El Vaticano advierte a las activistas independentistas Caram y Forcades: o monjas o políticas

Las dos religiosas se enfrentan a la exclaustación porque la institución religiosa considera poco compatible su constante exposición mediática con los principios de la vida monástica.

2 min
Sor Lucía Caram junto a la presidenta de Òmnium Cultural, Muriel Casals (arriba); la monja Teresa Forcades junto a Marc Bertomeu (Podemos) y David Companyon (ICV-EUiA)
Redacción
Martes, 19.05.2015 09:34

Las dos monjas más mediáticas de Cataluña, Lucía Caram y Teresa Forcades, más conocidas por su activismo político que por sus labores religiosas, han recibido un toque de atención por parte del Vaticano: o renuncian a hacer política o se verán relegadas a la exclaustración.

Sor Lucía Caram (Argentina, 1966), monja del convento de Santa Clara de Manresa quien recentemente se le ha otorgado el premio 'Català de l'Any' ha sido lamada a capítulo por la nunciatura (embajada) de la Santa Sede en España y el pasado viernes fue recibida en el Vaticano por el secretario de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada, dicasterio romano que supervisa la actividad de las órdenes religiosas.

Asimismo, la monja y líder de Procés Constituent, Teresa Forcades (Barcelona, 1966), ya ha comunicado su disposición de abandonar temporalmente la vida religiosa para encabezar la candidatur en las elecciones al Parlamento autonómico de Cataluña, anunciadas para el próximo 27 de septiembre.

Según informa La Vanguardia, Caram confirmó la pasada semana que iba a ser recibida en Roma para hablar de la cuestión después de haber recibido un apercibimiento verbal de la nunciatura. La institución religiosa considera poco compatible su constante exposición mediática, especialmente en programas de televisión, con los principios de la vida monástica.

Pendientes de la deliberación de la Conferencia Episcopal Tarraconense

Quien parte de una mejor situación es Forcades. En la carta que envió a los miembros de su partido, la monja explica que se ha abierto una posibilidad para su plena dedicación a la política. "Esa posibilidad consiste en pedir un permiso al monasterio por un año, ampliable a dos (...) Ello significa que al cabo de un año o dos podría regresar a mi monasterio".

Forcades se refiere al "indulto de exclaustración" previsto en el código de Derecho Canónico. La exclaustración, por un periodo máximo de tres años, puede ser impuesta por "motivos graves", o concedida, previa solicitud, por causas que la justifiquen. La decisión es de exclusiva competencia de la Santa Sede.

La situación de ambas monjas ha sido objeto hace unos meses de una deliberación reservada de los obispos de las diócesis catalanas, en una reunión de la Conferencia Episcopal Tarraconense. La conferencia reclamó a los obispos Casanova y Cortés que encontrasen soluciones, aunque la deliberación no figuró en la comunicación pública de los temas tratados.

Comentar