Agotando el plazo

Rajoy baraja elecciones el 22 o 29 de noviembre

Esta opción significaría que no va a 'contraprogramar' el 27S, si finalmente se celebra

2 min
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy
Redacción
Miércoles, 27.05.2015 15:19

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy se estaría planteando convocar las elecciones generales para el tercero o el cuarto domingo de noviembre, según informa este miércoles Europa Press a partir de fuentes parlamentarias. Este calendario no contemplaría 'contraprogamar' las elecciones autonómicas catalanas anunciadas para el 27 de septiembre -si es que finalmente se celebran-, que los partidos secesionistas quieren plantear como un plebiscito sobre la secesión. En cambio, permitiría al Gobierno aprobar las leyes pendientes de tramitación.

Según esta información, Rajoy estaría barajando los días 22 o 29 de noviembre para celebrar las elecciones a las Cortes generales. Esto significaría agotar casi al máximo la legislatura, ya que las elecciones que le llevaron a la Moncloa se celebraron el 20 de diciembre de 2011. También significaría renunciar a hacer una interpretación laxa de la legislación electoral -como se había especulado en algún momento- y convocar elecciones en enero de 2016, tomando la fecha de la constitución del Congreso y el Senado como arranque de la legislatura, en lugar del día de las elecciones.

Tramitar leyes en tras el verano

Si estas fechas se confirmaran, Rajoy debería convocar elecciones como muy tarde en septiembre, y las Cortes de disdolverían el 6 de octubre o el 29 de septiembre, según si se decantara por el tercero o cuarto domingo de noviembre para celebrar los comicios.

Este calendario daría tiempo a aprobar diversas leyes en tramitación en las Cortes después del verano. Algo que no ocurriría en caso de convocar comicios coincidiendo con el 27S, ya que, en ese caso, las Cámaras deberían disolverse en julio.

La fecha de final de año también permitiría a Rajoy dejar que se sigan manifestando los efectos de la recuperación económica, que el propio Gobierno, Bruselas y el Fondo Monerario Internacional creen que se incrementará para 2016.