El juramento 'Naranjito'

"La lealtad constitucional se implantará en todas las ciudades si Ciudadanos gobierna. Hay que recordar que el PSC se ha dedicado a apoyar mociones a favor del 9N o de la instalación de ciertas banderas en la vía pública", señalan desde la formación 'naranja'.

4 min
El juramento 'Naranjito'
Sergio Fidalgo
Viernes, 8.05.2015 23:39

Queda claro cuál es el juramento 'Naranjito'. Si para ser rey de Inglaterra Arturo tuvo que sacar la espada Excálibur de una roca, los candidatos a contar con el apoyo de Ciudadanos para conseguir alcaldías van a tener que aprobar un curso avanzado de 'Lealtad Constitucional I'.

Estas fueron las palabras finales de Joan García, alcaldable de C’s por Sabadell durante el acto de presentación de los candidatos para la co-capital vallesana de hace unos días. Y también aseguró que "si de Ciudadanos depende, Sabadell no se integrará en la Associació de Municipis per la Independència".

La lealtad constitucional, "línea roja"

Y añadió: "Para nosotros es una línea roja, porque Sabadell es una ciudad catalana, española y europea". En momentos de relatividad política escuchar palabras tan rotundas no deja de sorprender.

Así lo señaló también a este cronista uno de los pesos pesados de la formación, José Manuel Villegas, vicesecretario general y mano derecha de Albert Rivera, asegurando que "en el ADN de Ciudadanos está la lealtad Constitucional, y está garantizada no solo en el caso de Joan García, sino en todas nuestras candidaturas".

¿Sorpresa?

Está claro que siempre ha sido el discurso de Ciudadanos, y su gran punto fuerte en esta Cataluña a medio camino entre el proyecto independentista y los viajes andorranos de algunos de sus próceres. Pero tras tantas decepciones en el pasado por los vaivenes de otras formaciones, no deja de ser interesante la seguridad en el tono.

Sobre todo cuando otros alcaldables presentes en la sala, como Aldo Ciprian (Sant Cugat del Vallés), Javier González (Tarrasa) o Miguel García (Hospitalet de Llobregat) también han mostrado en público en varias ocasiones su adhesión a lo que Villegas ha definido como "ADN" de la formación.

La inmersión, el motivo

A la política llega uno de muchas maneras. En el caso de Laura Vílchez, la número cuatro por Sabadell, la causa es la intolerancia lingüística de una 'educadora' pública. Es simpatizante de Ciudadanos desde 2007, pero dio el salto definitivo tres años después cuando vivió 'algo' que han sufrido un buen número de catalanes.

Hijo de dos años. Padres catalanes, él de Mataró y ella de Sabadell. Ambos castellanohablantes. Niño castellanohablante. Visita a guardería pública. Ruego de los progenitores: "Le hablamos en castellano, no entiende el catalán. Por favor, si no les entiende alguna cosa, díganselo en castellano".

¿Qué pasaría en un 'país' más tolerante? Le dirían "no se preocupe, así lo haremos". ¿Qué les pasó? "Aquí solo nos dirigimos a los niños en catalán". ¿Cómo acaba la historia? Un año después, el niño fue a una concertada con una formación lingüística más equilibrada y la madre está en política para reivindicar los derechos cívicos de media Cataluña.

Los 'naranjitos' de base

Julio, el marido, ve menos a su mujer, pero "está orgulloso" de que haya decidido defender los derechos de sus hijos, y el de muchos otros hijos. Y aplaude "la ilusión que tiene Laura por trabajar por mejorar su ciudad".

Lo que hará Ciudadanos en los Ayuntamientos de Cataluña y el de resto de España es una incógnita. Que su gente está muy ilusionada es una certeza. Ferran Teva, un militante de base cree que "es la hora de cambiar Sabadell, con nuevas ideas". El tiempo dirá si toda esta energía se movilizará hacia el lado positivo de la 'Fuerza'. O no.

Comentar