y Moragas, presidente de la Primera República dos segundos antes de tomar el tren rumbo a París. A Mariano, en cambio, le va más lo de Romanones y la tropa, el lamento desencantado de quien ve más allá, más lejos y mejor que sus peones de brega.

Como ya llegó la primavera, el que no se agache es candidato a que le vuelen el sombrero. Carlos Floriano juega con su bolígrafo mientras Cospedal y Soraya templan gaitas y afinan pianos. Duelo al sol en el "no man's land" en el centro derecha con las encuestas calientes. Se frena Podemos y avanza Ciudadanos. Rajoy no hará cambios (apreciables) hasta después del 24 de mayo. Se aferra el presidente del Gobierno al timón de la economía con el viento de cola tras años de remar contra la corriente. En el camarote, barones y lideresas deliberan sobre si el gato es blanco o negro.

En el año de la cabra todo aboca a los pactos o a la ingobernabilidad, futuro que prefigura la encuesta de El Mundo con una Barcelona en manos de Ada Colau. Victor Mondelo emplata el sondeo en el periódico de García Abadillo: "La capital catalana va camino de convertirse en una ciudad ingobernable. Ni el actual alcalde, Xavier Trias, ni su principal adversaria, Ada Colau, conseguirían el respaldo suficiente para construir un Ejecutivo viable. Hoy se produciría un empate técnico en cabeza entre CiU y Barcelona en Comú".

Continúa: "Si los comicios se celebrasen hoy, tanto la plataforma electoral liderada por la ex activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) -en la que se integran Podemos e ICV- como Convergència i Unió obtendrían únicamente 10 concejales, muy lejos de los 21 que marcan la mayoría absoluta en el Consistorio de la capital catalana. La fragmentación y la mínima diferencia entre los partidos que concurrirán a los comicios impediría un Gobierno en minoría, como el que Trias ha dirigido los últimos cuatro años con sólo 14 concejales, y obligaría a una alianza a tres bandas para alcanzar ese umbral de la mayoría absoluta".

Minuto, resultado y autoría: "La encuesta de Sigma Dos para El Mundo dibuja una igualdad extrema entre Barcelona en Comú y CiU, con una ligera ventaja para Colau, que se impondría con el 22,3% de los votos frente al 21,4% de Trias. Pero la sensación en las municipales del 24 de mayo sería Ciutadans que, tras fracasar en sus dos anteriores tentativas, irrumpiría como tercera fuerza, con más del 14% de los sufragios y la posibilidad de alcanzar los siete concejales. La formación presidida por Albert Rivera superaría al PSC y ERC, que ocuparían la cuarta y quinta plaza, respectivamente, con un máximo de seis ediles, y relegaría al último lugar al PP, que se quedaría en cuatro concejales. Socialistas y populares sufrirían un notable descalabro, con la pérdida de más de la mitad de sus representantes -cinco en el caso del PP y hasta seis en el del PSC-, mientras que ERC mejoraría -partía de dos concejales- pero no lograría un repunte suficiente para hacer posible un Gobierno independentista en Barcelona con CiU".

En política, hoy es pasado, por lo que Colau puede ir ya siete cabezas por delante del tío de la vara de Jordi Cabré. En La Sexta, por ejemplo, ya es la alcaldesa y dice que se bajará el sueldo a los 2.200 euros, netos según matiza. Puro narcisismo. De los barceloneses no habla. En La Razón, en cambio, Colau da tanto yuyu como Pablo Iglesias y Juan Carlos Monedero (¿dónde está Monedero, por cierto?). Será lo habitual, pero no se entiende como en una misma empresa se pueden combinar dos líneas editoriales y no estar loco como en el bolero. El vil metal no es una explicación convincente de este curioso fenómeno. En el PP, seguramente, preferirían que sus candidatos fueran vapuleados por el periódico y ensalzados por Wyoming en la tele, pero con esos bueyes hay que arar. O sin bueyes.

La penúltima hora en Génova tiene paralizado a El País, atento a las maniobras de pliegue y repliegue de los populares. Escribe Javier Casqueiro: "En la junta directiva nacional del PP que presidirá hoy, Mariano Rajoy pronunciará un discurso en el que apelará a la unidad y el trabajo común para tratar de acabar con la crisis en la cúpula del partido tras la derrota en las elecciones de Andalucía. Sin embargo, la inédita guerra pública entre los máximos dirigentes del partido en Castilla-La Mancha y Andalucía solo quedará postergada hasta conocer el resultado de las elecciones municipales y autonómicas del 24 de mayo y, muy particularmente, hasta saber si la actual secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, reedita su éxito de hace cuatro años, cuando arrebató al PSOE el Gobierno de Castilla-La Mancha. En el equipo de Cospedal admiten que ha sido muy cuestionada desde que fue elegida secretaria general, primero por su particular gestión del caso Bárcenas y luego por compatibilizar esa función con la presidencia regional. “Si gana por segunda vez una comunidad socialista y se pierden Valencia y Madrid, saldrá fortalecida y otros tendrán que dar explicaciones”, dice un dirigente afín".

Lo normal en esos casos, que el que pierde paga. O no, porque no sería la primera vez que en los partidos se premia a los derrotados y a los gafes. Está en el ADN del PP, del PSOE y del Partido Pirata. En clave doméstica, el botón de la autodestrucción es el juguete preferido en CiU, excoalición, federación y a un paso de convertirse en una fundación o momia, como el PSUC, el POUM y la CNT-FAI.

En La Vanguardia le toca a Josep Gisbert informar sobre las líneas rojas de Unió y el riesgo máximo de estallido de la olla: "UDC lleva tiempo defendiendo que los catalanes decidan sobre su futuro en una consulta, pero pone como condición para celebrarla y darle validez que sea acordada con el Gobierno español. Esta es, de hecho, una de las líneas rojas que no traspasará el partido de Josep Antoni Duran Lleida en la hoja de ruta para dar salida al proceso soberanista que someterá a votación de la militancia el próximo 14 de junio y en la que ya ha empezado a trabajar el secretario general, Ramon Espadaler. Las otras líneas rojas de la hoja de ruta propia de UDC serán la declaración unilateral de independencia, que descarta por completo, y la salida de Cataluña de la Unión Europea (UE), que no prevé bajo ningún concepto. Son los límites que, en realidad, la formación democristiana mantiene desde el inicio del proceso soberanista después de la primera manifestación independentista del 2012 y que periódicamente pone sobre la mesa en función de la evolución de los acontecimientos".

Joaquim Coll dedica su artículo de El Periódico a la actualidad local, un análisis sobre las apropiaciones indebidas y las expectativas infundadas: "La 'Carta a los 'nuevos' maragallistas' (02/04/2015, El Periódico) ha sido una de las pequeñas sorpresas de esta semana. Dirigida a Oriol Junqueras, Alfred Bosch y Juanjo Puigcorbé, es un elegante varapalo por su exquisitez y frescura. El tono desenfadado no le resta un ápice de contundencia contra los que intentan apropiarse de la herencia de Pasqual Maragall como alcalde, que ya no es de nadie, sino un poco de todos. Pero 'en ningún caso pueden unos recién llegados con esteladas', dice el texto, reclamarse sucesores de esa tradición, que además fue enemiga del nacionalismo. Si acaso lo serían otras personas como esa media docena de exconcejales socialistas (Enric Truñó, Carme San Miguel o Francisco Narváez, por citar solo tres nombres) que firman la carta".

Continúa Coll: "Porque digámoslo claro: la aportación de ERC a la construcción de la Barcelona moderna ha sido nula. Jordi Portabella, tanto en tiempos de Joan Clos como con Jordi Hereu, apenas logró apuntar alguna idea de calado, aunque supo cobrar muy caro su apoyo. Tampoco ahora el alcaldable Bosch se presenta para ganar, sino para apuntalar a Xavier Trias y garantizarque 'a uno y otro lado de la plaza de Sant Jaume mande la misma gente', ha aclarado el juez Vidal, que cierra la lista republicana. Tras las elecciones, ya veremos si Bosch se queda como concejal o prefiere seguir de portavoz en Madrid".

7 de abril, santoral del Abc: "Santos Juan Bautista de La Salle, Afraates, Aiberto, Caliopio, Enrique Walpole, Germán José de Colonia, Hegesipo".