"Esto del nacionalismo es muy duro, digo yo, porque te obliga a poner puertas al campo y a decirle a un parado en Guinardó, mi barrio: "Usted no se merece encontrar trabajo a menos que sea fijo y de científico auxiliar para arriba".

El periodista Joaquín Luna ironiza en un artículo publicado este miércoles en La Vanguardia sobre lo mal que sienta a los nacionalistas que el paro baje.

"Al primer síntoma de recuperación sacan en procesión encíclicas papales sobre el trabajo y la dignidad, teorías anarquistas del capital y aún se arrimarían al Emperador del Paralelo, en el supuesto de que Don Alejandro Lerroux hubiera sido defensor de la clase obrera, las cuarenta horas semanales, y la paga del 18 de julio".

"Luego, entendí mejor la irritación: Catalunya lo que quiere son científicos. Todo lo que no sean puestos de trabajo para científicos es pura miseria y propaganda de Madrid".

Comentar