Revista de prensa

CiUicidio total y el meteórico ascenso de Andrea Levy

Félix de Azúa es nuevo académico de la Lengua, institución en la que ocupará el sillón H. Bergoglio despacha una encíclica de ascensor sobre el frío y el calor.

14 min
Pablo Planas
Viernes, 19.06.2015 10:22

Se atribuye a Rajoy la elasticidad de un portero de futbolín, pero eso es muy injusto desde la perspectiva del muñeco de plomo. La prensa madrileña, también dicha nacional, es inclemente con el presidente del Gobierno y líder del PP, que tras mucho barajar ha descartado los naipes de Floriano y Esteban González Pons, a la sazón exvoceros. Lo demás son movimientos de fondo, imperceptibles al ojo humano, como el crecimiento de la hierba, pero de relevancia en el funcionamiento interno de la máquina partidista.

Jorge Moragas, Pablo Casado, Javier Maroto, Fernando Martínez Maíllo y la colaboradora de CRÓNICA GLOBAL Andrea Levy son los ungidos. Moragas es el hombre de la mochila; Casado, el antipodemos; Martínez Maíllo lleva una década de presidente de la Diputación de Zamora; a Javier Maroto le acaban de pispar la alcaldia de Vitoria y Levy viene del frente de Stalingrado, donde ha tenido que sentarse al lado de colmillos retorcidos como Sala Martín y el gran Basté. Le toca asumir a Levy en su meteórico ascenso la vicesecretaría de estudios y programas, embolado del que ya se ocupaba en el PP catalán.

Así de entrada, la canallesca capitalina fuma en pipa y se sube por las paredes. El Abc es tal vez el diario más duro con Rajoy, como prueba el arranque de la crónica de Sara Medialdea: "Los cambios de Rajoy para su partido pasan por él mismo: el presidente se pone al mando de la nave, promete acudir a «maitines» –las reuniones del comité de dirección de los lunes–, «vender» mejor los logros del PP y se rodea de caras nuevas y jóvenes –excepto la del incombustible Arenas, que se mantiene como referente de estabilidad–. Además, ha situado a su jefe de gabinete, Jorge Moragas, como director de campaña, en un gesto más que evidente de que toma las riendas personalmente de lo que ocurra en el PP".

Sigue la crónica: "La expectación que el propio Rajoy creó al anunciar, con semanas de antelación, su intención de introducir cambios en el partido y en el Gobierno se dejaba sentir ayer al inicio de su Comité Ejecutivo Nacional, al que acudieron prácticamente todos los barones regionales. Muchos intervinieron tras el presidente y al menos en público aseguraban sentirse satisfechos con los cambios. Pero en privado, algunos apuntaban que habían sido poco arriesgados, y ahondaban en el mensaje lanzado por el presidente: allí manda él".

Es lo suyo, que mande el presidente. Y ya si gobierna, miel sobre hojuelas y con queso, pan y vino se hace el camino. A lo de Arenas, que ya estaba en tiempos de Cánovas del Castillo y el riojano Práxedes Mateo Sagasta, iremos luego de la mano de Federico Jiménez Losantos. Antes, la versión de El País sobre la movida genovita. Javier Casqueiro se ocupa de ello: "El mal resultado del PP en las elecciones del 24-M ha conllevado solo cambios cosméticos en el segundo escalafón de la cúpula del PP. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reunió ayer a la plana mayor del partido para comunicarle que Dolores de Cospedal seguirá siendo secretaria general, pero con sus funciones más importantes distribuidas entre otras personas. Jorge Moragas, jefe de su gabinete en La Moncloa, dirigirá la campaña electoral de las generales. Pablo Casado asume las labores de comunicación. Salen, además, los veteranos Esteban González Pons y Carlos Floriano. Rajoy ha convocado también una conferencia política en julio para preparar las elecciones previstas para final de año. De momento, el presidente ha decidido aplazar la remodelación del Gobierno, que será mínima según fuentes de su entorno. Mariano Rajoy quiere dar la señal de que vuelve a tomar las riendas del PP para el momento clave de la legislatura".

El texto recoge también las impresiones de la sombra de Rajoy: "Moragas no quiso anticipar muchas ideas. Solo admitió que había tenido numerosas conversaciones a solas con Rajoy, que este le había escuchado mucho y que se había enterado de su nombramiento en la propia ejecutiva. También resumió el discurso del líder en dos ideas: unidad y ganas de ganar. Y anunció su estilo de trabajo: “Las estrategias no se explican, se realizan”. Moragas será desde ahora el director del gabinete de Rajoy en la presidencia del Gobierno en La Moncloa y el jefe de campaña en el partido. El propio afectado apostó porque también estará en los comités de dirección semanales, en los maitines, y en el origen del pistoletazo de salida del PP de esa determinante campaña electoral".

"Afectado" le llama Casqueiro a Moragas, lo que es toda una forma de ver su condición de interlocutor preferente de Rajoy.

Lo de Arenas y el asunto. En El Mundo y por Federico Jiménez Losantos: "Mariano Rajoy ha hecho justo lo que esperábamos de él los que no esperamos nada. Dice que su partido, arrasado el 24-M, ha sido castigado por la corrupción, pero, ojo, no por la corrupción del PP, responsabilidad suya y que, por tanto, no existe, sino por una percepción errónea fomentada por los medios y los demagogos. El juez que le ha impuesto la fianza de un millón de euros por las obras de la sede del PP pagadas con dinero negro debe de ser un demagogo con la carrera de periodismo. Y esa obra encierra en sí misma todas las paradojas de este cambio que consiste en no cambiar nada. Veamos: si, según el PP, fue el tesorero maldito el que, en un gesto de generosidad navideña, sacó de la Caja B (de Bárcenas) el dinero para alhajar el despacho de Cospedal, su íntima enemiga, a la que proporcionó los famosos 200.000 euros basurientos de Toledo ¿cómo no iba a ser Rajoy igualmente generoso y perdonarse a sí mismo y a Javier Arenas, que, según Creso Bárcenas, tenía arte y más que parte en la financiación ilegal del PP?".

Es tesis extendida que Carmena y Colau son, en realidad, las jefas de campaña de Mariano Rajoy.

El CiUicidio asistido de la federación nacionalista copa las portadas de la prensa condal, que recogen la satisfacción, alivio y relajo con el que CDC se ha desprendido del bulto. La teoría general es que Duran era un lastre que restaba votos independentistas. "Vamos a por todas", dice Rull con los brazos en jarras, más feliz que una perdiz. En el parlamento autonómico, Mas felicitaba a los salientes Ortega, Espadaler y Pelegrí con un gracias por los servicios a la causa y hasta más ver. Es una "ruptura sin vuelta atrás", "definitiva".

Lo enfermizo de todo este asunto es que le apena más a la oposición la ruptura de CiU que a los propios ciutarras. ¿Qué le importará al PSC o al PP que la coalición se vaya al carajo? ¿De qué símbolo del catalanismo están hablando? Del de la corrupción, la imposición lingüística, la impostura, el totalitarismo y las broncas que les metía Pujol? Ni el síndrome de Estocolmo en fase aguda explica lo de las plañideras.

Ayer o antes de ayer informaba El Mundo de que Rajoy no sabía lo que era "El Intermedio" de Wyoming. Hoy nos alumbra Pilar Rahola, en La Vanguardia, sobre las costumbres mediáticas del macho alfa del proceso: "Artur Mas me confesó que, por salud mental, no lee lo que escriben sobre él, y visto el percal que le cae encima cabe aplaudir su prevención. Desde que se convirtió en sucesor de Pujol ha sido el objeto de deseo de todos los insultos, calumnias, desprecios y bromas gruesas que cabe imaginar en la lengua bífida de la política, y en el tanto vale contra su figura todo tenía cabida: su cabello, su manera de hablar, sus formas. Recordemos el Madelman, el Robocop, etcétera".

Pues usted lo ha escrito doña Pilar, que es el sucesor de Pujol. ¿Cómo quiere que su patrocinado lea lo que se escribe de él si hasta en los panegíricos lo vinculan con el evasor?

Sigue el botafumeiro: "Le han dicho de todo, hasta el punto de que, más allá de Catalunya, la imagen de Mas se asemeja a la de un troll cavernario que devora niños. Como me comentaba un reputado miembro de la Brunete mediática, "Artur Mas es el enemigo público número uno", añadiendo que representaba la peligrosa independencia ordenada, "la revolución de la corbata". No sabía el tipo que el proceso se alimenta de la fusión entre la corbata y la camiseta, porque por saber de nosotros, no saben nada".

Nada, ni puñetera idea. En Madrid son todos unos ignorantes y unos pleistocénicos. Diga usted que sí.

Movida en la Academia. Félix de Azúa ocupará el sillón de Martín de Riquer. Sin salir del diario godosita Pedro Vallín informa de las novedades en la corte de los cavernícolas: "El escritor Félix de Azúa (Barcelona, 1944) es desde ayer nuevo académico de la Lengua, institución en la que ocupará el sillón H. Doctor en Filosofía, De Azúa, que fue avalado por Carmen Iglesias, Javier Marías y Santiago Muñoz Machado, se impuso en la votación al escritor canario Juan Jesús Armas Marcelo (Las Palmas, 1946), que contaba con el respaldo de Mario Vargas Llosa, Luis María Anson y Álvaro Pombo. El sillón que ocupará el narrador y ensayista barcelonés está vacante desde el fallecimiento del casi centenario filólogo y medievalista Martín de Ríquer (1914-2013)".

Vaya desaire al consorte de Isabel, a Anson y a Pombo, que aún milita (¿o no?) en UPyD. Sigue el texto de Vallín con lo importante, una refutación de las aficiones tempranas: "En las biografías canónicas de Félix de Azúa siempre se empieza de hablar de su condición de poeta y de su inclusión en aquella célebre antología de Josep Maria Castellet de 1970. Quizá convenga revisar ahora tal ortodoxia historiográfica, pues hace unas semanas abjuraba de la práctica poética en estas mismas páginas: "Averiguar lo que a uno le gusta cuesta una vida entera. Yo ahora, que ya estoy acabando, creo que sé unas pocas cosas, muy modestas, que me gustan. Y en cambio me he pasado toda la vida dependiendo de lo que me gustaría que me gustara. Por ejemplo, la poesía. En realidad, no era verdad, qué le vamos a hacer". A lo que sí se ha seguido fiel ha sido a la narrativa, de acuerdo a una singular forma de entender la novela, muy deudora del ensayo. Acaba de publicar Génesis (RandomHouse), tercera entrega de un peculiar proyecto memorialístico que toma la forma de ensayo o novela en primera persona y al que pertenecen sus dos anteriores libros, Autobiografía sin vida y Autobiografía de papel (RandomHouse)".

Noticias del mundo. Lo de Grecia está chungo y el globo se ha vuelto loco. La barbarie nos rodea. En el Abc, Mikel Ayestarán, corresponsal en Israel, nos trae una nueva delirante: "Dieciséis menores de edad fueron detenidos por la Policía israelí como principales sospechosos de la quema de la iglesia de la Multiplicación de los Panes y los Peces en Tabgha, a orillas del mar de Galilea. Luba Samri, portavoz policial, declaró que los jóvenes fueron posteriormente puestos en libertad «sin cargos, después de ser interrogados y de tomarles declaración». El incendio «provocado» comenzó a las tres de la mañana y causó «graves daños», según los bomberos que acudieron a sofocar las llamas y ayudar a los religiosos que viven en el monasterio contiguo a escapar con vida. Dos de ellos tuvieron que ser hospitalizados por inhalación de humo. Los atacantes dejaron en una pared una pintada que decía: «Los falsos ídolos serán destruidos». Las fuerzas de seguridad informaron de que los detenidos, estudiantes de una yeshiva (centro de estudios de la Torá y del Talmud), tenían antecedentes por otros ataques de este tipo de motivación «nacionalista», según publicó la agencia Ynet. Esta misma iglesia ya había sido objetivo de los radicales hace un año, pero entonces solo había sufrido ligeros daños en el parque exterior que la rodea. Ahora, en cambio, el ataque acabó con la tienda de recuerdos, una oficina para recibir a los peregrinos y una sala de reuniones".

Ojo por ojo hasta quedarse sin dientes. En el Vaticano mientras tanto, Jorge Bergoglio despacha una encíclica de ascensor sobre el frío y el calor. Cómo será la cosa que El País parece un suplemento religioso. Arranca Pablo Ordaz desde la misma portada: "El Papa lanzó ayer, con la publicación de su primera encíclica, un rotundo llamamiento a la acción para frenar la contaminación de la Tierra. El Pontífice asume el consenso mayoritario entre los científicos sobre las evidencias del cambio climático. El texto eleva la presión sobre los sectores políticos conservadores que se resisten a aceptar la tesis del calentamiento global y a tomar medidas al respecto. Bergoglio llamó a los políticos a liberarse del yugo de los intereses económicos para actuar en defensa del planeta. (...) En la página 46 de la encíclica, Francisco se hace una pregunta que parece una llamada a la revolución: “¿Para qué se quiere preservar hoy un poder que será recordado por su incapacidad de intervenir cuando era urgente y necesario?”. Hasta el jesuita Federico Lombardi, uno de los más veteranos del lugar, reconoció que en los 25 años que lleva trabajando en el Vaticano jamás había presenciado una expectación “tan intensa, prolongada y global” ante la publicación de un documento pontificio. Una parte puede deberse al predicamento mediático de Francisco. Y otra no menor a las críticas preventivas de sus detractores. Desde hace muchos meses, sectores conservadores de dentro y fuera de la Iglesia —en especial los estadounidenses— venían recomendándole al Papa que se abstuviera de intervenir en asuntos científicos".

Así pues hay consenso entre científicos y música militar

19 de junio, Santos Romualdo, Gervasio, Lamberto de Zaragoza, Aurora, Hilda de Fécamp y Juliana Falconeri.

Comentar