La "monja cojonera" Sor Lucía Caram se declara "enamorada" de Artur Mas y de su proyecto independentista

La monja argentina -conocida por su activismo secesionista- y el presidente de la Generalidad protagonizan un grotesco acto electoral en el que se deshacen en elogios mutuos. A pesar de presentarse como una persona molesta con el poder y defensora de los más débiles, Caram no realiza ni un solo reproche a los recortes sociales realizados por el Gobierno autonómico en los últimos años. "Yo no hago política", asegura.

3 min
Redacción
Miércoles, 20.05.2015 20:58

"Estoy aquí para ejercer mi vocación de monja cojonera". Así se ha presentado este miércoles Sor Lucía Caram en un pintoresco debate que ha organizado con el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y el presidente de la Generalidad, Artur Mas, en el Salón del Tinell del Ayuntamiento.

Sin embargo, a lo largo de la hora que ha durado la charla, la argentina ha renunciado a ejercer ese papel de "monja cojonera". Más bien al contrario, la mediática monja independentista se ha dehecho en elogios hacia el presidente autonómico y hacia CiU, llegando a unos niveles de compadreo que, en muchos momentos, causaban vergüenza ajena.

De hecho, ha concluido el coloquio de forma significativa: "Yo siempre ha dicho que estoy enamorada del presidente, y se lo he dicho a su mujer, ¡eh!".

"Yo no hago política"

Caram -que comparte con Elena Rakosnik patronato en la Fundació Rosa Oriol- ha realizado una intervención llena de contradicciones. "Yo no soy política ni hago política, intento hacer un trabajo social. Yo no hago militancia partidista, y eso me da mucha libertad", ha asegurado, pese a que desde su cuenta de Twitter son constantes los mensajes contra el PP y a favor de CiU, y pese a estar protagonizando un acto electoral de CiU a cuatro días del 24M.

Aunque ha insistido en que su trabajo es "incordiar" a los políticos y luchar por los más débiles, la monja dominica no solo no hecho ni un solo reproche a los descomunales recortes sociales aplicados por la Generalidad en los últimos años, sino que además ha defendido que desde el Ayuntamiento y desde el Gobierno autonómico "hay muchas cosas que se están haciendo bien" en esa línea -incluso ha subrayado que mucho mejor que en Madrid- "pero hemos de explicarlo mejor". "Confío en mi presidente", ha añadido, en referencia a Mas.

"Queremos una Cataluña libre, independiente"

La monja argentina -recientemente nombrada 'Catalana del año' por El Periódico- ha destacado de Mas que con el plan secesionista "se la juega y se hipoteca personalmente hasta el fondo, y creo que está dispuesto a llegar hasta el final", por lo que ha pedido a la gente "que se enamore de este proyecto".

En ese sentido ha lanzado un alegato rupturista: "Queremos una Cataluña libre, independiente, queremos una Catauña que sea lo que quiere ser". Y ha hecho un llamamiento a votar este domingo porque estamos "en un momento de construcción de un país" en el que "podemos conseguir la libertad que Cataluña necesita".

Dos 'enamorados' en horas bajas

Como era de esperar, Mas ha correspondido a la monja, destacando su "coraje y valentía" y así como su "compromiso social y de país", que ha tildado de "inseparables porque son las dos caras de la misma moneda". Y ha aprovechado la ocasión para pedir el voto para su partido en las elecciones del domingo, además de reconocer que se juega su futuro político el 27S.

Todo apunta a que la deseperación de Mas ante unas encuestas que auguran unos malos resultados electorales para su partido es la causa que le ha llevado a protagonizar una escena más propia de otros tiempos. Caram, por su parte, parece dispuesta a seguir desoyendo las advertencias del Vaticano en el sentido de que una monja no debe meterse en política. No se augura un futuro demasiado esplendoroso para ninguno de los dos.

Comentar