TV3 y el adoctrinamiento

8 min
Jueves, 2.04.2015 10:07

¿Qué es un hombre rebelde? Un hombre que dice no. Pero si niega, no renuncia: es también un hombre que dice sí, desde su primer movimiento" Albert Camus

No creo exagerar si afirmo que la "derrota del pensamiento" -y de la sensibilidad- en la autonomía catalana se debe a sus "miedos de incomunicación", perdón, a sus medios de comunicación, y, ya se sabe, "el miedo es el masaje", perdón de nuevo, el "medio es el mensaje". Si no fuera por "la seva", toda esta ignominia y cháchara que han convenido en llamar el "proceso" (cuyos "resultados" siempre son un fracaso exitoso) no hubiera sucedido jamás. Pues es por la ausencia, en este oasis mediterráneo, de los principios democráticos elementales de la libertad de expresión y el pluralismo político, la neutralidad institucional y el respeto a las leyes civiles, por lo que estamos "inmersos" lingüística y políticamente en este estercolero social en el que los "encuestólogos", "opinólogos" y demás indigentes mentales sólo hacen que vomitar bilis y sacar espuma por sus bocas de "periodistas comprometidos"...con el Poder. Al fin y al cabo, la democracia actual, redistribuida por la clase política catalanista, es algo tan líquido que ya casi se evapora. No hay, en sus medios de comunicación "públicos", atisbo de alternativas, de disentimiento, de crítica, de duda...todo eso ha volado por los aires a través de las hipnóticas imágenes del fervor de su masa, el tono condescendiente de presentadores ególatras o la sutil arrogancia de personajes "sin oficio ni beneficio" llevados a la primera fila. Sólo queda el deseo de repetir "editoriales conjuntas", de mostrar "fuerza" y "unidad" frente al enemigo común, de sodomizar al periodismo, de recibir el reconocimiento de algún que otro representante de la "res pública" ( y nunca mejor dicho lo de "res" ).

Los que llevamos, de un tiempo para acá, padeciendo y sufriendo la conversión y la disolución de la individualidad de algunos de nuestros semejantes, los que llevamos años observando cómo la capacidad racional se disipa de manera directamente proporcional a la cantidad de telenotícies "en vena", cómo se va transformando una serenidad tolerante en una inquina resentida, cómo la voz del amo va moldeando las pueriles conciencias de algunos adultos, cómo la propaganda ideológica va tejiendo una red de contrincantes imaginarios con la complicidad del silencio del espectador...hemos dicho basta. Basta ya frente a este abuso de poder y esta coacción simbólica, ante este atentado contra la libertad de conciencia y la libertad de pensamiento, basta ya ante esta instrumentalización de los organismos de gestión de los medios de comunicación para acosar y difamar contra entidades cívicas ( Asociación por la Tolerancia, Convivencia Cívica Catalana, Sociedad Civil Catalana, D´Espanya i Catalans, 12-O Moviment Cívic, Impulso Ciudadano, Asamblea por una Escuela Bilingüe de Catalunya ) y partidos políticos ( Ciudadanos, Unión, Progreso y Democracia, Partido Popular y Partido Socialista ) que difieren de sus postulados, basta ya de relegar al olvido a hombres y mujeres de la alta cultura que no aceptan el soborno y el chantaje nacionalista, basta ya de los intentos de caricaturización y ridiculización de los periodistas que no comparten los artículos y dogmas del fanatismo de los dirigentes actuales.

En otras palabras, los que sentimos náuseas por ese placer que encuentran algunos en la "servidumbre voluntaria", por ese auto-engaño de los mediocres, redimidos por su supuesta integración en el "pueblo elegido", por esa intoxicación moral de esos ladrones "de guante blanco", nos preocupamos y escandalizamos con razón al ver la mutación gradual de los "Mas Media", y creemos que es realmente obsceno que la función de televisiones, radios y prensa escrita sea la de "señalar" al otro, a la oposición, al enemigo. Citando a Simone Weil, enemiga del totalitarismo ( nazi y stalinista), en su proyecto de artículo titulado, "Meditación sobre la obediencia y la libertad", recogido en sus "Escritos históricos y políticos", me pregunto también: "Es cuando la muerte florece, cuando el milagro de la obediencia estalla ante nosotros. Que muchos hombres se sometan a uno solo por miedo a ser matados por él es bastante asombroso; pero que permanezcan sumisos hasta el punto de morir por orden suya, eso ¿cómo podemos llegar a comprenderlo?"

Entiéndase que, en lo que a nuestro caso atañe, la muerte es "muerte civil", con todo lo que ello conlleva en recortes, en recortes de los derechos fundamentales y libertades básicas. Y lo monstruoso es que los movimientos callejeros llamados manifestaciones, los plebiscitos llamados elecciones democráticas, son una reproducción exacta de la Venezuela de Hugo y Nicolás en lo que a distorsión y extorsión mediática y constitucional refiere, basta con recordar que ellos también mandaron pintar de Rojo a los partidarios de la Revolución Bolivariana, como aquí se ordenó ensuciar de Amarillo las ciudades y municipios por parte de los fieles al independentismo nacionalista catalanista...¡ con lo bella que es la diversidad de colores!!! En realidad, y paradójicamente, Arturo Mas y sus secuaces, que intentan desmarcarse y desvincularse de todo lo Español y lo Hispanoamericano, recogen sus pecados captitales, pues, por un lado son el máximo exponente de la Envidia a un Estado Democrático Europeo como es España, y, por otro, introducen los métodos típicos del Populismo de los países sobre los cuales ellos no pueden reprimir su racismo.

Lo curioso es que ellos, los líderes de la sumisión y la obediencia, hablen de su proceso como un acto de rebeldía e inconformismo, pero claro, la "democracia mediática" todo lo justifica; se barre la figura del intelectual por las imposturas del "filibusterismo" del tertuliano de turno, se suplantan los debates de confrontación de opiniones e ideas por la "caza de brujas al invitado", en minoría en el plató y en mayoría en la sociedad, se jactan de series de ficción retorcidas al extremo para que lleguen a ser productos de manipulación histórica, se enseñan los modos y comportamientos pertinentes y relevantes para ser un "buen catalán o una "buena catalana" en la pobreza costumbrista de las telenovelas de moda, se hace creer en una conspiración y un contubernio "judeomasónico" cuando se habla del eterno rival deportivo, se pervierten los programa de humor, trocando la risa en una forma sectaria de dominación psicológica, se reducen los reportajes de investigación y los documentales al seguimiento de las acciones estratégicas y movimientos tácticos de las asociaciones y partidos nacionalistas, se intenta multar a las emisoras de radio que no pongan publicidad gratuita para los eventos ilegales de la Generalitat...vaya, un "Ministerio de Información y Turismo" en toda regla, unos "neofranquistes" que censuran y sancionan al que no piensa como ellos, al que no acepta la división en dos de la comunidad catalana.

Para ir concluyendo, cada vez más gente percibe que esto del nacionalismo político no es más que una religión sectaria, de hecho, su propaganda política, en vez de ajustarse a los criterios de racionalidad pública, se asemeja a una fe dogmática, tal y como argumentaba Bertrand Russell, en su obra El Poder. Un nuevo análisis social": "Ahora trataremos de otra forma de persuasión sin violencia., a saber la de los fundadores de religiones. Aquí el proceso, reducido a su fórmula desnuda, es el siguiente: si cierta proposición es verdadera , seré capaz de realizar mis deseos; en consecuencia, deseo que esa proposición sea verdadera; en consecuencia, a menos que posea un excepcional dominio intelectual sobre mí mismo, creo que es verdadera (…) El motivo de la creencia no es en este caso, como en el de la ciencia, la evidencia de los hechos, sino los sentimientos agradables derivados de la creencia, juntamente con el suficiente vigor de aserción en el ambiente para que la creencia no parezca increíble"

Artículos anteriores
¿Quién es... Víctor Hugo?
Víctor Hugo

Licenciado en Filosofía y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada. Máster en Filosofía Contemporánea (UAB) y Doctorando en Filosofía con una tesis sobre Eugenio Trías (UAM).

Comentar