CDC 'empobrecida' y el dinero 'perdido' de la sanidad

Mas sigue estando desesperado por la investigación del escándalo sanitario Innova. Todo indica que en un solo asunto de prótesis desaparecieron cerca de dos millones y medio de euros. La investigación judicial continúa y puede generar más imputaciones así como extravagantes quejas por parte de Mas.

7 min
Sede central de CDC en la calle Córcega de Barcelona
Alfons Quintà
Miércoles, 6.05.2015 03:28

CDC ha materializado la venta de su sede central, en la calle Córcega de Barcelona, por trece millones de euros, 2.163 millones de las antiguas pesetas, según he sabido de fuentes propias. Estas afirman que "desde la perspectiva del comprador, ha sido un muy buen precio, conseguido porque CDC tenía prisa y mucha necesidad de dinero".

La monumental sede, sin comparación posible con ningún otro partido, en cuanto a superficie y en cuanto a la ubicación, será convertida en un hotel de lujo. La venta tiene efecto en unos momentos en que el sector inmobiliario se mueve. Por lo tanto, es seguro que los precios aumentarán. Esto aún favorecerá más al comprador. El edificio estaba intervenido judicialmente, como garantía de la responsabilidad civil subsidiaria que se pueda imponer a CDC en el marco del gran escándalo de corrupción denominado del Palau de la Música Catalana.

Una Generalidad y una CDC empobrecidas

Las prisas de CDC vuelven a confirmar la pésima situación económica del partido pujolista. Mas lo ha empobrecido todo, tanto la Generalidad como su propio partido. Intentó justificar los inmensos recortes sanitarios diciendo que eran debidos a querer reducir el endeudamiento de la Generalidad. Recortó despiadadamente y, mira por donde, ha más que doblado el endeudamiento de la Generalidad. Además, hace poco, manifestó que aumentarían sustancialmente las cuotas de los militantes de CDC. Era otra gran prueba de su desesperación.

Mas cree, erróneamente, que para ganar las elecciones del 27S, se necesitan las tres cosas que el bárbaro Napoleón Bonaparte creía que eran cruciales para ganar una guerra: "Dinero, dinero y dinero".

Discurso político agotado

Como todo el mundo puede apreciar, el discurso político de Mas está agotado. No tiene ningún contenido. Es una atolondrada pataleta de nunca acabar. Lo suple con desatinos retóricos que son vistos, de manera creciente, como meros recursos líricos y oportunistas.

Las fuentes consultadas, todas de CDC, me confirman que Mas está obsesionado con rematar la sanidad pública para así recibir una ayuda económica decisiva por parte del 'sector de negocios sanitarios de CDC'. Este quiere ver ante todo cómo se resuelve el tema de BarnaClínic. Quieren que sea el primer paso hacia la irremisible creación, en todos los hospitales, públicos puros, concertados o con una mínima relación con la sanidad (o sea todos), de una doble vía de ingreso hospitalario.

Volver a la beneficencia

Una sería rápida y pagando. La otra, de espera infinita (para muchos realmente eterna) e intervención gratuita. Lo que hasta ahora era la mejor y más equitativa atención hospitalaria de Cataluña (la de los ochos grandes hospitales transferidos, como el de Valle de Hebrón) pasaría a ser comparable a la antigua beneficencia, donde iba a parar solo quien no tenía más remedio.

Ayer Mas volvió a efectuar más declaraciones que contradecían lo que afirmó hace un par de días, cuando atribuyó el monumental escándalo Innova, de origen sanitario, al tripartito. Contradictoriamente, ofreció información. Resulta que hasta ahora, ay, el Servicio Catalán de la Salud se ha hartado de negar información.

Instrucción judicial de temas concretos

Pero son cuentos en un momento en que la magnífica instrucción judicial en curso sobre el escándalo Innova plantea problemas concretos que la Generalidad podría aclarar y no lo hace. Se entiende, por inadmisible que sea. ¿Tendrá cosas que esconder? Se preguntaría el mítico Pero Grullo.

No dicen nada respecto a la imputación de un proveedor de prótesis (caducadas y inutilizables, pero instauradas) en el hospital Sant Joan de Reus. Según el auto judicial relativo sólo al tema de las prótesis publicado con mi artículo de ayer, resulta que solamente eso habría generado una 'volatilización' de dinero de cerca de dos millones y medio de euros, a pesar de que se trata de un problema de contratación pequeño, en relación al volumen económico del hospital. Hay que averiguar si a otros niveles podría haber más dinero aparentemente 'perdido'. Hay alguna presunción.

'Se pierden' dos millones y medio de euros

Aquel brillante auto judicial determina que "esta manera de gestionar el dinero y la administración pública ha traído como consecuencia que lleguen a producirse comportamientos como el del gerente de la mercantil Traiber S.L. Así, D. Luis Márquez Álvarez es protagonista de un desajuste económico de 2.456.548,85 euros con el Hospital Sant Joan de Reus. Y es que el hospital Sant Joan de Reus ha declarado la cifra de 2.974.853,01 euros como 'ventas imputadas' a Traiber S.L en 2007, sin embargo Traiber S.L. sólo declaró haber recibido 518.304,16 del Hospital Sant Joan de Reus. Así consta en documentación de Hacienda (modelo 347) que obra en la causa".

Todo ello expone un tema de manual, si bien de manual de presunta corrupción. Un problema económicamente menor (dada la magnitud del gasto del hospital), pero generando un daño médico y humano inmenso, podría constituir un excelente boceto previo del tipo de personajes y de métodos que el juez intenta aclarar.

¿Y ahora menos control de los gastos?

Dado este hecho, ¿cómo se puede reclamar que todavía haya menos control de los gastos, como se hace desde la Generalidad y desde sectores económicos sanitarios identificados con CDC?

Añadamos que la adjudicación de la contratación directa de prótesis se hizo directamente, saltándose la normativa vigente en materia de contratación pública. Si los criterios de Mas se pudieran imponer, como él quiere, casi todo el gasto sanitario dejaría de ser contratación pública para pasar a ser contratación directa, como si fuera privada. Desaparecería la posibilidad de control administrativo y judicial posterior. Quieren eso.

Reuniones con Artur Mas

Como expone aquel gran auto, adjunto a mi artículo de ayer, fue después de "reuniones al más alto nivel autonómico (Consejero Mena y el presidente de la Generalidad Artur Mas)" cuando se contrataron o volvieron a contratar aquellas malignas prótesis. Nadie ha expresado ni el más mínimo remordimiento.

El tema es de muy difícil defensa por parte de nadie. Pero se puede hacer griterío político y tonto como la de manifestar que los registros judiciales fueron excesivos. Ay caramba, ¿Mas dando lecciones de derecho procesal?

Manifestaciones desesperadas

Sus manifestaciones confirman su desesperación. Está justificada por la gravedad de los hechos y probablemente cada día lo estará más.

Las manifestaciones de Mas también reafirman y precisan la naturaleza de un tema grave, que crecerá, en todas direcciones, en particular hacia arriba. Veremos qué pasará con la persona de Artur Mas.

Comentar