Presuntos sobornos

Catorce altos ejecutivos de la FIFA tendrán que responder ante la Justicia norteamericana

El FBI ha investigado durante tres años una trama de corrupción en torno a los derechos televisivos.

2 min
Redacción
Miércoles, 27.05.2015 10:59

14 altos ejecutivos de la FIFA, seis de ellos detenidos en Suiza este miércoles, se enfrentarán a cargos de corrupción por parte del Departamento de Justicia de Estados Unidos según recoge 'The New York Times'.

La Oficina Federal Suiza, que no ha desvelado los nombres de los detenidos, ha informado de que los sospechosos presuntamente aceptaron sobornos por un montante de más de 100 millones de dólares desde comienzos de los años noventa hasta hoy en día a cambio de dar a derechos de màrqueting y patrocinio de partidos de fútbol en América Latina a medios de comunicación.

Los arrestos se han realizado durante la noche en un lujoso hotel de cinco estrellas, el Baur au Lac, donde estaban reunidos los ejecutivos para la elección el próximo viernes del quinto mandato de Joseph Blatter, presidente de la FIFA, que no está acusado aunque la investigación continúa abierta.

Las detenciones y acusaciones contra los 14 directivos son fruto de una investigación de tres años por parte del FBI. Las autoridades norteamericanas han investigado el caso al considerar que la presunta trama nació en suelo norteamericano.

El pasado diciembre se abrió una investigación por la adjudicación presuntamente corrupta de las Copas del Mundo a Rusia y Qatar, para 2018 y 2022, respectivamente.

Aunque el comité de ética de la FIFA aseguró que no encontró evidencias de tal corrupción y se cerró la investigación, Michael García, exfiscal estadounidense contratado por la FIFA para la investigación interna, se distanció de tal declaración y la investigación norteamericana, por el contrario, se aceleró.

En cuanto a la jurisdicción, los fiscales norteamericanos, según recoge la 'CNN', creen que el amplio alcance de su sistema judicial, las regulaciones bancarias norteamericanas y el hecho de que el mercado televisivo estadounidense ha pagado miles de millones de dólares por la Copa del Mundo les permitirá establecer responsabilidades.