No se asusta ante nuevas elecciones

Susana Díaz pierde su tercera votación de investidura

La líder de los socialistas andaluces echa en cara a la oposición su falta de "responsabilidad", y proclama que "si hay que ir a elecciones, se irá a alecciones".

4 min
La presidenta autonómica andaluza en funciones, Susana Díaz, antes de su tercera votación de investidura
Redacción
Jueves, 14.05.2015 15:28

A la tercera no ha ido la vencida. La presidenta en funciones de la Junta de Andalucía y líder del PSOE andaluz, Susana Díaz, ha perdido este jueves su tercera votación de investidura tras las elecciones autonómicas del pasado mes de marzo, en las que venció sin mayoría absoluta. Díaz no ha logrado sumar ningún apoyo del resto de partidos, y ha perdido la votación con un resultado idéntico a las dos anteriores.

El parlamento autonómico andaluz ha rechazado este jueves la investidura de Díaz por 62 votos en contra (PP-A, Podemos, Ciudadanos e IULV-CA), contra los 47 votos a favor de los diputados socialistas. En esta tercera votación -igual que sucedía en la segunda-, a Díaz le hubiera bastado una mayoría simple para ser investida presidenta autonómica, por lo que hubiera tenido suficiente con la abstención del PP o con la abstención de la suma de Podemos y C's. Unas abstenciones que la oposición se niega a dar, y que no parece probable que lleguen durante la campaña electoral de las municipales del día 24.

Cruce de reproches

Como ya hizo tras perder la segunda votación, Díaz ha vuelto a pedir "responsabilidad" a la oposición, y le ha recriminado su voto en contra. Díaz ha afirmado -antes de la votación- que la situación en Andalucía es "surrealista" y bordea el "ridículo". La presidenta autonómica en funciones ha acusado al resto de partidos de la Cámara de actuar por electoralismo, de cara al 24M, y ha vuelto a esgrimir su principal -y muy particular- argumento de negociación: que los ciudadanos andaluces dieron la victoria al PSOE en las urnas, y que no es lógico que el vencedor en las urnas deba asumir "íntegramente" las exigencias de los perdedores.

Desde la oposición, por su parte, se argumenta que Díaz ni siquiera ha pretendido negociar en serio. La principal exigencia de Podemos y C's para investir a Díaz es la dimisión de los ex presidentes autonómicos del PSOE Manuel Chaves y José Antonio Griñán, imputados en el caso de los ERE. El PP, por su parte, hoy ha aportado el asunto de la adjudicación de la mina de Aznalcollar -paralizada por Díaz después de que la justicia viera irregularidades en la concesión- como un nuevo motivo para dar el 'no' a Díaz.

Plazo hasta el 5 de julio

Según establece el Estatuto de Autonomía andaluz, el presidente de la Cámara autonómica -socialista- puede convocar todas la votaciones de investidura que desee, separadas por un mínimo de 48 horas, hasta que una de ellas prospere o hasta que pasen dos meses de las elecciones. Llegada esta fecha -en este caso concreto, el 5 de julio-, si todavía no se ha elegido nuevo presidente, la nueva cámara queda automáticamente disuelta y deben celebrarse nuevas elecciones.

Esta posibilidad, la de nuevas elecciones, parecía casi descartada hasta ahora. Pero va ganando fuerza. Desde Podemos se ha presionado a Díaz afirmando que unas nuevas elecciones significarían un "fracaso" del PSOE. Pero la presidenta autonómica en funciones no se ha arredrado, y ha proclamado que "si hay que ir a elecciones, se irá a elecciones".

En clave de política nacional, la situación en Andalucía puede frustrar los -supuestos- planes de Díaz de dar el salto a encabezar la lista del PSOE para las próximas generales, sea directamente o por persona interpuesta. Así, al refuerzo del liderazgo del secretario general, Pedro Sánchez -sobre todo, después de que el ex líder histórico del partido y expresidente del Gobierno Felipe Gonzalez llamara a cerrar filas en torno a él-, se suma la erosión que está experimentando la imagen de Díaz por sus dificultades para ser investida, pese al buen resultado obtenido en las elecciones autonómicas.

Comentar