Una productora adjudicataria de TV3 pagó comisiones presuntamente ilegales a las esposas de Oriol Pujol y David Madí

Oriol Carbó pagó casi 200.000 euros a Anna Vidal y Sandra Buenvarón por trabajos que Hacienda considera ficticios mientras conseguía suculentos contratos con la televisión autonómica. La Agencia Tributaria también señala que Vidal cobró 569.118 euros de Sergi Alsina por una asesoría no realizada mientras este se benefició de la influencia política de Oriol Pujol para hacer negocios. El dinero acabó en manos del ex 'numero dos' de CDC.

3 min
El ex secretario de Comunicación y Estrategia de CDC David Madí, junto a Artur Mas
Redacción
Miércoles, 8.04.2015 04:50

La Agencia Tributaria ha enviado un informe a la juez que investiga el 'caso de las ITV' en el que apunta que Oriol Pujol Ferrusola presuntamente se benefició de "ingresos irregulares" a través de su esposa, Anna Vidal, procedentes de su amigo y empresario Sergi Alsina a cambio de utilizar su influencia política. Estos ingresos supuestamente se habrían camuflado como trabajos de asesoría de Vidal que, en realidad, nunca se habrían realizado.

Según Hacienda, estos "ingresos ilegales" ascienden a 569.118 euros entre los años 2007 y 2012, un dinero que finalmente se acababa utilizando "en parte para afrontar los gastos comunes familiares y en parte para invertir ambos en deuda pública", así como para la compra de una vivienda en Urús (Gerona).

Presuntas comisiones ilegales de una productora que trabaja para TV3

Por otra parte, la Agencia Tributaria señala que que Vidal y Sandra Buenvarón -esposa del ex dirigente de CDC David Madí- cobraron altas sumas de dinero sin justificar procedentes del dueño de una productora -Oriol Carbó Seriñana, de Triacom Audiovisual, y ex gerente de TV3- que factura cantidades millonarias a TV3 y Catalunya Ràdio.

En concreto, Hacienda alerta de que Vidal obtuvo 105.000 euros en "presuntos ingresos irregulares" entre 2008 y 2009, y Buenvarón otros 91.000 euros, procedentes de empresas controladas por Carbó: Inversions Ocs y Orieu. También destaca que, en esa época, Triacom obtenía "la mayor parte" de sus ingresos de la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), produciendo programas como 'El gran dictat', entre otros.

Pagos maquillados como trabajos ficticios

El informe considera que -al igual que ocurre con los pagos realizados por Alsina a Vidal, relacionados con las deslocalizaciones de Sony, Yamaha y Sharp- "estaríamos nuevamente ante la presunta existencia de una facturación ficticia", que en realidad podría corresponder al supuesto "cobro de comisiones ilegales" a cambio de la adjudicación de la producción de programas de TV3; unas comisiones que presuntamente habrían acabado en manos de Pujol Ferrusola y Madí, a través de sus respectivas esposas.

En todo caso, la Agencia Tributaria duda de que Vidal y Buenvarón cobrasen realmente por los trabajos que dicen haber realizado. Por ejemplo, en el caso de Vidal, 45.000 euros por un informe de "28 páginas" sobre "asesoramiento fiscal y urbanístico" en una pequeña localidad de la Cerdanya conocida por Carbó.

Madí, jefe de campaña de Mas en 2010, en el ojo del huracán

Además, se da la circunstancia de que la única empleada de Inversions Ocs y de Orieu es Buenvarón, quien al ser preguntada sobre la actividad de estas empresas "contestó con respuestas poco concretas e incongruentes", señalando que los cobros investigados correspondían a un "asesoramiento global" a Carbó.

Cabe recordar que Madí fue el secretario de Comunicación y Estrategia de CDC entre 2003 y 2010 -con CiU en la oposición-, así como el responsable de la campaña electoral de Artur Mas en las autonómicas de 2010, que le llevaron a la Presidencia de la Generalidad. Mas siempre ha mostrado ha mostrado públicamente su agradecimiento hacia Madí por la labor realizada.

Comentar