Revista de prensa

Rahola exige un pacto anti Colau y que siga Trias

Primeros efectos de la era Colau: Oliu pondera el trabajo la PAH y quire reunirse con la "folclórica". Rajoy ha movido una ceja y se intrepeta que habrá movida en el PP. Cospedal y Soraya, en la picota.

9 min
Pablo Planas
Jueves, 28.05.2015 10:47

A Marina Pibernat, gerundense y de izquierdas, la echaron de la izquierda plural, común y universal por no ser nacionalista. ¿Qué se la va a hacer? Pibernat tiene esa tara, una extraña mutación que le impide comulgar con ruedas de molino. Y encima se le escapó un "catalufo" en la cosa esa del twitter y la apearon de la lista "comunista". Hoy se revuelve con un artículo en El Periódico en el que reincide en sus críticas contra el catalufismo. A este paso, acabará en la pira. En el texto se dicen cosas como esta: "Pueden verter sobre mí todos los linchamientos mediáticos que inútilmente consideren necesarios. Pueden decirme falangista, españolista, catalanófoba. Pueden decirme puta y pueden sacar el violador que algunos llevan dentro describiendo la manera en que les gustaría agredirme sexualmente, como han hecho en las últimas semanas. Con todo esto no harán más que darme ánimos y, sobre todo, ponerse en evidencia. A pesar de no contar con un partido parlamentario que haga lo mismo, no soy la única que está dispuesta a librar una guerra sin cuartel contra este tipo de ideas, salgan de donde salgan. Y no solo las combatiré por ser profundamente injustas y totalmente anticientíficas, lo haré también porque soy comunista. Y no estoy dispuesta a callar mientras la clase trabajadora es dividida y enfrentada para beneficio de los poderes fácticos".

Plácida y dulce Cataluña, una brisa primaveral saluda a los trabajadores. El metro apesta y la futura alcaldesa se pasea por la calle contando sintechos. Le salen más de ochocientos. Pocos. Ahí falta mucha miseria. El recuento se ha quedado corto. Trias está que trina y se revuelve contra su destino. Ahora intenta articular un pacto anti Colau con los socios que antes despreciaba, ignoraba o fingía no conocer. En CiU cunde el pánico. Están más pelaos que los desahuciados. Y esto no ha hecho más que empezar. Un tal Oriol, fraile de la congregación de los hermanos germinantes (los 'carmelitos' descalzos) tuvo una inspiración y el mismo lunes predecía que la monja Forcades será la próxima presidenta de la Generalidad. Escribe fray Oriol: "Hace unos meses podía parecer una boutade, pero tal como se están desarrollando los acontecimientos a nadie le debería extrañar que la próxima presidenta de la Generalitat sea la monja Teresa Forcades, exclaustrada o no. Las elecciones municipales de este domingo constituyeron al final un duelo de monjas, tal como nos explicaba la semana pasada Francesco Della Rovere. En la ciudad de Barcelona, el duelo se decantó favorablemente para la benedictina, al haber ganado la candidatura de Ada Colau por ella apoyada". (...)

Prosigue el sermón: "Al nacional progresismo catalán, tan ribeteado de símbolos religiosos, no hay nada que más le guste que una monja díscola metida en política. Una religiosa contestataria, progre como la que más, pero religiosa al fin y al cabo, resulta el personaje más indicado para iniciar un movimiento mesiánico. No se olvide que tan mesiánico es el proceso que encabeza Artur Mas como el que encabezan Ada Colau y los populistas de Podemos. Que una monja pueda unificar ambas tendencias, aunque sea un remedo del arzobispo chipriota Makarios o el sacerdote eslovaco Jozef Tiso, representaría el culmen de las aspiraciones nacional-progresistas. Olvidémonos de la cómica Caram. El futuro -y el peligro- se halla en la monja Forcades. Por ahora, su partido ya ha conseguido la alcaldía de Barcelona. Resultará curioso verla a ella como presidenta y a Ada Colau como alcaldesa en la misa de la Merced. Y con Vives como obispo. Seguro que asisten".

Indulgencia plenaria para Colau, que, no obstante, denuncia estrañas maniobras convergentes. Si en Madrid puede gobernar Carmena sin ser la más votada no hay razón para que aquí, en Barcelona, pase algo por el estilo, tipo tamayazo. En La Vanguardia hay bofetadas por firmar panegíricos sobre la señora Colau, algunos francamente húmedos, pero la referencia editorial y el motor neuronal de los mecenas Godó, o sea, Pilar Rahola, mantiene el veto sobre la amiga de Forcades y escribe: "Reclamamos nueva política, pero tenemos alergia patológica a la política. Y por política me refiero al arte de gestionar la complejidad. La política no es un cargo, sino la capacidad de crear escenarios de complicidad, limar diferencias, acotar dificultades, en definitiva, conjugar todos los sinónimos del verbo pactar. Aquellos que usan sus mayorías para imponer decisiones no hacen política, ejercen el poder, que no es lo mismo. Como tampoco es lo mismo ser un boss que ser un líder; el primero manda, el segundo transforma. Y la exigencia de estos tiempos no es la de mandar, sino liderar, ergo hacer política en mayúsculas".

Y aclara: "La entrada viene a cuento del lío de Barcelona y los mantras que se han repetido a causa de los resultados, especialmente el que reviste de ética la idea de que el más votado debe ser el alcalde. Personalmente considero que esa idea es tan ética como su inverso, y no tiene sentido en unas elecciones que no son presidencialistas. Es decir, en las municipales no se vota al presidente de la República, sino a unos concejales que, después, en votación, escogerán a un alcalde. Y si nadie tiene la mitad más uno de votos, será alcalde quien lo consiga a través del pacto. Eso es exactamente hacer política: hacer las ecuaciones para conseguir la mayoría. Es tan lícito el tripartito que gobernó, a pesar de haber ganado Artur Mas, como el intento de sacar a Albiol, que también tiene más votos que el resto. Y ello me parece más democrático que aceptar, a la primera, que un concejal de más, en un Consistorio fragmentado, convierta a alguien en alcalde. Esa idea puede quedar bien en una rueda de prensa, pero se carga la esencia de la política".

Está aterrorizada Rahola. Igual que los empresarios, las cámaras, los círculos y los medios de comunicación. Hay muchos convenios pendientes, la mayoría sonrojantes. En cambio, en las revistas "Molotov", "La Lluita", "Destruye" y en la tele de barrio "Okupa TV" planean números especiales y grandes eventos con el dinero fresco municipal que debería mudar de los periódicos tradicionales a las redacciones "alternativas". Las acciones de los bancos se recuperan, pero hay susto. Àlex Gubern, en el Abc, comenta el análisis de Oliu sobre Colau: "«Hasta ahora era un personaje folclórico». Con estas palabras definió ayer a Ada Colau –futura alcaldesa de Barcelona– el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, que por otra parte mostró su disposición a mantener una entrevista con la líder de Barcelona en Comú (BComú). Durante un encuentro con periodistas previo a la Junta de Accionistas del Sabadell que se celebra hoy, Oliu señaló que no conoce personalmente a Colau, «un personaje hasta ahora folclórico y que ahora es institucional». Posteriormente, y consciente de que sus palabras podían interpretarse como un menosprecio a quien va a ser en pocos días la alcaldesa de la capital catalana, Oliu matizó señalando que hasta ahora a Colau solo se la conocía por sus actuaciones al frente de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, entidad de la que valoró su trabajo. «Pasa de algo anecdótico a algo institucional», puntualizó el presidente del Sabadell".

Vaya lío. Un banquero hablando bien de la PAH. Dación en pago ya. Cosas veredes...

En Madrid también están entretenidos. Al parecer, Rajoy ha movido una ceja y está dispuesto a enarcar la otra. La descripción pormenorizada corre a cargo, en El País, de Javier Casqueiro: "Mariano Rajoy está buscando ya perfiles de dirigentes del PP más jóvenes para renovar y reforzar la cúpula del partido con intención de evitar un desastre electoral en las generales de noviembre. Tras la rebelión de los líderes regionales populares, el presidente rectificó ayer su posición del lunes de no cambiar nada ni en el Gobierno ni en la formación tras el varapalo del 24-M y apuntó la posibilidad de iniciar una remodelación. “Iremos tomando las decisiones más oportunas para afrontar las elecciones”, dijo. La mayoría de los ministros, numerosos dirigentes del PP y casi todos los barones territoriales están a favor de revisar la fórmula actual y situar en la secretaría general del partido a una persona a tiempo completo, en contraste con la situación que ha vivido en estos años María Dolores de Cospedal, que compaginó esa función con la presidencia de Castilla-La Mancha. Rajoy parece haber cedido a esa presión interna. En el PP se da por hecho que esa reestructuración se producirá en julio, antes de las vacaciones. Mientras, diversos ministros han criticado abiertamente la gestión de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, y la lucha de egos en el partido y el Ejecutivo. Mariano Rajoy busca ya relevo a Dolores de Cospedal en la secretaría general del PP, según una docena de dirigentes del partido y ministros. Estos creen que la prueba inequívoca de esa decisión es la expresión del presidente ayer en el Congreso, cuando corrigió su posición del lunes ante la ejecutiva y no descartó cambios en el partido o en el Ejecutivo, cuando considere oportuno. La presión de los ministros y de los barones del PP es máxima para que haga algo ya en la formación".

Pues a despecho de lo escrito ayer, va a haber lío en el PP.

28 de mayo, Santos Germán de París, Guillermo de Gelona, Emilio, Justo de Urgel y Ubaldesca.