Revista de prensa

Carmen Rigalt envía a Sostres "a mamarla, a Parla"

Mas pretende emular a Colau con la "lista del presidente", según El País. Ussía tacha a la probable alcaldesa de Barcelona de "ignorante iletrada". Rivera, el pasmo de Triana y la sensación de Chamberí.

9 min
Pablo Planas
Miércoles, 10.06.2015 10:06

Decíamos ayer que Ciudadanos apoyaría a la popular Cifuentes para presidir Madrid y a Díaz, del PSOE, para lo propio en Andalucía. Así lo recoge la prensa de papel. Toni Bolaño, en La Razón, apunta que los equilibristas de C's se reunieron el 30 de mayo en un hotel de Sitges para alumbrar el sentido de la orientación de sus torres y alfiles. Según la crónica, Albert Rivera se entiende mejor con Susana Díaz que con Pedro Sánchez y su amistad con Cifuentes ha quedado al margen de las negociaciones madrileñas.

Sobre el caso andaluz comenta Ignacio Camacho en el Abc que los ochenta días sin gobierno han coincidido con una sustantiva reducción del paro, cosa o circunstancia que avala las teorías de quienes censuran el intervencionismo de las administraciones. En términos generales, los diarios de Madrid advierten que Rivera ha transigido mucho con Díaz, que Griñán y Chaves conservan la cabeza sobre los hombros y que para ese viaje no hacían falta alforjas.

En cambio y para El País, "Ciudadanos obliga a ceder al PP y al PSOE en Andalucía". La noticia pelada en portada porta la firma de tres periodistas: R. Limón, L. Lucio y J. Marcos. Su versión incide en la flaqueza de los partidos tradicionales: "La socialista Susana Díaz se aseguró ayer el Gobierno de la Junta de Andalucía con el primer pacto de Ciudadanos. El partido de Albert Rivera ofreció su apoyo a la actual presidenta en funciones tras una dura negociación en la que ha logrado arrancar al PSOE medidas que no estaban previstas en su programa, como la limitación de mandatos al frente del Ejecutivo autónomo, la bajada del impuesto del IRPF en el tramo autonómico o la supresión del aforamiento de los diputados. Finalmente, el acuerdo no incluye un compromiso explícito por escrito de dimisión del expresidente Manuel Chaves, si resulta ser imputado en el caso ERE, aunque sí se incluye la obligación de expulsión de manera genérica".

E insisten en la tesis del para, templa y manda. Rivera es el pasmo de Triana y la sensación de Chamberí: "Ciudadanos no solo ha logrado imponer sus principales demandas en Andalucía. En Madrid, el compromiso tácito al que ha llegado con la popular Cristina Cifuentes para garantizarle la presidencia de la Comunidad contempla la celebración de primarias y la dedicación exclusiva de los diputados regionales, de manera que no puedan compatibilizar su puesto con la alcaldía. Son dos propuestas que la dirección nacional del PP no defiende, pero que su candidata sí se aviene a observar. Los pactos de Ciudadanos en Andalucía y Madrid, en el caso de que este sea firme, no implican un acuerdo de legislatura; únicamente suponen un respaldo a la investidura".

Mientras tanto y en Barcelona, Miquel Noguer (El País) lleva al papel la "lista del presidente", que es como ha bautizado José Antich la intención de Mas de enterrar las siglas del nacionalismo y saltar al ruedo como Colau, según Noguer, con toda la disidencia de Unió en los puestos de salida. Núria de Gispert encabeza la rebelión y apuesta en una carta para La Vanguardia por dejarse de vainas y abrazar el independentismo con una sola condición. Dice De Gispert: "Se han acabado los tiempos de la indefinición calculada, de la ambigüedad, de la contemporización. Por eso, eran y son rechazables preguntas trampa como la planteada, o preguntas con las que se quiere contentar a todo el mundo a fuerza de diluirlas, de hacerlas absurdas, de hacerlas absolutamente inadecuadas. Por eso, también un grupo de militantes, con más de mil apoyos, proponía una pregunta alternativa: "¿Queréis que UDC se comprometa por una Catalunya independiente en el marco de la Unión Europea?". Una pregunta, corta y clara, que habría servido para definirnos de manera muy comprensible". Modo al habla con el televisor: Señora, el "marco" de la UE no contempla el propósito de su pregunta. A usted le dará igual, pero no se debería ir por ahí engañando a la gente.

En El Peródico, Cristina Buesa anuncia que Colau gobernará en solitario al menos hasta pasadas las elecciones autonómicas. De hecho ya gobierna y se pasea por el Ayuntamiento como el amo por el cortijo, perdonando la vida a los funcionarios. Alfonso Ussía, en la contra de La Razón, tacha a Colau de "ignorante iletrada" y pondera, en cambio, las cualidades jurídicas de Carmena, porque quien no se consuela es que no quiere. Por cierto, el submarino (sección confidencial) del periódico de Planeta sugiere que Montoro le ha hecho una paralela a un compañero de gabinete (¿Margallo?) y el ambiente ministerial se corta con cuchillo de mantequilla. Por no hablar de que hoy sube Soraya y baja Dolores.

Barcelona y Madrid arden en deseos de que Thelma y Louise tomen el volante de las casas consistoriales y se pongan a hacer lo que prometieron. ¿Podrán? Pongámonos mirando a Atenas y tomemos nota. Alfonso Rojo, en Abc, describe el panorama griego tras la victoria electoral de Syriza: "¿Qué ha pasado desde entonces? Nada bueno. Tsipras ni ha intentado hacer la drástica transformación institucional que Grecia necesita. Es un populista y gobierna con el mismo paternalismo e ineficacia que sus predecesores. Se ha aliado con un partido de extrema derecha, ha colocado al frente de los organismos públicos a militantes poco cualificados y se esmera en el postureo, tratando de transmitir la idea de que tiene rodeada a la troika. Y mientras tanto, Grecia, cuya economía comenzaba a respirar, ha vuelto al borde del abismo".

Difteria. Ana Macpherson, en La Vanguardia, recoge la versión de los homeópatas, que, pobres, se sienten señalados por recetar bolillas de flores de Bach en vez de vacunas, píldoras y vitaminas de verdad. El texto es este: ""Ningún texto homeopático dice nada contra la vacunación sistemática. No entendemos el motivo de colocarnos siempre en ese saco antivacunas, es como si por ser homeópata no recomendáramos a una persona que ha de operarse de apendicitis que no lo hiciera, o que no se sometiera a un determinado análisis o a una prueba radiológica", aclara Guillermo González, presidente de la sección de homeopatía del Col·legi de Metges de Barcelona (COMB) a raíz del caso del niño de Olot que sufre difteria, para la que no estaba vacunado".

Sigue: "El pequeño de seis años sigue en estado grave en la UCI pediátrica de Vall d'Hebron y el hecho de que sus padres optaran por no vacunarle ha provocado una lluvia de descalificaciones hacia la familia y hacia todas las ramas sanitarias consideradas entre las medicinas alternativas. Por eso, en un comunicado, la sección de médicos homeópatas, que reúne a unos 300 profesionales de Barcelona, se pronunció aclarando que son médicos, que "las vacunas sistemáticas se han mostrado muy eficaces en la prevención de enfermedades" y como consecuencia, "al margen de algunos casos individuales en los que pueda existir razonablemente contraindicaciones clínica y científicamente justificables, la indicación de las vacunas constituyen una buena praxis y no hay ningún fundamento dentro de la homeopatía que lo enfrente ante esta evidencia", dice el comunicado".

Homeópatas con sección en el colegio de médicos. ¿Para cuando la sectorial de curanderos? Mano de santo algunos, oigan. El cabrero de Villoslada de Cameros lo mismo arreglaba la pata de un carnero que un brazo encarcarado. ¿Y los de las agujas? Unos fenómenos, como los hipnotizadores. Homeópatas... y santeros. Ya sólo el concepto de "medicinas alternativas" tira para atrás. ¿Alternativas a qué? ¿A curarse?.

A petición de los lectores, recogemos el artículo de Carmen Rigalt en El Mundo. Ocupa el hueco de Sostres y escribe sobre ello: "Cuando a los periodistas no se nos ocurre nada para escribir hurgamos en los artículos que publican otros, a ver si nos brindan una polémica. Durante años ha ocupado esta columna alguien que solía obtener éxitos de crítica y público por ese procedimiento, el de hurgar en los artículos ajenos y echar la meada en sus argumentos. El tipo disfrutaba con la provocación. Era escatológico (pipí, caca, culo) y sexual, o más concretamente, pajillero. Ambos distintivos son propios de personalidades tímidas o acomplejadas, pero siempre garantizan unas risas. Al compañero, desde pequeñito le había gustado escandalizar. Y en ello seguía. (...) Otro día se metió conmigo. A la mitad de las mujeres las llamaba zorras o putas, y a la otra mitad las despreciaba por su edad y aludía a ellas hablando de la incontinencia, o de las pérdidas, como ocurrió aquel día". Concluye Rigalt: "Por lo demás, de cada 30 artículos que escribe, hay uno que merece un premio (y no precisamente el Cavia). Desde aquí se lo digo: a mamarla, a Parla".

Y en Parla escribe Sostres sobre las bondades de Laporta, que se presentará a las elecciones del Barça, para solaz de los lectores del centenario, conservador y monárquico Abc.

10 de junio, Asterio de Petra, Amancio, Arecio, Bogumilo, Censurio, Itamar, Landerico, Maurino y Trípodes.

Comentar