El Gobierno convoca de urgencia la Comisión antiviolencia para proponer sanciones por la pitada al himno nacional en la final de Copa

Denuncia "los ataques contra los símbolos que representan al conjunto de los españoles, a la democracia que los ampara y a la convivencia que comparten". Y advierte de que "la intolerancia de algunos no debe poner en riesgo la convivencia de todos".

2 min
Redacción
Domingo, 31.05.2015 00:06

El Gobierno ha convocado para este lunes la Comisión estatal contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte para denunciar la estruendosa pitada contra el himno nacional de España y contra el Rey Felipe VI que se ha prooducido este sábado durante la final de la Copa del Rey de fútbol celebrada en el Camp Nou entre el F.C. Barcelona y el Athletic Club de Bilbao.

En un comunicado emitido poco después del partido, el Gobierno también ha anunciado que en esa comisión propondrá "las sanciones que fuera procedentes, en aplicación de la vigente legislación, cuyos principios deben ser preservados, tal y como se había indicado ya a los presidentes de la Real Federación Española de Fútbol y de los clubes participantes en la final, en cartas remitidas el pasado 27 de mayo por el presidente del Consejo Superior de Deportes y el secretario de Estado de Seguridad".

"Cualquier muestra o manifestación de intolerancia es siempre reprochable"

El Gobierno ha condenado "los ataques contra los símbolos que representan al conjunto de los españoles, a la democracia que los ampara y a la convivencia que comparten".

Y ha considerado que "cualquier muestra o manifestación de intolerancia es siempre reprochable; y lo es más todavía cuando busca la repercusión pública aprovechando un espectáculo deportivo, que todos los españoles tienen derecho a disfrutar, sin la protesta y la perturbación que algunos quieran imponer".

"La intolerancia de algunos no debe poner en riesgo la convivencia de todos"

"Las cuestiones ideológicas o políticas no deben interferir el normal desarrollo de los acontecimientos sociales, culturales y deportivos. Y aprovechar un encuentro de fútbol para escenificar una protesta de carácter político es una falta de respeto para este deporte, para el conjunto de los aficionados y para todos los españoles, que tienen derecho a disfrutar de este partido como lo que es, un espectáculo deportivo, y, al mismo tiempo, a ser respetados a través de los símbolos que nos representan a todos y a nuestra democracia", añade el comunicado.

Y finaliza señalando que "quienes promueven y participan de actuaciones como esta pretenden hacer pagar las consecuencias de su proceder a los aficionados al deporte y al conjunto de los ciudadanos, a quienes no demuestran la más mínima consideración. En todo caso, la intolerancia de algunos no debe poner en riesgo la convivencia de todos".

Comentar