Revista de prensa

Tic-Tac Iglesias vs Monedero: KO en el asalto al cielo

Carlos Herrera en Abc: "Era previsible. El comunista siempre tiende a la escisión. Y al camuflaje inicial. También a la purga". Sociedad Civil Catalana: Charest alerta de los riesgos de los referéndums.

8 min
Pablo Planas
Viernes, 1.05.2015 14:58

"Juan Carlos es un intelectual que necesita volar", ha dicho Pablo Iglesias de Juan Carlos Monedero. Un intelectual, ahí es nada. Pobre Monedero difamado. ¿A saber qué creerá Iglesias que es un intelectual? En cualquier caso, está claro que un intelectual queda de cine en una merienda de segundas esposas, pero es el típico pelmazo que todo lo cuestiona en una asamblea partidaria. No está claro si Monedero se va o le echan. "La amistad continúa", afirma Pablo, pero eso es lo que decía Stalin cuando mandaba al Gulag, en el mejor de los casos, a los que eran más estalinistas que él.

La bronca en Podemos está a la altura de la previa boxística entre Mayweather y Pacquiao, Pac-Man Pacquiao, que sólo ha perdido cuando se presentó a diputado del Partido Liberal por su distrito filipino. Empezó en el peso minimosca y ya está en los superwelter. Monedero, según Iglesias, es de los pesados y no hay tiempo que perder. La noticia del knock out de Monedero, "el intelectual", es la portada de todos los periódicos. Tic-Tac Iglesias ha mandado a la lona a Juan Carlos, el intelectual, Monedero. Fuera de combate. Eso sí, ha dado un par de ganchos con plomo el ex campeón bolivariano que deben haber dejado secuelas en la integridad dental del apuesto Pablo.

"Monedero rompe con Iglesias y asesta un duro golpe a Podemos", titula El País; "Monedero dimite alegando que Podemos ya es como la casta", El Mundo. El Abc exclama: "Podemos estalla". En La Razón, Monedero es la foto de portada: "Monedero dinamita el trono de Podemos". Pero el titular principal se refiere a las previsiones económicas del Gobierno: "El paro bajará hasta el 15,6% en 2018 si sigue la política económica del PP". "Podemos entra en crisis a un mes de las municipales", afirma La Vanguardia; "Podemos se agrieta", anuncia El Periódico. El Ara y El Punt Avui se distinguen por embutir la noticia en los rincones más remotos de sus portadas. España, política internacional. Evidente.

En el diario de Prisa firma el texto del navajeo podemita Francesco Manetto, un cruce de guantazos con serie de televisión de fondo: "Juan Carlos Monedero dejó ayer la dirección de Podemos, donde desde el nacimiento de la formación desempeñó un papel clave como ideólogo e impulsor del proyecto. Lo hizo horas después de lanzar, con tono amargo y de decepción, unas críticas a la estrategia política actual, que muchos simpatizantes y algunos cargos comparten, y que, sostiene, refleja un distanciamiento del espíritu fundacional del partido. Sus palabras evidencian la existencia de discrepancias en la cúpula. Monedero criticó en una entrevista que Podemos 'deja de tener tiempo para reunirse con un pequeño círculo, porque es más importante un minuto de televisión o es más importante aquello que te suma a la estrategia colectiva'. También dijo que su referente es el escritor uruguayo Eduardo Galeano y no la serie 'Juego de Tronos', un emblema para el secretario general, Pablo Iglesias. Fue este quien anunció la baja de Monedero de la dirección del partido, a pesar de que mantendrá la militancia e incluso sopesa hacer campaña en algunas ciudades. 'Quizás Juan Carlos no es un hombre de partido; es un intelectual que necesita volar', dijo Iglesias".

Ser fan de Galeano no es precisamente un mérito intelectual, pero menos lo es pajearse delante de la tele con las evoluciones de la Reina Minerva y el príncipe del gran mango. Cosas de profesores de Ciencias Políticas. Politólogos por mal nombre.

Carlos Herrera cuenta la historia a su manera y en el Abc: "El Chico del Maletín, el que vehiculaba la financiación de gobiernos extranjeros hacia su formación política -cosa prohibida por las leyes españolas-, el que utilizaba meandros societarios para pagar menos al fisco, el fenómeno capaz de cobrar casi medio millón de euros por un informe desconocido, está triste y desengañado y se va a su casa. Se llama, como saben, Juan Carlos Monedero y es uno de esos profesores salvapatrias que convirtieron la Facultad de Políticas de la Complutense en una pobre comuna de extremistas. Monedero, ese atisbo de Trotsky contemporáneo que consideraba sencillo hacer política desde el bar de la Facultad, se considera engañado por la deriva del grupo político que crearon unos cuantos iluminados antidemocráticos entre escrache y escrache: nacieron con la idea de hacer la Revolución y ahora se les ve merodeando el centro izquierda a la espera de una oportunidad para sustituir a la casta que tanto censuraron".

Continúa: "Era previsible. El comunista siempre tiende a la escisión. Y al camuflaje inicial. También a la purga. Junte usted a veinte marxistas leninistas en un piso y cuando vuelva de comprar el pan los tendrá separados en habitaciones irreconciliables, los prochinos aquí, los troskos allá, los estalinistas en otro lado... y así".

La cabra tira al monte, el binguero no tiene enmienda y el comunista propende a la escisión, sostiene el maestro Herrera. Es la ley de la gravedad. En política no se hacen amigos. Por no hacerse, no se hacen ni prisioneros, que es de lo que le avisa el articulista al volador Monedero en su último párrafo: "Y que ande con cuidado Monedero. Que ya sabemos que a Trotsky le costó un disgusto más que la hoz, el propio martillo".

Ya se dice que al que nace para martillo, del cielo le caen los clavos. ¿Pero qué le cae del cielo al que nace clavo?

Mientras la ANC se ve obligada a suspender un acto en Barcelona porque CiU, las CUP y ERC no se aclaran, Sociedad Civil Catalana despliega una incesante agenda de actividades. María Jesús Cañizares, en Abc, firma una entrega sobre el debate de Charest, Borrell y Joaquim Coll: "'Los referendos tuvieron consecuencias en Quebec, bajaron los índices económicos, salieron empresas y hubo una salida de jóvenes de la región. No se pueden ocultar estos datos'. Esta es la advertencia que ayer hizo Jean Charest, ex primer ministro de Quebec (Canadá). Esta zona francófona es uno de los referentes del soberanismo catalán, que aspira a poder celebrar un referendo secesionista en Cataluña similar a los realizados en ese territorio en 1980 y 1995".

Sigue: "Charest participó ayer en una charla junto al ex presidente del Parlamento Europeo y ex ministro español, Josep Borrell, en un acto organizado por Sociedad Civil Catalana (SCC), entidad contraria al separatismo. El político canadiense, que fue primer ministro de Quebec entre 2003 y 2012, explicó que 'Canadá es un país postmoderno, con experiencias e instituciones comunes, con un territorio bien dibujado, reconocido por otros países y con unos símbolos comunes'. Destacó que las sociedades 'deben tener en cuenta todo lo que compartimos y no solo destacar las diferencias, que también existen'".

Más: "En este sentido, Charest avisó de que los referendos de independencia no solucionan los problemas. 'Los referendos dan respuestas concretas, pero dividen, bloquean y, en Quebec, dejaron cicatrices. En muchas ocasiones, los referéndums exacerban las opiniones. No son la panacea', aseguró. Destacó que en el mundo del siglo XXI los jóvenes de Quebec son partidarios de 'las identidades múltiples' y no quieren que se les plantee 'la disyuntiva entre ser quebequés o canadiense. Es fantástico, en Quebec tenemos dos lenguas y dos culturas. El debate es emocional. Los temas identitarios son muy potentes y no hay que dejarlos de lado'. Por su parte, Josep Borrell manifestó que, en el caso catalán, 'las mentiras de las formaciones nacionalistas han calado mucho en las conciencias de los ciudadanos' y ha preguntado: '¿Cómo es posible que, por ejemplo, durante años se haya dicho que los lander alemanes tengan un límite del 4% en la solidaridad entre ellos, y que esté fijada en la Constitución alemana? ¿Nadie lo verificó? También se ha dicho que las balanzas fiscales se publican en todos los países. Otra falsedad'".

Mentiras, nada más que mentiras con la voz de Homs.

Primero de Mayo, fiesta del trabajo. En un país con índices de desempleo superiores a la media, UGT y CCOO sólo se preocupan por los empleados y marchan en demanda de subidas salariales. Sindicalismo de tarjeta negra y vertical.

Noticias de la prensa. David Jiménez, excorresponsal en Asia, sustituye a Casimiro García Abadillo en la dirección de El Mundo.

Rumores de la prensa. Se vuelve a hablar de la fusión de Abc y El Mundo.

1 de mayo, San José Obrero, Jeremías, Amador, Peregrino, Ricardo, Segismundo, Teodardo, Torcuato y Grata.