Freedom for Frikiliona

Parte de "guerra" de un sábado de campaña en Cataluña

Colau controla la calle y por eso Trias no es un alcalde, sino el tío de la vara pero sin vara. Y por eso también el descerebrado monta el cirio que monta; porque él es de los Colaus.

3 min
Pablo Planas
Domingo, 17.05.2015 07:53

"No son del barrio", dijo un militante del PP del Carmelo sobre el energúmeno y sus acompañantes. El cernícalo no paraba de insultar y de amenazar. "Te doy una hostia que te mato", ladraba el cafre. El cámara tuvo que salir corriendo ante el embate del pendejo. Camisa negra y gafas de sol, como un huevón de noche, un matón de antro, el primo más imbécil y perturbado de la saga Soprano. El típico nerviosito. Cuidado con él en una discusión de tráfico o de barra. Es el vídeo de la campaña, por el momento.

Al "te doy una hostia que te mato" se le identifica como un "simpatizante" del partido, o lo que sea, de Ada Colau. A saber si forma parte de Guanyem Barcelona, de Inicitiva per Catalunya, Podem Barcelona o EQUO, que son el frente orgánico que sustenta a la máxima aspirante a suceder a Mas en el Ayuntamiento. Sí, Mas. Trias ha sido, como mucho, el delegado de la Generalidad en el edificio de enfrente, un testaferro del proceso en Can Fanga.

El mamarracho destila odio, escupe bilis y se viene arriba cuando comprende que le están grabando. Es entonces cuando ese hombre del Carmelo y del PP aclara que la bestia y su piara son forasteros. En el Carmelo estarán incomunicados pero son gente de paz, viene a sugerir ese "no son del barrio" que salva la honra de la patria chica punto menos.

Quizá no se ha explicado bien o el militante del PP cree que se puede hablar en español, ser pepero y ser del barrio en Cataluña. En un clima de "guerra simbólica", con "actos de guerra" en ese intento por partir columnas vertebrales lingüísticas, el que no es del barrio es él, ese hombre que reparte propaganda de Alberto Fernández.

Colau controla la calle y por eso Trias no es un alcalde, sino el tío de la vara pero sin vara. Y por eso también el descerebrado monta el cirio que monta; porque él es de los Colaus como otro puede ser de los Corleone, de los Maduros o de los "boixos nois". Él sí que es del barrio. En concreto el puto amo. Los "raritos" son "els altres", como decía el amigo de Mataró al que los jueces se la comen de lado. Mataró, donde pretenden imponer a los pobres escolapios que instruyan a un par de niños en algo más de español. ¡Qué acto de guerra! ¡Qué infamia! ¡Qué abuso! Los escolapios de Mataró, que según La Vanguardia eran el núcleo duro de la resistencia (ojo) al franquismo en Cataluña.

En Manresa también hay gresca. A un militante de Ciudadanos le han roto la muñeca. Nadie ha condenado nada. No hay tiempo, la campaña apremia. Estos del Carmelo, de Mataró y de Manresa no son fascistas sino buenos catalanes. Tal vez un poco bruscos, pero nada más. Seguro que participaron en el 9N. ¿Verdad 'president'?

Comentar