El Síndic de Greuges anuncia actuaciones de oficio contra el bilingüismo escolar

Ribó sale en defensa del sistema de inmersión lingüística escolar obligatoria y exclusivamente en catalán. De nuevo, el 'defensor del pueblo' de Cataluña se posiciona a favor de la Generalidad y en contra de los padres que llevan años litigando para conseguir que se respeten los derechos lingüísticos de sus hijos.

6 min
El Síndic de Greuges, Rafael Ribó
Redacción
Viernes, 8.05.2015 19:43

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, vuelve a la carga contra el bilingüismo escolar y en defensa del sistema de inmersión lingüística obligatoria exclusivamente en catalán que desde hace años viene aplicando la Generalidad de Cataluña ilegalmente.

En dos comunicados emitidos este jueves y este viernes -con motivo del recurso del Gobierno para garantizar el bilingüismo en las escuelas, y de las sentencias del Tribunal Supremo que confirman que el español debe ser lengua vehicular en, al menos, un 25% del horario lectivo-, Ribó ha anunciado medidas de oficio para evitar que el castellano sea lengua vehicular junto al catalán.

Así, y de forma inaudita, el 'defensor del pueblo' de Cataluña ('el defensor de las personas', reza el lema de la institución), cuya función es fiscalizar la actuación de la Administración autonómica para evitar posibles abusos contra los ciudadanos, ha decidido ponerse de parte de la Generalidad y no de los padres que -tras muchos años litigando contra esta- siguen sin conseguir que se respeten los derechos lingüísticos de sus hijos.

Acusa al Gobierno de tener "motivaciones político-administrativas"

Ribó ha calificado de "imposición" el recurso del Gobierno para que la Generalidad informe a los padres de que sus hijos tienen derecho a recibir la primera enseñanza en catalán o en castellano. Una medida que tilda de "muestra de una mala práctica administrativa" por parte del Gobierno.

Y ha puesto en marcha una "investigación" sobre lo que considera "motivaciones político-administrativas" por parte del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte a la hora de reclamar que se aplique el bilingüismo en las escuelas públicas de Cataluña.

La inmersión, "un tesoro que debemos preservar"

Por otra parte, el Síndic ha criticado la sentencia del Tribunal Supremo que avala otra sentencia previa del TSJC en el sentido de que el castellano debe ser lengua vehicular de, al menos, el 25% del horario lectivo de los alumnos.

Según Ribó, el modelo de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán "es un tesoro que debemos preservar", y ha señalado que "es desgraciado el país que entra a plantear el modelo educativo en clave de conflicto judicial".

Dice que la inmersión fue avalada por el TC, cuando no es cierto

Pero Ribó ha ido aún más allá y no ha tenido ningún problema en faltar a la verdad. El Síndic ha asegurado que el Tribunal Constitucional "ha avalado en reiteradas ocasiones el sistema de inmersión lingüística en Cataluña", cuando en realidad este modelo nunca ha sido respaldado por ningún tribunal.

Basta con recordar las sentencias 6/1982, 337/1994 o 31/2010 del Tribunal Constitucional, entre otras incontables sentencias del Supremo y del TSJC, siempre ordenando un bilingüismo escolar equilibrado.

El mantra de la cohesión social

Ribó también ha indicado que la inmersión obligatoria en catalán "funciona en Cataluña hace 32 años con toda con normalidad y serenidad, ha garantizado la cohesión social, la igualdad de oportunidades", dando a entender que un modelo bilingüe no garantizaría la cohesión social ni la igualdad de oportunidades, pese a que ni un solo informe sustenta esa afirmación.

El Síndic ha insistido en que la inmersión obligatoria en catalán "ofrece buenos resultados académicos de conocimiento tanto del catalán como del castellano, comparables e incluso superiores a los de otras CCAA con una única lengua". Sin embargo, no se realizan exámenes idénticos del nivel de español en todas las CCAA -ni si quiera las pruebas PISA son comunes en toda España-, por lo que no es posible comprobar esta aseveración. De hecho, la Generalidad se opone rotundamente a las pruebas comunes para todas las CCAA que establece la LOMCE, en las que se podría comparar el nivel de castellano de los alumnos de toda España.

Apela a la "atención individualizada", rechazada por los tribunales

Ribó ha apuntado que ya se ofrece "atención individualizada" a los niños que piden recibir la enseñanza también en castellano con la excusa de "hacer compatible el pertenecer al grupo con la especifidad de los aprendizajes de estos alumnos".

Pero los tribunales han dictaminado en reiteradas ocasiones (la última en las sentencias conocidas este mismo viernes) que la 'atención lingüística individualizada' no sustituye el derecho de los alumnos a recibir enseñanza en español. Y, además, en ningún caso se trata de separarlos por razón de lengua, sino de que toda la clase reciba una educación bilingüe.

Un inexistente aval internacional a la inmersión

Finalmente, Ribó ha señalado que la inmersión obligatoria "es un modelo que responde a todos los tratados internacionales suscritos por el Gobierno español, como la Carta de Lenguas" del Consejo de Europa, y que "ha sido destacado internacionalmente como ejemplo a seguir".

Nada más lejos de la realidad. El propio Consejo de Europa ha denunciado en varias ocasiones el sistema de inmersión lingüística escolar obligatoria exclusivamente en catalán que aplica la Generalidad.

Larga trayectoria en defensa de la inmersión obligatoria y exclusiva en catalán

En todo caso, el posicionamiento de Ribó al servicio de la Generalidad y no de los ciudadanos no es nuevo. Tanto en su larga etapa como Síndic -cuyo nombramiento y renovaciones en el cargo siempre han contado con el apoyo de CiU (incluso cuando estalló el escándalo de sus viajes injustificados por todo el mundo a cargo del erario público)- como en su amplia etapa al frente del PSUC y de ICV, Ribó ha sido uno de los principales adalides en defensa de la inmersión lingüística obligatoria en catalán.

De hecho, en 2010 fichó como su 'número dos' de la Sindicatura a Jordi Sànchez, candidato a sustituir a Carme Forcadell al frente de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) y uno de los fundadores y máximos dirigentes de La Crida, entidad que durante años exigió la supresión del castellano como lengua oficial en Cataluña.

Comentar