Mientras negocia con el PSC

Colau carga contra la "corrupción" socialista mientras negocia con el PSC

Matiza que Collboni apuesta por la "regeneración". Indica a sus escoltas que deben vestir ropa informal, y que se moverá por la ciudad con un Seat Aldea, renunciando al Audi de alta gama reservado para el alcalde.

3 min
Colau y Collboni, en el centro, en un debate durante la campaña electoral de las municipales
Redacción
Viernes, 12.06.2015 18:52

La líder de Barcelona en Comú (BeC) y prácticamente próxima alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha mostrado este viernes una curiosa manera de negociar con sus potenciales aliados. O de justificar ante su parroquia posibles alianzas, según y cómo se interprete. Mientras se haya aun en plenas conversaciones para obtener el apoyo del PSC para su investidura, y a 24 horas de la misma, ha cargado contra la "corrupción" de los socialistas.

"El partido socialista", ha dicho este viernes Colau -sin referirse técnicamente al PSC, pero preguntada por una posible alianza con la formación que lidera en el Ayuntamiento de Barcelona Jaume Collboni- "forma parte de partidos que llevan décadas gobernando en todas las instituciones y que han tenido casos de corrupción graves".

Matiza a favor de Collboni

Una alusión que no parece que haya de favorecer el entendimiento con el PSC y con Collboni. Pero que Colau ha matizado inmediatamente, al precisar que el propio Collboni representa una apuesta del partido por la "regeneración", y que ha "hecho autocrítica" sobre los casos de "corrupción" a los que se refería Colau.

La investidura de Colau no parece peligrar, después de que se haya garantizado el voto a favor de los cinco representantes de ERC y de uno de los tres de la CUP -los otros dos emitirán un voto nulo-. Con los 11 representantes de BeC, la suma da 17, a cuatro de la mayoría absoluta de 21. Así, solo una muy improbable alianza contra natura de CiU, C's, PSC y PP podría apartarña del bastón de mando municipal. Pero con el apoyo de los cuatro concejales del PSC se garantizaría 100% ser alcaldesa, ya que sumaría exactamente los 21 votos que dan la mayoría absoluta en el consistorio barcelonés.

No quiere el Audi ni escoltas con corbata

También este viernes, se ha conocido una nueva muestra de la política de gestos de Colau. Según informa la 'Vanguardia', el miércoles anunció al equipo de escoltas de la Guardia Urbana que se ocupa de la seguridad del alcalde que deberán vestir ropa informal mientras se muevan junto a ella, desterrando el traje y la corbata.

Además, especificó que no piensa usar el vehículo de alta gama asignado para el alcalde, un Audi, sino que quiere desplazarse por la ciudad con uno de los Seat Aldea de la Guardia Urbana.

Durante la semana siguiente a las elecciones, Colau ya exhibió con profusión su atención a este tipo de gestos. En solo cinco días, se la pudo ver dar una rueda de prensa a pie de calle, recontar indigentes, viajar en metro, y acudir a un encierro de trabajadores de Movistar.

Comentar