Y si el ciudadano pidiera más cambio…

4 min
Viernes, 29.05.2015 08:51

Breves consideraciones tras las elecciones municipales.

Este 24 de mayo nos ha dejado claras unas cosas y no tan claras otras. Claro está que la sociedad pide cambio y claro está que los grandes partidos siguen sin aprender la lección y sin preguntarse si ellos son la solución o el problema. No está tan claro tampoco que los nuevos partidos que han irrumpido con fuerza en la vida política sean el cambio que desea la sociedad, por muy mesías que se crean. Bueno, en realidad todos los partidos tienen complejo de mesianismo.

El problema fundamental de España y de Europa sigue siendo la dictadura de los partidos políticos, la partitocracia

¿Qué es lo que está pidiendo ese porcentaje tan elevado de abstenciones? Sinceramente no creo que la comodidad sea la principal causa de la abstención. ¿Cuál es la causa entonces? Todos los partidos políticos deberían hacerse esta pregunta. Al parecer están pidiendo algo más que acabar con la corrupción y establecer unas elecciones primarias. Unas elecciones primarias pueden encubrir perfectamente una falta de democracia interna en los partidos. Son varios los partidos que dicen tener elecciones primarias, pero ya sabemos cómo se pueden manipular unas primarias a través del aparato del partido. Ejemplos de esta manipulación los tenemos a montones. Acabar con la corrupción no es tampoco suficiente. Es necesaria una distribución de la riqueza más justa y que el ciudadano tenga cubiertas sus necesidades más elementales: vivienda digna y educación y sanidad gratuitas. Para esto son necesarias otras muchas medidas, claro está.

Sería un error cerrar en falso las expectativas del ciudadano, pensar que hemos encontrado la solución, cuando no hemos hecho más que formular el problema. El problema fundamental de España y de Europa sigue siendo la dictadura de los partidos políticos, la partitocracia. Dictadura interna: sigue teniendo realidad la frase de que quien se mueve no sale en la foto. Y dictadura externa. En la práctica no hay posibilidad de participar en la vida 'política más que a través de los partidos. La soberanía está en el pueblo, en los ciudadanos, y los partidos políticos son los representantes de los ciudadanos, pero los partidos políticos se han hecho ellos los soberanos y han excluido toda posibilidad de participación directa del ciudadano. Aunque en las pequeñas poblaciones existe esta posibilidad de participación directa a través de las agrupaciones de electores o de candidatos independientes, en las grandes poblaciones es absolutamente impensable por las condiciones que la Ley electoral impone no sólo en cuanto al número de firmas o avales requeridos, que es muy elevado, sino también en cuanto al plazo, que es muy corto.

Los partidos han hecho un monopolio de la política y se han adueñado de él, olvidándose de que ellos son sólo apoderados del ciudadano. Las condiciones que imponen al ciudadano y a la intervención de nuevos partidos son draconianas, y las razones que aducen para esto son pura excusa. El que haya más partidos no hace más ingobernable la situación. Y si las campañas electorales se las pagara cada partido con su dinero, como ya hace algún partido -CILUS-, los gastos de las elecciones serían mínimos.

Mientras no acabemos con la partitocracia, no tendremos una verdadera democracia. En la práctica, los políticos electos son representantes de los partidos, pero no del ciudadano.

Y esto mismo se está produciendo en las elecciones al Parlamento Europeo. Las agrupaciones de electores son prácticamente imposibles y las listas, o partidos transeuropeos, están excluidas. Europa se hunde por culpa de la partitocracia.

El ciudadano lleva mucho tiempo pidiendo cambio. Pero ¿ha llegado el cambio?

Artículos anteriores
¿Quién es... Félix de la Fuente?
Félix de la Fuente

Secretario de Acción Política del partido político Cilus, del que fue cabeza de lista en las elecciones europeas de mayo de 2014. Es autor del 'Dictionnaire juridique de l’Union Européenne'.